Robert Riskin

ALBEDRÍO (Vive como quieras)

Facultad para obrar según la propia voluntad. (Larousse Editorial)
El libre albedrío es la potestad que el ser humano tiene de obrar según considere y elija. Esto significa que las personas tienen naturalmente libertad para tomar sus propias decisiones, sin estar sujetos a presiones, necesidades o limitaciones, o a una predeterminación divina. (significados.com)

“Vigila tu vida y no renuncies por nada a tu albedrío; no imites a esos malos comediantes que sólo pueden cantar en el coro. El hombre es un aprendiz, y el dolor es su amo”
Alfred de Vigny (1797-1863) Poeta, dramaturgo y novelista francés

VIVE COMO QUIERAS (You can’t take it with you) – 1938

Director Frank Capra
Guión Robert Riskin
Fotografía Joseph Walker
Música Dimitri Tiomkin
Producción Columbia
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 126m. Color
Reparto James Stewart, Jean Arthur, Lionel Barrymore, Edward Arnold, Mischa Auer, Ann Miller, Spring Byington, Ward Bond.
* Johannes Brahms – Hungarian dance No. 5

“Sí, justamente hago las cosas que me gustan: colecciono sellos, voy al zoológico cuando me apetece, toco la armónica y hasta tengo tiempo de darme cuenta de cuándo llega la primavera (…) Bueno, usted la tocaba antes, Tony lo dijo. Quizás debería usted empezar otra vez. Quizás eso le impediría dedicarse tan desesperadamente a ganar más dinero del que podrá gastar en su vida. No se lo podrá llevar consigo, señor Kirby. Entonces, ¿de qué le sirve? Tal como yo lo veo, lo único que uno se lleva consigo es el cariño de sus amigos”

Encantadora adaptación de la exitosa obra teatral homónima que George S. Kaufman y Moss Hart escribieron en torno a una tan entrañable como pintoresca familia de soñadores sin normas ni prejuicidos, que, tras huir de las ávidas alienaciones de la sociedad capitalista para dar rienda suelta a la deleitosa práctica de las actividades (vocacionales o no) que nos llenan el alma y fortalecen nuestro espíritu, debe enfrentarse a un negocio de especulación inmobiliaria que pretende quedarse con su casa. Esta ácida e ingeniosa fábula moral en defensa del libre albedrío sobre la diferencia de clases y la fundamental preservación de las relaciones afectivas proporcionaba una perfecta muestra de la contagiosa y optimista filosofía liberal cultivada por Frank Capra, sin duda alguna, el realizador que mejor supo combinar la alegoría social con la sátira humana y política. Dotada de un trepidante ritmo cinematográfico, presumía de un extraordinario equipo de intérpretes (la mayoría habituales en la filmografía de su autor), entre los que sobresale la memorable actuación del gran Lionel Barrymore.

Otras películas sobre el LIBRE ALBEDRÍO

Amanece que no es poco – José Luis Cuerda (1988)
Soñadores – Bernardo Bertolucci (2003)
El libre albedrío – Matthias Glasner (2006)

UTOPÍA (Horizontes perdidos)

1. Plan o sistema ideal de gobierno en el que se concibe una sociedad perfecta y justa, donde todo discurre sin conflictos y en armonía.
2. Proyecto, deseo o plan ideal, atrayente y beneficioso, generalmente para la comunidad, que es muy improbable que suceda o que en el momento de su formulación es irrealizable.
(google.es)

“Una sociedad no vive sin utopías, es decir, sin un sueño de dignidad, de respeto a la vida y de convivencia pacífica entre las personas y pueblos. Si no tenemos utopías nos empantanamos en los intereses individuales y grupales y perdemos el sentido del bien vivir en común”
Leonardo Boff (1938-) Teólogo, ex-sacerdote franciscano, filósofo, escritor, profesor y ecologista brasileño

HORIZONTES PERDIDOS (Lost horizon) – 1937

Director Frank Capra
Guión Robert Riskin
Fotografía Joseph Walker
Música Dimitri Tiomkin
Producción Columbia
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 118m. B/N
Reparto Ronald Colman, Jane Wyatt, Edward Everett Horton, Thomas Mitchell, Sam Jaffe, Margo, John Howard, H.B. Warner, Isabel Jewell, Noble Johnson.

