Mes: enero 2016

ESCAFANDRA (El navegante)

Aparato compuesto de una vestidura impermeable y un casco perfectamente cerrado, con un cristal frente a la cara, y orificios y tubos para renovar el aire, que sirve para permanecer y trabajar debajo del agua. (RAE)

«Estoy buscando una escafandra al pie del mar de los delirios. ¿Quién fuera Jacques Costeau? ¿Quién fuera Nemo, el capitán? ¿Quién fuera el batiscafo de tu abismo? ¿Quién fuera explorador?» (canción Quién fuera)
Silvio Rodríguez (1946-) Cantautor, guitarrista y poeta cubano

EL NAVEGANTE (The navigator) – 1924

navigator

Director Buster Keaton y Donald Crisp
Guion Jean C. Havez, Joseph A. Mitchell y Clyde Bruckman
Fotografía Elgin Lessley y Byron Houck
Música Robert Israel
Producción Buster Keaton Productions/Metro Goldwyn Mayer
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 68m. B/N
Reparto Buster Keaton, Kathryn McGuire, Frederick Vroom, Noble Johnson, Clarence Burton, H.M. Clugston.

«El peligro está cerca. Muchos corazones valientes están dormidos en las profundidades»

Uno de los primeros éxitos comerciales en la carrera de Buster Keaton, amén de la cinta por la que el genial actor/realizador sentía una mayor predilección, fue este nuevo e hilarante enfrentamiento del ser humano con el engorroso mundo de la maquinaria, en esta ocasión ubicado en un barco a la deriva y ocasionado por la venturosa impericia de sus tripulantes (un indeciso multimillonario y su prometida) para sacar adelante los distintos cometidos navieros que se les presentan. Las discrepancias surgidas entre el mítico cómico y su ocasional co-director, el famoso actor Donald Crisp, no imposibilitaron la consumación de una vertiginosa comedia de aventuras en alta mar, que encubría un cáustico retrato de la clase pudiente norteamericana a través de una jocosa e indeleble ráfaga de gags, entre los cuales resaltaban las secuencias bajo las aguas del océano (en realidad rodadas en el lago Tahoe), donde el protagonista, enfundado en un traje de buzo con escafandra y dotado de aquella sempiterna habilidad keatoniana, hacía frente a la reparación del navío y luchaba contra un pez espada.

Otras películas donde el protagonista utiliza una ESCAFANDRA

Tierra – Julio Medem (1996)
Hombres de honor – George Tillman Jr. (2000)
Interstellar – Christopher Nolan (2014)

ESQUIMAL (Los dientes del diablo)

Habitante de la región ártica, al norte del continente americano, en las tierras de Alaska, Groenlandia, región del norte de Canadá y los límites norasiáticos. Los esquimales viven de la caza y de la pesca y generalmente son nómadas. Sus creencias están íntimamente ligadas a los fenómenos naturales y de ellas derivan las culturas Ipiutak, Dorset y Thule. (Larousse Editorial)

«Los catalanes somos más de sufrir por el trabajo, y después si acaso ya miraremos de disfrutar un poco cuando llegue la Fiesta Mayor. En Madrid, ¡la Fiesta Mayor la hacen cada día! (…) Los catalanes somos gente seria, aburrida, muermos, como si nos costara disfrutar de la alegría de vivir (…) Soy tan catalán que no puedo… Me gustaría ser esquimal, negro o indio… ¡pero soy catalán!»
Jaume Sisa (1948-) Cantautor español

LOS DIENTES DEL DIABLO (The savage innocents) – 1960

savage

Director Nicholas Ray
Guion Nicholas Ray
Fotografía Aldo Tonti y Peter Hennessey
Música Angelo Francesco Lavagnino
Producción Magic Film/Gray Film-Pathé/Appia Films
Nacionalidad Reino Unido/ Italia/ Francia
Duración 107m. Color
Reparto Anthony Quinn, Yoko Tani, Peter O’Toole, Anna May Wong, Marie Yang, Andy Ho, Kaida Horiuchi, Carlo Giustini, Lee Montague.

«Antes prestaría a mi mujer que el trineo. Si prestas el trineo, te lo devuelven roto. Si prestas el cuchillo, te lo devuelven sin filo. Si prestas tus perros, te los devolverán medio muertos. Si quieres a tu mujer puedes prestarla cuando quieras, siempre vuelve como nueva»

Espléndida adaptación de la novela The top of the world de Hans Ruesch, que deviene una lúcida e inmaculada disertación sobre las abruptas relaciones del ser humano con la naturaleza misteriosa y hostil. A través de una rigurosa y deslumbrante puesta en escena, que alternaba planos rodados en los estudios Pinewood con hermosísimas imágenes filmadas en Groenlandia, la película acusaba inflexiblemente a la intransigencia racial para glosar con notable lirismo y cierta inspiración documentalista el constante enfrentamiento que una comunidad esquimal sostiene con una civilización tan adversa como desconocida. Se trata de una de las manifestaciones más diáfanas del discernimiento moral de su autor, cuyo particular estilo lacónico y desesperanzado sería lamentablemente restringido en las posteriores superproducciones que rodó a las órdenes de Samuel Bronstonm, donde sobresale la majestuosa caracterización de Anthony Quinn y una modélica fotografía de Aldo Tonti y Peter Hennessey.

