Edward Everett Horton

ARSÉNICO (Arsénico por compasión)

Elemento químico metaloide, de color gris y brillo metálico, que combinado con el oxígeno constituye un veneno violento. (Espasa-Calpe)

“¿Te gustan los misterios? Creo que si me hubiese preguntado si me gustaba el arsénico mi respuesta habría sido la misma”
Carlos Ruiz Zafón (1964-2020) Novelista español

ARSÉNICO POR COMPASIÓN (Arsenic and old lace) – 1944

Director Frank Capra
Guion Julius J. Epstein, Philip G. Epstein
Fotografía Sol Polito
Música Max Steiner
Producción Warner Bros.
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 118m. B/N
Reparto Cary Grant, Priscilla Lane, Peter Lorre, Raymond Massey, Josephine Hull, Jean Adair, Jack Carson, Edward Everett Horton.

«Mira, probablemente debería habértelo dicho esto antes, pero ya ves… Bueno… ¡la locura corre en mi familia, prácticamente galopa!»

Poco antes de embarcarse en su concienzuda actividad como documentalista bélico, Capra decidió aparcar sus bienintencionadas, patrióticas e idealistas parábolas sociales para adaptar una pieza teatral de Joseph Kesserling, que, a la postre, se convertiría en una de las comedias más trepidantes, atípicas e ingeniosas de su filmografía. Desarrollada en una sola noche, presumía de sus orígenes escénicos para narrar la virulenta peripecia que un periodista/escritor recién casado experimenta al visitar a sus ancianas tías y descubrir que, tras su aparante bondad e inocencia, ocultan una afición de lo más curiosa y atroz, consistente en coleccionar en el sótano cadáveres de sus melancólicos huéspedes, a los que previamente han agasajado con un cóctel letal a base de vino de saúco, arsénico, estricnina y cianuro. Un descabellado e irreverente tratamiento del crimen, forjado con una vertiginosa cadencia descriptiva y protagonizado por Cary Grant con su carismática aptitud histriónica, en esta ocasión, acompañado de un estimulante elenco de secundarios.

Otras películas donde se usa ARSÉNICO

Madeleine – David Lean (1950)
El juego del matrimonio – Ira Sachs (2007)
Thérèse D. – Claude Miller (2012)

OPORTUNIDAD (El difunto protesta)

Momento oportuno, cierto, exacto para realizar o conseguir algo (…) Posibilidad que se presenta o existe de que una persona realice una acción para conseguir o alcanzar algún tipo de mejora. (significados.com)

“Las locuras que más se lamentan en la vida de un hombre son las que no se cometieron cuando se tuvo la oportunidad”
Helen Rowland (1875-1950) Periodista y humorista estadounidense

EL DIFUNTO PROTESTA (Here comes Mr. Jordan) – 1941

Director Alexander Hall
Guion Sidney Buchman y Seton I. Miller
Fotografía Joseph Walker
Música Frederick Hollander
Producción Columbia
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 94m. B/N
Reparto Robert Montgomery, Evelyn Keyes, Claude Rains, Rita Johnson, James Gleason, Edward Everett Horton, John Emery, Don Costello.
* John Andrew Stevenson – The last rose of summer

«Si no hubiera ningún misterio por explorar, la vida sería bastante aburrida ¿no cree?»

Joya incuestionable y nunca suficientemente valorada de la comedia hollywoodiense de los cuarenta, cuyo aceptable éxito propició una especie de transitorio subgénero de corte fantástico en torno a los contratiempos burocráticos que surgen en el más allá ante la llegada de nuevas almas con dudoso visado, de donde sobresalen la sublime EL DIABLO DIJO NO (1943) de Ernst Lubitsch, la última película de Archie L. Mayo EL DIABLO Y YO (1946) o el remake de la que nos ocupa a cargo del propio Hall, LA DIOSA DE LA DANZA (1947). Basada en la misma obra de Harry Segall (Heaven can wait) que sustentaría la oscarizada versión homónima de Buck Henry y Warren Beatty en 1979, y, favorecida por un guion tan original como sorprendente, narraba con brillante agilidad y elevadas dosis de emoción cómo un prometedor boxeador aficionado al saxofón opta por suplantar la identidad de un millonario recién asesinado como compensación a un error celestial. Magníficas interpretaciones tanto de Robert Montgomery y Claude Rains como de una impagable galería de secundarios.

