Robert Elswitt

SOCIÓPATA (Nightcrawler)

Persona que padece sociopatía, una patología de tipo psicológico que provoca un comportamiento caracterizado por la impulsividad, la hostilidad y el desarrollo de conductas antisociales (…) El sociópata se caracteriza por carecer de empatía hacia los demás, fuerte egocentrismo, desapego a las normas sociales, así como una tendencia a simular sentimientos. Es inestable emocionalmente y muy impulsivo, lo cual en ocasiones puede derivar en agresiones o situaciones de violencia. Al mismo tiempo, suele ser encantador, pero poco confiable. Carece de sentimientos de culpa, vergüenza o arrepentimiento. (significados.com)

“Trump es un sociópata, alguien que dramáticamente no ofrece ningún interés, una personalidad sin motivos humanos”
John Adams (1947-) Compositor de música clásica y director de orquesta estadounidense

NIGHTCRAWLER (Nightcrawler) – 2014

Director Dan Gilroy
Guion Dan Gilroy
Fotografía Robert Elswit
Música James Newton Howard
Productora Bold Films
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 113m. Color
Reparto Jake Gyllenhaal, René Russo, Riz Ahmed, Bill Paxton, Kevin Rahm, Ann Cusack, Eric Lange, Anne McDaniels, Michael Hyatt.

“¿Qué pasa si mi problema no es que no entienda a la gente, sino el hecho de que no me gustan?”

El prolífico guionista Dan Gilroy oficializó su debut como realizador con este envilecido y tenebroso thriller psicológico, donde proponía una perspicaz e irascible denuncia a la repugnante amoralidad de un periodismo visual obstinado en acrecentar sus índices de audiencia sin ningún pudor, ética ni recato. Evidenciando su sólida formación actoral y un especial buen ojo a la hora de elegir sus proyectos, Jake Gyllenhaal encarnaba con pletórico magnetismo a un ambicioso, sibilino y retorcido sociópata sin escrúpulos, vislumbre de un capitalismo malsano, carente de valores y esencialmente corrupto, que progresa como ávido reportero criminalista rastreando las peligrosas calles de Los Ángeles, con total nocturnidad y alevosía, en busca de carnaza para los morbosos noticiarios sensacionalistas de las televisiones locales. Un largometraje fibroso, hipertenso y absorbente, de una atmósfera tan opresiva como deslumbradora, que incomoda por su ambigüedad moral, deslumbra con una trepidante persecución automovilística y estremece gracias a un clímax final absolutamente perturbador.

Otras películas protagonizadas por un SOCIÓPATA

A pleno sol – René Clement (1960)
La naranja mecánica – Stanley Kubrick (1971)
Joker – Todd Phillips (2019)

PETRÓLEO (Pozos de ambición)

Mezcla homogénea de compuestos orgánicos, principalmente hidrocarburos insolubles en agua (…) Se produce en el interior de la Tierra, por transformación de la materia orgánica acumulada en sedimentos del pasado geológico y puede acumularse en trampas geológicas naturales, de donde se extrae mediante la perforación de pozos (…) Es un recurso natural no renovable y actualmente también es la principal fuente de energía en los países desarrollados. (Wikipedia)

“El consumo mundial de petróleo es tan grande que las provisiones sólo pueden durar unas cuantas generaciones más. La solución es el alcohol, un combustible limpio y perfecto”
Alexander Graham Bell (1847-1922) Científico escocés

POZOS DE AMBICIÓN (There were be blood) – 2007

Blood

Director Paul Thomas Anderson
Guion Paul Thomas Anderson
Fotografía Robert Elswitt
Música Johnny Greenwood
Producción Miramax Film/Paramount
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 158m. Color
Reparto Daniel Day-Lewis, Paul Dano, Kevin J. O’Connor, Ciarán Hinds, Dillon Freasier, Russell Harvard, Paul F. Tompkins, Colleen Foy.

“Hay un mar de petróleo debajo de nuestros pies, y sólo yo puedo llegar hasta él”

Aparcando la imprevisible complejidad de sus argumentos entrelazados y corales, Paul Thomas Anderson recurrió a las primeras 150 páginas de la novela de Upton Sinclair Oil!, sobre los escándalos desatados en el seno de la industria del oro negro durante la administración Hardin (especialmente en el famoso caso “Teap dome affair” acontecido en la reserva de Wyoming), para establecer una poderosa reprobación a los atropellos de un capitalismo cada vez más postizo en su infame presunción alienadora. Circunscrita por un enfático prólogo de resonancias silentes y un epílogo de profusa e incómoda verborrea, describía con un clasicismo solemne y elegíaco la acelerada ascensión como empresario petrolífero de un minero con aptitudes embaucadoras y su paulatina decadencia moral tras sucumbir al ensimismamiento de la codicia, metáfora del desalmado apogeo económico estadounidense que sirvió de antesala al crack del 29. Hurgando en el fanatismo religioso de la América profunda, anticipaba además el siguiente film de su realizador THE MASTER (2012), sobre la creación de la iglesia de la Cienciología.

Otras películas sobre la industria del PETRÓLEO

Gigante – George Stevens (1956)
Escrito sobre el viento – Douglas Sirk (1957)
Syriana – Stephen Gaghan (2005)