Vincente Minnelli

TECHNICOLOR (Cita en San Luis)

Proceso de cine en color inventado en 1916 y después mejorado a lo largo de varias décadas. Se trata del segundo proceso principal de este tipo, tras el británico Kinemacolor, y el más utilizado en Hollywood entre 1922 y 1952. Technicolor fue conocido y reconocido por su nivel saturado de color, y se usó más comúnmente para filmar musicales como El mago de Oz (1939) y Cantando bajo la lluvia (1952), películas de época como The Adventures of Robin Hood (1938) y Lo que el viento se llevó (1939), o de animación como Blancanieves y los siete enanitos (1937) o Fantasía (1940). Sin embargo, también se usó para comedias y dramas menos espectaculares, e incluso a veces en el cine negro, como en Que el cielo la juzgue (1945) o Niágara (1953). (Wikipedia)

*Todos yiran y yiran, todos bajo el sol; se proyecta la vida, mariposa technicolor. Cada vez que me miras, cada sensación; se proyecta la vida, mariposa technicolor» (canción Mariposa Technicolor)
Fito Páez (1963-) Cantautor, compositor y músico argentino

CITA EN SAN LUIS (Meet me in St. Louis) – 1944

meet

Director Vincente Minnelli
Guion Fred Finklehoffe e Irving Brecher
Fotografía George J. Folsey
Música George Stoll
Producción Metro Goldwyn Mayer
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 113m. Color
Reparto Judy Garland, Margaret O’Brien, Mary Astor, Lucille Bremer, Leon Ames, Tom Drake, Marjorie Main, Harry Davenport, June Lockhart.

«Mi hija mayor está prácticamente de luna de miel y todos lo saben menos yo. En vista de que esta familia me oculta sus pequeñas intrigas, manejaré el teléfono a mi manera. Desde ahora, contestaré a todas las llamadas»

Con su tercera película y primera en la que utilizaba el sistema Technicolor, Minnelli obtuvo el primer gran éxito de su filmografía y renovó la estructura del género musical al introducir en el mismo el culto a los valores tradicionales norteamericanos, tan característicos en el período bélico, a través del devenir cotidiano de una acomodada familia numerosa de Saint Louis (Missouri), entre 1903 y 1904, según la nostálgica novela homónima de tintes autobiográficos escrita por Sally Benson e inicialmente publicada con viñetas en el The New Yorker bajo el título 5135 Kensington Avenue. A pesar de no estar habitualmente incluida entre las principales obras maestras de su realizador, quien, por cierto, inició durante el rodaje su relación sentimental con Judy Garland, proporcionaba un suntuoso espectáculo colorista plagado de alegría, frivolidad y buenas intenciones, con exquisitos números y canciones de las parejas Hugh Martin/Ralph Blane y Arthur Freed/Narcio Herb Brown, como Under the bamboo tree, la entusiasta The trolley song o la antológica Have yourself a Merry Little Christmas.

Otras películas recordadas por su excelso uso del TECHNICOLOR

Los tres mosqueteros – George Sidney (1948)
Quo Vadis – Mervyn Leroy (1951)
Centauros del desierto – John Ford (1956)

TERRATENIENTE (Con él llegó el escándalo)

Persona que posee tierras. Se usa, principalmente, para referirse a los propietarios de grandes extensiones de terreno o hacendados. La palabra terrateniente procede del sistema feudal de las monarquías medievales. Hace referencia a nobles con vastos campos agrícolas. Tanto en la antigüedad como en épocas recientes, los terratenientes tienen importante peso en el plano político por su enorme riqueza. (Wikipedia)

«Vuestra sangre, vuestra vida, no la del explotador que se enriqueció en la herida generosa del sudor. No la del terrateniente que os sepultó en la pobreza, que os pisoteó la frente, que os redujo la cabeza» (poema Aceituneros)
Miguel Hernández (1910-1942) Poeta y dramaturgo español

CON ÉL LLEGÓ EL ESCÁNDALO (Home from the hill) – 1960

home

Director Vincente Minnelli
Guion Irving Ravetch y Harriet Frank Jr.
Fotografía Milton R. Krasner
Música Bronislau Kaper
Producción Metro-Goldwyn-Mayer
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 143m. Color
Reparto Robert Mitchum, Eleanor Parker, George Peppard, George Hamilton, Luana Patten, Everett Sloane, Anne Seymour, Constance Ford.

“¿Quieres que te diga por qué sigues hallándome atractiva todavía, al cabo de los años? Porque no puedes tenerme. ¡Porque nunca me tendrás!”

