TERRATENIENTE (Con él llegó el escándalo)

Persona que posee tierras. Se usa, principalmente, para referirse a los propietarios de grandes extensiones de terreno o hacendados. La palabra terrateniente procede del sistema feudal de las monarquías medievales. Hace referencia a nobles con vastos campos agrícolas. Tanto en la antigüedad como en épocas recientes, los terratenientes tienen importante peso en el plano político por su enorme riqueza. https://es.wikipedia.org/wiki/Terrateniente

“Vuestra sangre, vuestra vida, no la del explotador que se enriqueció en la herida generosa del sudor. No la del terrateniente que os sepultó en la pobreza, que os pisoteó la frente, que os redujo la cabeza” (poema Aceituneros)
Miguel Hernández (1910-1942) Poeta y dramaturgo español

CON ÉL LLEGÓ EL ESCÁNDALO (Home from the hill) – 1960

home

Director Vincente Minnelli
Guiónn Irving Ravetch y Harriet Frank Jr.
Fotografía Milton R. Krasner
Música Bronislau Kaper
Producción Metro-Goldwyn-Mayer
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 143m. Color
Reparto Robert Mitchum, Eleanor Parker, George Peppard, George Hamilton, Luana Patten, Everett Sloane, Anne Seymour, Constance Ford.

“¿Quieres que te diga por qué sigues hallándome atractiva todavía, al cabo de los años? Porque no puedes tenerme. ¡Porque nunca me tendrás!”

Augusta sublimación del folletín homónimo de William Humphrey en torno a las frustraciones, envidias e inicuos trastornos emocionales que convergen en el seno de una familia de terratenientes tejanos encabezada por un cacique despótico, cazador y mujeriego, padre de dos hijos, uno de ellos ilegítimo, y único responsable del naufragio existencial que mortifica a su esposa. Intensificando la puesta en escena con componentes oníricos, un acento sugeridor de substanciosa osadía y una especial atención a los pequeños detalles, Minnelli compuso otro de esos recios y generosos melodramas coloristas de pasiones desmedidas y tortuosos aprendizajes sentimentales que jalonan su preciada filmografía. Rodada en exteriores naturales de Texas y Mississippi, cuenta con una encolerizada fotografía en Cinemascope a cargo de Krasner y un extraordinario reparto que incluye una de las mejores caracterizaciones de Mitchum, la siempre radiante presencia de Eleanor Parker y dos jóvenes actores de apellidos Peppard y Hamilton en sus primeros papeles importantes.

Otras películas sobre TERRATENIENTES

Gigante – George Stevens (1956)
Novecento – Bernardo Bertolucci (1976)
El manantial de las colinas – Claude Berri (1986)

10 comments

  1. ¡Adoro los melodramas, adoro los de Minnelli, me encanta Robert Mitchum… y Con él llegó el escándalo! Así que feliz de tu elección.

    Terratenientes en el cine. Otro buen tema. Qué me dices de la impresionante Los santos inocentes de Mario Camus. O siguiendo con el melodrama americano,.. ¿recuerdas El largo y cálido verano de Martin Ritt…?

    Beso
    Hildy

    Me gusta

    1. Claro que lo recuerdo, Hildy. Aquel melodrama sureño protagonizado por un forastero con reputación de pirómano. Por cierto, no sería la única correlación de Paul Newman con la clase terrateniente: recordemos “La gata sobre el tejado de zinc”, “Hud” o “El juez de la horca”…
      Besos.

      Me gusta

  2. Estoy de acuerdo, una magnífica interpretación de Mitchum, Eleonor Parker siempre me ha resultado un poco cargante pero los dos Georges si que brillan en este melodrama sureño.
    Enhorabuena por este estupendo blog.

    Me gusta

  3. Este es un melodrama que (a mí me ocurre) gana con cada nuevo visionado. Sin embargo, el disfrute de esta soberbia película no me impide percibir, o al menos sospechar, que fue un trabajo sobre el que Minnelli estuvo poco implicado en lo que contaba (al con­trario de un John M. Stahl, por ejemplo) y optó por efectuar un distanciador pero exquisito y detallista trabajo de pulimentado del material. Tal vez esto restó pasión narrativa a la película pero le otorgó, en cambio, un elegante y perceptivo diseño de puesta en imágenes, calibrando y midiendo la justa temperatura de cada escena. Y para redondear el resultado, una vez más Mitchum está grande.
    Un saludo.

    Me gusta

    1. Probablemente estés en lo cierto, Teo. Lo que sí está claro es que la película posee ese particularísimo concepto de la estética minnelliana, especialmente caracterizado por su actitud decorativista y un gozoso repertorio lumínico. Un saludo.

      Me gusta

  4. Un maravilloso dramón en toda regla, que pese a sus excesos y situaciones forzadas, incluso con alguna interpretación exacerbada, mantiene la tensión en todo momento y poco margen deja para el olvido. Mítico melodrama.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s