Otras películas donde el protagonista dispone de una última OPORTUNIDAD para esquivar la muerte

Las tres luces – Fritz Lang (1921)
A vida o muerte – Michael Powell y Emeric Pressburger (1946)
El séptimo sello – Ingmar Bergman (1957)

UTOPÍA (Horizontes perdidos)

1. Plan o sistema ideal de gobierno en el que se concibe una sociedad perfecta y justa, donde todo discurre sin conflictos y en armonía.
2. Proyecto, deseo o plan ideal, atrayente y beneficioso, generalmente para la comunidad, que es muy improbable que suceda o que en el momento de su formulación es irrealizable.
(google.es)

“Una sociedad no vive sin utopías, es decir, sin un sueño de dignidad, de respeto a la vida y de convivencia pacífica entre las personas y pueblos. Si no tenemos utopías nos empantanamos en los intereses individuales y grupales y perdemos el sentido del bien vivir en común”
Leonardo Boff (1938-) Teólogo, ex-sacerdote franciscano, filósofo, escritor, profesor y ecologista brasileño

HORIZONTES PERDIDOS (Lost horizon) – 1937

Director Frank Capra
Guion Robert Riskin
Fotografía Joseph Walker
Música Dimitri Tiomkin
Producción Columbia
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 118m. B/N
Reparto Ronald Colman, Jane Wyatt, Edward Everett Horton, Thomas Mitchell, Sam Jaffe, Margo, John Howard, H.B. Warner, Isabel Jewell, Noble Johnson.

«En esta época de guerra y de rumores de guerra, ¿no ha soñado nunca con un lugar donde haya paz y seguridad, donde la vida no sea una lucha sino un placer duradero? Desde luego, como todo ser humano desde el principio de los tiempos. Siempre el mismo sueño»

El acentuado idealismo mostrado por James Hilton en su homónima novela fantástica, claramente inspirado en la Utopía de Tomás Moro, se unió al irónico optimismo de Frank Capra para engendrar esta esperanzadora e inolvidable fábula espiritual que subsiste, aún hoy, como un insuperable paradigma sobre la búsqueda del misticismo oriental como contrarréplica a la depredadora opresión y arbitrariedad de la sociedad capitalista. Tras sobrevivir a un accidente de aviación después de ser evacuados de las caóticas contiendas de la revolución china, el destacado cónsul británico (impecable Colman) y otros cuatro pasajeros son conducidos hasta el monasterio budista de Shangri-la, en las entrañas del Himalaya tibetano, donde yace una utópica comunidad gobernada por el anciano Gran Lama. Este legendario paraíso, regido por la paz, la justicia y la longevidad, accedería a la antología cinematográfica gracias a la onerosa y espectacular escenografía de Stephen Goosan y a la deslumbrante puesta en escena de su realizador, excelentemente acompañada por una conveniente partitura de Dimitri Tiomkin.

Otras películas sobre distintas concepciones de UTOPÍA

Brigadoon – Vincente Minnelli (1954)
Calabuch – Luis García Berlanga (1956)
Un lugar en el mundo – Adolfo Aristarain (1992)

VESTUARIO (El diablo es una mujer)

1. Ropa exterior o indumentaria de una persona, en especial la que lleva un artista en una actuación.
2. Conjunto de prendas de vestir y de adorno que aparecen en una película, espectáculo o representación.
(google.es)

«Solía pasar mi tiempo libre en el departamento de vestuario, disfrutaba viendo cómo gente increíblemente talentosa creaba el guardarropa de los actores. Me fascinaba que fueran capaces de traducir una simple sugerencia del guion, a veces incluso un diálogo entero, en un traje magnífico»
Debbie Reynolds (1932-2016) Actriz y cantante estadounidense

EL DIABLO ES UNA MUJER (The devil is a woman) – 1935

devil

Director Josef Von Sternberg
Guion John Dos Passos y Sam Winston
Fotografía Josef Von Sternberg y Lucien Ballard
Música Ralph Rainger y Andrea Setaro
Producción Paramount
Duración 83m. B/N
Reparto Marlene Dietrich, Lionel Atwill, César Romero, Alison Skipworth, Don Alvarado, Edward Everett Horton, Eddie Borden, Tempe Piggott.

