Día: mayo 12, 2014

GÁNGSTER (Hampa dorada)

Criminal de carrera que en cierto momento se convierte casi invariablemente en miembro de una organización criminal violenta y persistente (…) Lo visible de sus actividades puede ir de lo casi indetectable, como el tráfico de drogas o la protección, a lo espectacular (…) Otras actividades en las que se han destacado son el juego y también el tráfico de alcohol durante la Ley Seca. http://es.wikipedia.org/wiki/G%C3%A1nster

“Las grandes naciones han actuado siempre como gángsters, y las pequeñas, como prostitutas”
Stanley Kubrick (1928-1999) Fotógrafo, director de cine, guionista y productor estadounidense

HAMPA DORADA (Little Caesar) – 1931

little

Director Mervyn Leroy
Guión Francis Edward Faragoh
Fotografía Tony Gaudio
Música Erno Rapee
Producción First National
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 77m. B/N
Reparto Edward G. Robinson, Douglas Fairbanks Jr., Glenda Farrell, Sidney Blackmer. Stanley Fields, William Collier Jr., Ralph Ince.

“No le tengo miedo a nadie. Cuando estoy metido en un apuro salgo a tiros, primero disparo y luego hago las preguntas”

Pertinente adaptación de la novela homónima (en su título original) de William R. Burnett que tuvo el privilegio de incorporar el género gangsteril al cine sonoro, prefigurando las pautas que lo iban a definir en las sucesivas décadas y estableciendo el definitivo arquetipo de malhechor ególatra y sediento de ambición, dispuesto a acabar sin escrúpulos con todo aquel que se interfiera en su fulminante ascensión hacia la cumbre del poder mafioso. La trayectoria delictiva de ese estigma social tan difícil de erradicar, contemplada por la recelosa censura del momento como una réplica cinematográfica a la infame carrera de Al Capone (aunque en realidad se inspirara en otro hampón de Chicago llamado Salvatore “Sam” Cardinella), describía con un vigoroso sentido de la autenticidad la compleja estructura del sindicato del crimen y desprendía una evidente carga moralizadora, especial e inevitablemente manifiesta en su augusto epílogo. El clamoroso éxito de la cinta provocó un alud de clonaciones de esta fábula sobre la malevolencia organizada y marcó para siempre la carrera de su protagonista, que efectuaba aquí una de sus más insignes caracterizaciones.

Otras retratos fílmicos sobre GÁNGSTERS

Al rojo vivo – Raoul Walsh (1949)
La ley del hampa – Budd Boetticher (1960)
El precio del poder – Brian De Palma (1983)