Augusta sublimación del folletín homónimo de William Humphrey en torno a las frustraciones, envidias e inicuos trastornos emocionales que convergen en el seno de una familia de terratenientes tejanos encabezada por un cacique despótico, cazador y mujeriego, padre de dos hijos, uno de ellos ilegítimo, y único responsable del naufragio existencial que mortifica a su esposa. Intensificando la puesta en escena con componentes oníricos, un acento sugeridor de substanciosa osadía y una especial atención a los pequeños detalles, Minnelli compuso otro de esos recios y generosos melodramas coloristas de pasiones desmedidas y tortuosos aprendizajes sentimentales que jalonan su preciada filmografía. Rodada en exteriores naturales de Texas y Mississippi, cuenta con una encolerizada fotografía en Cinemascope a cargo de Milton Krasner y un extraordinario reparto que incluye una de las mejores caracterizaciones de Robert Mitchum, la siempre radiante presencia de Eleanor Parker y dos jóvenes actores de apellidos Peppard y Hamilton en sus primeros papeles importantes.

Otras películas sobre TERRATENIENTES

Gigante – George Stevens (1956)
Novecento – Bernardo Bertolucci (1976)
El manantial de las colinas – Claude Berri (1986)

AFROAMERICANO (Una cabaña en el cielo)

El término afroamericano se emplea fundamentalmente para referirse a las personas de con raíces africanas, nacidas en el continente americano. El término se originó por los propios afrodescendientes en los Estados Unidos y poco a poco se fue extendiendo por otros territorios de todo el continente americano (…) comenzó a utilizarse en EE. UU. en la década de 1960, por la misma población con ascendencia africana derivada de la esclavitud con o sin mestizaje, para revindicar el orgullo de sus raíces africanas. (Wikipedia)

«Hoy los afroamericanos han infiltrado el sistema. Ahora son ellos quienes mandan en la cultura, el lenguaje, la música, el estilo y lo han hecho como un virus saludable para la sociedad porque han podido impulsar sus creencias y su cultura»
Toni Morrison (1931-) Escritora estadounidense

UNA CABAÑA EN EL CIELO (Cabin in the sky) – 1943

cabin

Director Vincente Minnelli
Guion Joseph Schrank
Fotografía Sidney Wagner
Música Vernon Duke y Harold Arlen
Producción Metro Goldwyn Mayer
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 99m. B/N
Reparto Eddie Rochester Anderson, Ethel Waters, Lena Horne, Rex Ingram, Oscar Polk, Kenneth Spencer, John W. Sublett, Mantan Moreland.

«A veces, cuando luchas contra el diablo, tienes que atacarle con su propia medicina»

Minnelli, contratado por Arthur Freed para transferir al mundo del cine el talento revelado en sus musicales de Broadway, debutó con esta versión del exitoso ejemplar teatral de Vernon Duke (música), John Latouche (letras) y Lynn Root (libreto basado en su relato Little Joe), que, pese a la modestia de sus planteamientos, vislumbraba ya la línea a seguir por el género en los sucesivos años, especialmente en lo referente al dinamismo de su puesta en escena. Esta parábola moralista en torno a la fuerza de voluntad que la devoción proporciona para mitigar la tentación impenitente, centrada en la disputa entre Lucifer y los emisarios divinos para agenciarse el alma de un bribonzuelo de tres al cuarto, no era más que un ingenuo pretexto onírico para glosar un espectáculo de naturaleza «jazz», con matices líricos y costumbristas e íntegramente interpretado por actores de color, que garantizaba apariciones tan estelares como Lena Horne, Louis Armstrong, Duke Ellington o Cab Calloway, números coreografiados por el gran Busby Berkeley y buenas canciones como Taking a chance on love, Happiness is a thing called Joe o Life full o’consequence.

Otras películas interpretadas íntegramente por AFROAMERICANOS

Aleluya – King Vidor (1929)
Carmen Jones – Otto Preminger (1954)
Nola Darling – Spike Lee (1986)

MODALES (Gigí)

En sociología, los modales son las normas de conducta que ejecutadas demuestran que una persona es correcta, educada y refinada, y que se usan para exteriorizar el respeto hacia otras personas. Son como las leyes que codifican o establecen una norma para la conducta humana, pero se diferencian de las leyes en que no existe un sistema formal para sancionar transgresiones, que no sea la desaprobación social (…) Muchas de las actitudes aceptadas como «buenos modales» suelen estar avaladas por la costumbre (…) ‘Dama’ es un término de uso frecuente para una mujer que sigue modales, el término ‘caballero’ se utiliza como contraparte masculina; aunque estos términos son también de uso frecuente para los miembros de algún grupo o clase social. (Wikipedia)

