Ian Holm

ARROGANCIA (Enrique V)

1. Actitud de la persona orgullosa y soberbia que se cree superior a los demás.
2. Valor y decisión en la forma de actuar.
http://es.thefreedictionary.com/arrogancia

“Existe una delgada línea entre la arrogancia y la confianza en uno mismo, y esta última, si es legítima, es un caballo ganador”
Jack Welch (1935-) Empresario y escritor estadounidense

ENRIQUE V (Henry V) – 1989

HENRY

Director Kenneth Branagh
Guión Kenneth Branagh
Fotografía Kenneth McMillan
Música Patrick Doyle
Producción Reinaissance Films/BBC
Nacionalidad Gran Bretaña
Duración 137m. Color
Reparto Kenneth Branagh, Derek Jacobi, Brian Blessed, Emma Thompson, Ian Holm, Paul Scofield, Christian Bale, Richard Easton.

“En la paz nada le está mejor al hombre que la modesta calma y la humildad, pero cuando oigáis sonar el toque de guerra procurad imitar en todo al tigre”

Una vez certificada su privilegiada capacidad para remozar la tradición teatral shakespeariana en la que se había formado, Branagh consumó su presentación en sociedad con este terso acercamiento cinematográfico a la figura histórico/literaria del magnánimo monarca inglés Enrique V, gravitando su contexto argumental básicamente en el paulatino acrecentamiento de combativa arrogancia, despotismo y apetito imperial que sufre su persona con la llegada al trono. Sin encubrir en ningún momento su inspiración en la versión homónima de Sir Laurence Olivier (1944) o en las técnicas estilísticas apuntadas por Orson Welles en su apasionante CAMPANADAS A MEDIANOCHE (1965), como la elocuente composición formal de la mítica y fangosa batalla de Agincourt (donde Patrick Doyle se luce con unos apoteósicos arreglos sinfónicos), el joven actor/guionista/realizador de tan sólo veintiocho años reprodujo este trazado del pundonor y la grandeza de la corona británica con coherencia, sensibilidad y devoción, cosechando un insospechado éxito de crítica y público. Gran trabajo de la diseñadora Phyllis Dalton.

Otras películas sobre la ARROGANCIA

Un tranvía llamado deseo – Elia Kazan (1951)
Gigante – George Stevens (1956)
El buscavidas – Robert Rossen (1961)

DESOLACIÓN (El dulce porvenir)

1. Destrucción total.
2. Aflicción, angustia, desconsuelo.
3. Soledad absoluta, ausencia de vida en un lugar.
(Espasa-Calpe)

“En este mundo, nada hay tan cruel como la desolación de no desear nada”
Haruki Murakami (1949-) Escritor japonés

EL DULCE PORVENIR (The sweet hereafter) – 1997

sweet

Director Atom Egoyan
Guión Atom Egoyan
Fotografía Paul Sarossy
Música Mychael Danna
Producción Alliance/Canadian Film y Video Prod./TMN/Ego Gort/Harold Greenberg Fund/Téléfilm Canada
Nacionalidad Canadá
Duración 112m. Color
Reparto Ian Holm, Peter Donaldson, Bruce Greenwood, Arsinée Khanjian, Gabrielle Rose, Sarah Polley, Tom McCamus, Alberta Watson.

“El único jurado que uno puede tener es la gente de su pueblo. Sólo ellos tienen que decir si eres culpable o no”

Apoyándose por primera vez en un texto ajeno, The sweet hereafter de Russell Banks (al parecer, basado en una historia verídica ocurrida en una localidad de Texas), Egoyan porfió en escrutar los recovecos más sombríos de la intimidad con este penetrante y gélido anecdotario de frustraciones, falsedades y heridas no cicatrizadas, centrado en las oportunistas gestiones que un atormentado abogado emprende con los habitantes de una comunidad rural norteamericana, convulsionada por la tragedia colectiva de haber perdido a todos sus niños en el accidente del autobús escolar. El arriesgado cineasta volvió a demostrar su talento a la hora de plantear soluciones narrativas y fragmentó la estructura del relato en diversos niveles temporales, alternándolos con asombrosa fluidez hasta recomponer un astuto rompecabezas con el que poder reflexionar con distanciamiento sobre la fatalidad del destino o el doloroso abatimiento que suscita una errónea gestión de la paternidad. La exquisitez de sus níveas imágenes y el magnífico quehacer del reparto coral resultaron cruciales para rubricar un film de una crueldad desoladora, entroncado por referencias a la fábula de El flautista de Hamelín.

Otras películas sobre DESOLACIÓN

Alemania, año cero – Roberto Rossellini (1948)
Stalker – Andrei Takovsky (1979)
Amor – Michael Haneke (2012)