“En esta época de guerra y de rumores de guerra, ¿no ha soñado nunca con un lugar donde haya paz y seguridad, donde la vida no sea una lucha sino un placer duradero? Desde luego, como todo ser humano desde el principio de los tiempos. Siempre el mismo sueño”

El acentuado idealismo mostrado por James Hilton en su homónina novela fantástica, claramente inspirado en la Utopía de Tomás Moro, se unió al irónico optimismo de Frank Capra para engendrar esta esperanzadora e inolvidable fábula espiritual que subsiste, aún hoy, como un insuperable paradigma sobre la búsqueda del misticismo oriental como contrarréplica a la depredadora opresión y arbitrariedad de la sociedad capitalista. Tras sobrevivir a un accidente de aviación después de ser evacuados de las caóticas contiendas de la revolución china, el destacado cónsul británico (impecable Colman) y otros cuatro pasajeros son conducidos hasta el monasterio budista de Shangri-la, en las entrañas del Himalaya tibetano, donde yace una utópica comunidad gobernada por el anciano Gran Lama. Este legendario paraíso, regido por la paz, la justicia y la longevidad, accedería a la antología cinematográfica gracias a la onerosa y espectacular escenografía de Stephen Goosan y a la deslumbrante puesta en escena de su realizador, excelentemente acompañada por una conveniente partitura de Dimitri Tiomkin.

Otras películas sobre distintas concepciones de UTOPÍA

Brigadoon – Vincente Minnelli (1954)
Calabuch – Luis García Berlanga (1956)
Un lugar en el mundo – Adolfo Aristarain (1992)

MANZANA (Dama por un día)

Fruta pomácea comestible, fruto del manzano doméstico (Malus domestica), otros manzanos (especies del género Malus) o híbridos de aquel (…) ha sido una importante fuente alimenticia para ayudar en la alimentación en todos los climas fríos y es, probablemente, el árbol más modernamente cultivado (…) Se dice, tradicionalmente, que su origen estaría situado en la zona de Almá-Atá o Almatý, antigua capital de la república soviética de Kazajistán. (Wikipedia)

“El cristianismo es la religión más extraña jamás creada, que cometió un asesinato a Jesús con el fin de redimir la humanidad del pecado de comer una manzana”
Thomas Payne (1737-1809) Político, escritor, intelectual y revolucionario estadounidense

DAMA POR UN DÍA (Lady for a day) – 1933

lady

Director Frank Capra
Guión Robert Riskin
Fotografía Joseph Walker
Música Howard Jackson
Producción Columbia
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 88m. B/N
Reparto May Robson, Warren William, Guy Kibbee, Walter Connolly, Glenda Farrell, Nat Pendleton, Ned Sparks, Jean Parker, Barry Norton.

“Una idea maravillosa pero con un inconveniente, que ya estoy casado y mi mujer es muy retorcida. No me consiente que ande por ahí, casándome. Ya sé que es algo irracional pensar de ese modo pero ella también tiene sus manías”

Deliciosa adaptación del cuento de hadas Madame la Gimp de Damyon Runyon, resuelta con inusitada perspicacia y aquel tan bienintencionado como reconstituyente optimismo capriano, capaz de engatusar a cualquier espectador que se precie hasta extraerle la proporción exacta de bondad y honradez que almacena en su interior. Fluctuando sin ningún tipo de fisuras entre la emotividad más acaramelada y una sensata reprobación hacia un sistema social sujeto a principios, etiquetas y rituales determinados por el materialismo y la mojigatería, describía la dadivosa artimaña urdida por un gangster y su banda para ayudar a una vieja y pordiosera vendedora ambulante de manzanas a consolidar el noviazgo de su hija con un noble español, haciéndola pasar para ello por una dama de la alta alcurnia neoyorquina. Esta anárquica fábula sobre los frágiles confines que separan la verdad y la mentira serviría en 1961 para poner punto final a la carrera de Capra con una afanosa aunque algo trasnochada versión en Technicolor y Cinemascope, UN GANGSTER PARA UN MILAGRO.