“Los buenos modales son la flor de la humanidad. El que no es suficientemente cortés no es suficientemente humano”
Petrus Jacobus Joubert (1834-1900) Militar y político sudafricano

GIGÍ (Gigí) – 1958

gigi

Director Vincente Minnelli
Guión Alan Jay Lerner
Fotografía Joseph Ruttenberg
Música Frederick Loewe y André Previn
Producción Metro Goldwyn Mayer
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 119m. Color
Reparto Leslie Caron, Louis Jordan, Maurice Chevalier, Hermione Gigold, Eva Gabor, Jacques Bergerac, Isabel Jeans, John Abbott.

«Las malas maneras en la mesa han destruido más hogares que la infidelidad»

A pesar de verse obligado a aligerar su atrevido contenido, Minnelli supo preservar el sano cinismo que emanaba del carismático y almidonado relato costumbrista de Colette, y, haciendo gala de su talento para dosificar los recursos dramáticos dentro de una puesta en escena siempre vibrante y luminosa, reconstruyó impecablemente el París de principios de siglo XX para narrar la historia de la hermosa muchacha adiestrada en los buenos modales por su tía para moverse entre la alta sociedad con fines casamenteros. Una magnífica banda sonora nutrida de pegadizos temas de Alan Jay Lerner y André Previn, algunos tan inolvidables como Thank heaven for little girls o I remember it well, ambos cantados por el emblemático Maurice Chevalier, el bellísimo diseño de vestuario de Cecil Beaton, la memorable fotografía en Cinemascope de Ruttenberg, y, por supuesto, la angelical interpretación de Leslie Caron, se erigieron en los principales factores que contribuyeron al multioscarizado éxito de esta deliciosa aunque no demasiado bien envejecida producción del inefable Arthur Freed.

Otras películas sobre lecciones de BUENOS MODALES

Pygmalion – Anthony Asquith (1938)
Nacida ayer – George Cukor (1950)
El rey y yo – Walter Lang (1956)

HECHIZO (Brigadoon)

Acto mágico que suele ser para pretender producir efectos sobre la realidad mediante procedimientos sobrenaturales, como el uso de conjuros, es de carácter litúrgico o ritual. Cuando el objetivo del hechizo es adivinar el futuro se denomina sortilegio y cuando busca someter la voluntad de otra persona u objeto o influir en ellos, encantamiento, maldición (si es con mala voluntad) o bendición (si es para protección). (Wikipedia)

“La belleza que se dirige a los ojos sólo son un hechizo del momento, los ojos del cuerpo no siempre son los del alma”
George Sand (1804-1876) Escritora francesa

BRIGADOON (Brigadoon) – 1954

??????????????????????

Director Vincente Minnelli
Guion Alan Jay Lerner
Fotografía Joseph Ruttenberg
Música Frederick Loewe
Producción Metro Goldwyn Mayer
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 108m. Color
Reparto Gene Kelly, Cyd Charisse, Van Johnson, Elaine Stewart, Barry Jones, Jimmy Thompson, Hugh Laing.

«No hay nada que una mujer odie más que al mejor amigo de su prometido. Él sabe todos los secretos que ella va a tardar el resto de su vida en averiguar»

Una vieja leyenda escocesa sobre una paradisíaca aldea perdida en los valles de los Highland que renace de su hechizo por espacio de un día cada cien años inspiró el exitoso musical fabulesco de Alan Jay Lerner y Frederick Loewe en el que se basa esta edulcorada adaptación fílmica, íntegramente rodada en estudio y encuadrada hoy entre las obras más representativas, atemporales e incomprendidas de su realizador. El impetuoso romance que vive un cazador neoyorquino con una hermosa habitante de aquel territorio arrebatadoramente utópico rebosaba una contagiosa sensación de melancolía a través de una atmósfera de altisonante onirismo, producto del tratamiento cromático milleniano y la mirífica labor escenográfica del dúo Cedric Gibbons/Preston Ames. Entre sus números sobresalen el palpitante Almost like being in love, Waitin’ for my dearie, y, sobre todo, el antológico The heather on the hill, bailado por la insuperable pareja formada por Cyd Charisse y Gene Kelly, quien no volvería a trabajar con Minnelli debido a las serias discrepancias surgidas entre ambos a lo largo del rodaje.

Otras películas sobre HECHIZOS

La bella y la bestia – Jean Cocteau (1946)
Lady Halcón – Richard Donner (1985)
Maléfica – Robert Stromberg (2014)