GLOTONERÍA (La vida privada de Enrique VIII)

Conducta de la persona que come con ansia y en exceso. (google.es)

“La desigualdad, hoy, no se puede atribuir sólo a la insaciable glotonería capitalista, aunque es indiscutible que ésta fue artífice y sostenedora de su inicial creación y desarrollo”
Rubén Blades (1948-) Cantante, compositor, músico, actor y abogado panameño

LA VIDA PRIVADA DE ENRIQUE VIII (The private life of Henry VIII) – 1933

Director Alexander Korda
Guión Lajos Biro y Arthur Wimperis
Fotografía Georges Perinal
Música Kurt Schröder
Producción London Film
Nacionalidad Gran Bretaña
Duración 97m. B/N
Reparto Charles Laughton, Robert Donat, Miles Mander, Elsa Lanchester, Merle Oberon, Wendy Barrie, Binnie Barnes, Franklin Dyall.

“Todas las mujeres se consideran la esposa adecuada para el marido de otra mujer”

Bulliciosa e irreverente reconstrucción de las desventuras matrimoniales del más despótico e insaciable monarca surgido de la familia Tudor, que ha pasado a la historia del celuloide por significar el primer éxito internacional de la cinematografía británica en su etapa sonora y el auténtico impulsor del prestigio que ésta cosecharía en sus subsiguientes años. Beneficiado de la excelente labor escenográfica de su hermano Vincent, Alexander Korda construyó una esmerada película que desdeñaba toda rigurosidad histórica para moverse con presteza en una contextura de comedia que oscilaba entre lo bufo y lo picaresco y, cuyo principal aliciente, residía en la exuberante caracterización física y psicológica que el orondo Laughton hizo del repulsivo soberano de marras, que tomaba como modelo el célebre retrato El joven de Hans Holbein y a la que regresó veinte años después en LA REINA VIRGEN de George Sidney. Entre el resto del reparto, sobresalía la presencia de una joven Merle Oberon, que, en 1939, acabaría convirtiéndose en la esposa del polifacético realizador.

Otras películas cuyo protagonista destaca por su GLOTONERÍA

Los asesinos de la luna de miel – Leonard Kastle (1969)
La gran comilona – Marco Ferreri (1973)
Super size me – Morgan Spurlock (2004)

2 comments

  1. Charles Laughton nunca, nunca, nunca me ha decepcionado. Y todavía me queda filmografía por ver.

    Su parte en 6 destinos de Julien Duvivier donde hace de compositor de música humilde, el profesor de Esta tierra es mía, el marido desesperado de El sospechoso,el jefe despiadado de El reloj asesino, el abogado de Testigo de cargo o el político de Tempestad sobre Washington… Y, claro, su Enrique VIII… son alguno de sus increíbles personajes.

    Y además dirigió sólo una película (extraña, oscura y a la vez con un lirismo especial)y me encanta, La noche del cazador.

    El género musical es otra de mis debilidades. Y aunque Levando anclas no sea uno de mis musicales favoritos (sí me fascina Cantando bajo la lluvia)tiene a Gene Kelly… y a Frank Sinatra… y ambos años más tarde repetirían como pareja artística (como bien señalas) en Un día en Nueva York donde el baile sale a la calle y dirige uno de los grandes Stanley Donen… Uno de mis últimos descubrimientos de cine musical y que me ha gustado mucho, mucho, mucho es JUEGO DE PIJAMAS… detrás está Donen pero también el coreógrafo (y luego director) Bob Fosse. En esta película el escenario elegido es una FÁBRICA DE PIJAMAS donde sus trabajadores exigen una subida salarial…

    Dentro de poco me voy a dar un atracón de filmografía mexicana de Buñuel (que hace treinta años que nos dejó) y va a entrar en el pack ÉL…

    Y apunto para sacar de mi viejo baúl tanto El tambor de hojalata (la novela también me espera) y Lo nuevo y lo viejo de Sergei M. Eisenstein y Grigori Aleksandrov.

    Besos
    Hildy

    Me gusta

  2. Sin duda, Charles Laughton es un actor soberbio. Muy pocas veces, por no decir nunca, decepciona. Estamos de acuerdo.
    Del resto de tu comentario me quedo con ese atracón de “buñueles” que estás a punto de darte. No lo dejes más, pues estoy convencido que se convertirá en una de las experiencias cinematográficas de tu vida, comparable a indagar en las filmografías de Bergman, Ford o Visconti, por ponerte sólo tres ejemplos. Aparte de obras maestras incontestables como la citada “Él“, “Los olvidados” o “El ángel exterminador” (seguro que alguna se instala entre tus preferidas) podrás disfrutar de obras menores que son en sí pequeñas joyas a rescatar, como “Susana (demonio y carne)”, un melodrama culebronero de un erotismo inusitado.
    Saludos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s