GLADIADOR (Espartaco)

Recibía el nombre de gladiador quien batallaba con otro, o con una bestia, en los juegos públicos de la Antigua Roma. La teoría más aceptada sobre el origen de este vocablo es que deriva de la palabra Gladius, la espada que utilizaban. Y se dice que provenían de los ritos ancestrales etruscos. Dependiendo por su manera y forma de combatir existían varias clases de gladiadores: mirmillón, tracio, etc. El nombre con el que eran conocidos dependía de si llevaban cascos, o de la forma del mismo, escudo, espada o red…, o incluso la habilidad que poseían para la lucha. http://es.wikipedia.org/wiki/Gladiador

“Puesto que usted (George W. Bush) ha decidido que nuestra suerte está echada, tengo el placer de despedirme como los gladiadores romanos que iban a combatir en el circo, ‘Salve, César, los que van a morir te saludan'”
Fidel Castro (1926-) Militar, revolucionario, estadista y político cubano

ESPARTACO (Spartacus) – 1960

Spartacus

Director Stanley Kubrick
Guión Dalton Trumbo
Fotografía Russell L. Metty
Música Alex North
Producción Bryna/Universal
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 196m. Color
Reparto Kirk Douglas, Jean Simmons, Laurence Olivier, Charles Laughton, Peter Ustinov, Tony Curtis, John Gavin, John Ireland, Herbert Lom

“¿Consideras que comer ostras es moral y comer caracoles inmoral? (…) Claro que no. Es cuestión de apetito, ¿verdad?”

Aunque siempre renegara de ella por disentir con el mensaje liberal y moralizante de su guión o por las serias desavenencias que mantuvo con el productor y protagonista Kirk Douglas, que no vaciló en despedir con anterioridad a Anthony Mann tras dos semanas de rodaje, Kubrick rubricó esta colosal adaptación de la novela homónima de Howard Fast, ambientada en Roma en el año 73 ante de Cristo, en torno a la rebelión de un grupo de esclavos gladiadores de Capua comandados por Espartaco y las reyertas internas en el Senado que ésta desencadena. Épica, lirismo y una ferviente disquisición sobre el poder se aliaron para conformar este impresionante “péplum”, en su día la producción más costosa que había surgido de Hollywood, provisto de un flamante reparto y repleto de secuencias imperecederas como la coreográfica batalla de Silaro o el célebre diálogo entre Tony Curtis y Laurence Olivier sobre la preferencia por los caracoles o las ostras como reseña a su vínculo homosexual, que fue suprimido por la censura de la época y recuperado con la versión íntegra restaurada en 1991.

Otras películas sobre GLADIADORES

Demetrius y los gladiadores – Delmer Daves (1954)
Ben-Hur – William Wyler (1959)
Gladiator – Ridley Scott (2000)

10 comments

  1. En esta ocasión lo tenía fácil para encontrar el título más adecuado, pues “Espartaco” es la película de gladiadores por excelencia. Como tú muy bien dices, es un espectacular clásico del cine histórico, muy bien rodado y con un reparto extraordinario.

    Me gusta

  2. Aprovecharé para romper una lanza en favor de ‘Gladiator’, una muy buena película en demasiadas ocasiones denostada por su vocación de cine de entretenimiento: una aspiración del todo legítima y que además cumple con creces y respeto.

    Me gusta

    1. Un peliculón “Gladiator”, entretenida, espectacular también, desde el punto de vista histórico un poco infiel, pero “Espartaco” también, en ese respecto empatan.

      “Gladiator” es disfrutable de todas todas, también gana bastante con la versión extendida por cierto.

      Me gusta

      1. Ahí no estoy de acuerdo. La versión extendida (me regalaron el DVD en su día, hablo con conocimiento) solo añade un par de escenas redundantes, que clarifican cosas que quedaban mucho mejor explicadas sin ellas y desde luego más poderosas. Personalmente, prefiero por mucho la no extendida.

        Me gusta

      2. Para mí la escena donde están ajusticiando a los que no impidieron la huida de Máximo merecía estar en la peli, refleja genial el carácter de Cómodo, cierto es que las demás escenas añadidas no aportan gran cosa, pero esa en particular tiene una fuerza enorme.

        Me gusta

  3. “Espartaco” es una de esas pocas películas que veo cada vez que las emiten por televisión. Cierto que soy un admirador de Kirk Douglas, pero la cinta tiene algo inefable que la hace especial. También puede ser porque soy admirador de Kubrick, pero esto nos podría llevar hasta “Senderos de gloria”, una película enorme pero con otro tipo de gladiadores. Buena cita sobre las ostras y los caracoles la que has aportado, la había olvidado.

    Me gusta

    1. Un diálogo metafórico sencillamente antológico el que mantienen Olivier y Curtis en esta cumbre del peplum. Una película extraordinaria, que haces muy bien en retomar cada vez que tienes la oportunidad.
      Bienvenido al blog!
      Un saludo.

      Me gusta

  4. Es la película de romanos que más me gusta, a pesar de que, como bien dices, Kubrick no hablara excesivamente bien de ella. Me acuerdo que cuando vi Braveheart, comenté que algunos planteamientos, incluso algunas escenas, estaban prácticamente copiadas de Espartaco ¡Me encantan Kubrick y Kirk Douglas!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s