Otras películas donde la MANZANA adquiere cierto protagonismo

La manzana – Samira Makhmalbaf (1998)
Dentro de mis sueños – Neil Jordan (1999)
Las manzanas de Adam – Anders Thomas Jensen (2005)

BANCA (La locura del dólar)

Actividad que realizan los bancos comerciales y de desarrollo en sus diferentes modalidades que conforman el sistema bancario y constituyen instituciones de intermediación financiera. Esto es que admiten dinero en forma de depósito, otorgando por ello un interés (tasa pasiva), para posteriormente, en unión de recursos propios, conceder créditos, descuentos y otras operaciones financieras por las cuales cobra un interés (tasa activa), comisiones y gastos en su caso. (definicion.org)

“¿Qué delito es el robo de un banco comparado con el hecho de fundar uno?”
Bertolt Brecht (1898-1956) Dramaturgo y poeta alemán

LA LOCURA DEL DÓLAR (American madness) – 1932

american

Director Frank Capra
Guión Robert Riskin
Fotografía Joseph Walker
Música Mischa Bakaleinikoff y Karl Hajos
Producción Columbia
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 75m. B/N
Reparto Walter Huston, Pat O’Brien, Kay Johnson, Constance Cummings, Gavin Gordon, Arthur Hoyt, Robert Ellis, Robert Emmett O’Connor.

“El problema de este país es que tiene demasiado dinero guardado (…) y yo les digo que hay que poner todo este dinero en circulación si queremos que este país vuelva a prosperar”

Incisiva crítica al sector financiero estadounidense, por entonces azorado ante la Gran Depresión económica, que señala el inicio de la asociación de Capra con el guionista Robert Riskin, y, por tanto, el origen de aquel particularísmo llamamiento al optimismo, la ingenuidad y la bondadosa insensatez que popularizarían hasta entrados los años cuarenta. El contratiempo límite que se le presenta al Union National Bank tras un inoportuno robo gestado por un cajero como contraprestación a una deuda contraída con la mafia, constituye el motor sobre el que gira esta película menor pero absolutamente respetable, supeditada a un apresurado ritmo de la narración y a unos diálogos tan eficaces como acerados. Destacar la precisa caracterización de Walter Huston como el afable y generoso presidente de la entidad, así como los dos momentos culminantes del film: el plano fijo que muestra el asedio del banco por los depositantes tras un alud de rumores sobre el atraco y el típico desenlace capriano que apela a la moraleja y aviva la emotividad por su desprendida confraternización.

Otras películas ambientadas en el mundo de la BANCA

Atraco a las tres – Jose María Forqué (1962)
Margin call – J.C. Chandor (2011)
El capital – Constantin Costa-Gavras (2012)

HERENCIA (El secreto de vivir)

Bienes, propiedades y deudas que cuando una persona fallece pasan a pertenecer a otra u otras personas. http://es.wikipedia.org/wiki/Herencia

“No soy tan tonto para no advertir que al calorcillo de la herencia se reconcilian Abel y Caín y el Tajo pasa por Valencia”
Joaquín Sabina (1949-) Cantautor y poeta español

EL SECRETO DE VIVIR (Mr. Deeds goes to town) – 1936

deeds

Director Frank Capra
Guión Robert Riskin
Fotografía Joseph Walker
Música Dimitri Tiomkin
Producción Columbia
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 115m. Color
Reparto Gary Cooper, Jean Arthur, George Bancroft, Lionel Stander, Douglass Drumbille, Raymond Walburn, H.B. Warner, Ruth Donnelly.

“Si ese hombre está loco, señoría, el resto deberíamos llevar camisa de fuerza”

Ensalzable canto al antimaterialismo y a la bondadosa sencillez de espíritu, inspirado en el relato Opera hat de Clarence Budington Kelland, que pasa por ser una de las fábulas sociales más conspicuas y representativas de cuantas popularizó el binomio Capra/Riskin a lo largo de los treinta y principios de los cuarenta. La culturalmente insensata forma de disponer de una herencia de veinte millones de dólares que un solterón de Vermont aficionado al trombón y a la poesía opta por llevar a cabo, en plena época de Depresión, valía para contraponer la honradez, ingenuidad y cordura del tradicional provincionalismo yanqui al cínico y ruín egoísmo radicado en la gran urbe neoyorquina y tipificado aquí por el gremio jurídico y el voraz periodismo sensacionalista. El bienintencionado y didáctico idealismo capriano recubría esta grácil y perspicaz parábola sobre la crispada América del momento, desarrollada a través de un perfecto sentido del ritmo e interpretada por una fenomenal nómina de actores, con un Gary Cooper sencillamente magistral.

Otras películas sobre HERENCIAS
La gata sobre el tejado de zinc – Richard Brooks (1958)
La herencia – Ricardo Alventosa (1964)
Ran – Akira Kurosawa (1985)