«Eres una mujer muy hermosa. Es fácil ver por qué los hombres pierden la cabeza por ti»

Rumbosa adaptación de la célebre e insistentemente versionada novela de Pierre Louys La femme et le pantin, sobre la perversa e irresistible propensión a destruir la dignidad masculina de una tentadora muchacha sevillana, que señaló el ocaso de la fructífera y enigmática relación que Von Sternberg mantuvo con la mítica estrella berlinesa. El corrompido hálito de fatalismo y desamor que siempre aportó su explosiva cooperación fílmica volvió a concentrarse en este melodrama apasionante y plásticamente fascinador, que, pese a esquivar los excesos folletinescos con una sensibilidad expresiva encomiable, constituyó un estrepitoso fracaso económico e indignó al gobierno español de la época, que, debido a la carnavalesca, lujuriosa y degradante imagen que ofrecía de su país determinó su prohibición y, de forma harto ilusa, solicitó a la Paramount la destrucción de todas sus copias. El rocambolesco barroquismo de la puesta en escena se adecuó perfectamente a Marlene, que, en esta ocasión, lucía su sibilina y glamourosa belleza vestida con unos estrafalarios modelos diseñados por Travis Banton.

Otras películas que destacan por la suntuosidad de su VESTUARIO

María Antonieta – W.S. Van Dyke (1938)
Cleopatra – Joseph L. Mankiewicz (1963)
My fair lady – George Cukor (1964)

TOQUE (Ángel)

1. Matiz o detalle que caracteriza una cosa.
2. Pequeña modificación que sirve para retocar, pulir o rematar una cosa.
http://es.thefreedictionary.com/toque
Toque Lubitsch. Mixtura de sofisticación, elegancia, ironía, erotismo sutil o capacidad de sugerencia, entre otros atributos, que caracterizó la personalidad estilística divulgada por Ernst Lubitsch en su etapa como realizador en Hollywood.

“Durante veinte años todos nosotros intentamos encontrar el secreto del toque Lubitsch. De vez en cuando, con un poco de suerte, lográbamos algún que otro metro de película que brillaba momentáneamente como si fuera de Lubitsch, pero no era realmente suyo”
Billy Wilder (1906-2002) Director de cine y productor estadounidense de origen austríaco

ÁNGEL (Angel) – 1937

angel

Director Ernst Lubitsch
Guión Samson Raphaelson
Fotografía Charles Lang
Música Frederick Hollander
Producción Paramount
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 98m. B/N
Reparto Marlene Dietrich, Melvyn Douglas, Herbert Marshall, Edward Everett Horton, Ernest Cossart, Laura Hope Crews, Dennie Moore.

«Es privilegio de la mujer actuar sin sentido. Los hombres que esperan lógica de las mujeres, fracasan en el amor»

Indeleble comedia romántica, basada en la obra de teatro Angyal de Melchior Lengyel, que manejaba con agudeza el tema del adulterio en la Europa de entreguerras, destapándose como un inmejorable patrón de las aportaciones estilísticas que Lubitsch legó al cine americano con su renombrado e influyente «toque». Las súbitas casualidades que envuelven los pormenores afectivos de un triángulo amoroso formado por un notorio político inglés, su esposa y un elegante seductor, enamorado de ella tras un fortuito encuentro en París, fueron resueltos con una gran exquisitez formal y unos diálogos tan sofisticados como picarescos a cargo de unos eficaces actores, entre los que despuntaba la glamurosa presencia de Marlene Dietrich. Momentos tan conseguidos como el que nos revela el estado de ánimo de los comensales/protagonistas a través del razonamiento que los criados hacen al retirar sus respectivos platos o la separación de los amantes a través de la mirada de una florista, entre otros muchos, evidenciaban la incomparable facultad de su autor para sacar partido a las puertas y juguetear con el recurso de la elipsis, respectivamente.

Otras películas donde se percibe una clara influencia del TOQUE Lubitsch

La vida en un hilo – Edgar Neville (1945)
Sonrisas de una noche de verano – Ingmar Bergman (1955)
El apartamento – Billy Wilder (1960)