Otras películas protagonizadas por un ESQUIMAL

Nanuk, el esquimal – Robert J. Flaherty (1922)
El mapa del sentimiento humano – Vincent Ward (1993)
Atanarjuat, la leyenda del hombre veloz – Zacharias Kunuk (2001)

TRAICIÓN (El honor de los Prizzi)

Falta que quebranta la lealtad o fidelidad que se debería guardar hacia alguien o algo. Consiste en renegar, ya sea con una acción o con un dicho, de un compromiso de lealtad (…) la traición es aquella falta que quebranta la lealtad o fidelidad que se debería guardar hacia alguien o algo. Consiste en renegar, ya sea con una acción o con un dicho, de un compromiso de lealtad. (definicion.de)

«La traición la emplean únicamente aquellos que no han llegado a comprender el gran tesoro que se posee siendo dueño de una conciencia honrada y pura»
Vicente Espinel (1550-1624) Sacerdote, escritor y músico español del Siglo de Oro

EL HONOR DE LOS PRIZZI (Prizzi’s honor) – 1985

prizzi

Director John Huston
Guion Richard Condon y Janet Roach
Fotografía Oswald Morris
Música Alex North
Producción 20th. Century Fox
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 129m. Color
Reparto Jack Nicholson, Kathleen Turner, Robert Loggia, Anjelica Huston, William Hickey, Lee Richardson, Michael Lombard, John Randolph.

«Cuando te miro veo solo lo que quiero ver. Eso es el amor»

Olvidado el contraproducente e indigno lapso comercial en el que incurrió a principios de los ochenta, John Huston reavivó su ya maltrecha salud para llevar a cabo una negrísima caricatura de los clásicos esquemas temáticos y argumentales del cine inspirado en las actividades del crimen organizado, sustituyendo la violencia intrínseca del género por una puesta en escena tersa, pragmática y elegante, matizada por una sutil socarronería dialéctica y ese brío descriptivo que siempre poseyó su ecléctico temperamento estilístico. Un soberbio conjunto de interpretaciones, del que sobresalía Kathleen Turner en el rol de una de las «femmes fatales» más voraces y concupiscentes que se recuerdan, conformaban los iconos burlescos sobre los que se edificaba esta frenética, tempestuosa e imprevisible trama de pasiones irreprimibles y afectividades traicionadas, según la novela homónima de Richard Condon, fotografiada con el empaque característico de Oswald Morris y ornamentada por una inspirada banda sonora de Alex North, que adecuaba de forma precisa algunos fragmentos de El barbero de Sevilla.

Otras películas sobre la TRAICIÓN

Las damas del bosque de Bolonia – Robert Bresson (1945)
Forajidos – Robert Siodmak (1946)
Traidor en el infierno – Billy Wilder (1953)

OLVIDO (Carta de una desconocida)

Acción involuntaria que consiste en dejar de recordar, o de guardar en la memoria, información adquirida. A menudo el olvido se produce por el «aprendizaje interferente», que es el aprendizaje que sustituye a un recuerdo no consolidado en la memoria, y lo «desaparece» de la conciencia. Debemos recordar que uno recuerda que ha olvidado algo, es decir que sabe que tenía un conocimiento que ya no está allí, es decir, tener conciencia de haber tenido eso. Así, los recuerdos olvidados no desaparecen, sino que son sepultados en el inconsciente. (Wikipedia)

«Y la vida siguió, como siguen las cosas que no tienen mucho sentido. Una vez me contó, un amigo común, que la vio donde habita el olvido» (canción Donde habita el olvido)
Joaquín Sabina (1949-) Cantautor y poeta español

CARTA DE UNA DESCONOCIDA (Letter from an unknown woman) – 1948

carta3

Director Max Ophüls
Guion Howard Koch
Fotografía Franz Planer
Música Daniele Amfietheatrof
Producción Universal/Rampart Productions
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 86m. B/N
Reparto Joan Fontaine, Louis Jordan, Mady Christians, Marcel Journet, Carol Yorke, Art Smith, Erskine Sanford, Otto Waldis.

«Cuando leas esta carta puede que ya haya muerto. Tengo tanto que contarte y tan poco tiempo. El motivo de estas líneas, no lo sé. Tengo que escribir ahora antes de que sea demasiado tarde. Quiero dejar claro que lo que nos pasó fue algo que está fuera del alcance de nuestro entendimiento. Si esta carta llega a tus manos, verás como fui tuya sin que tú siquiera supieses que existía»

El primer largometraje verdaderamente personal de Max Ophüls tras siete años de estancia en Estados Unidos llegó con esta sublime adaptación de la novela homónima de Stephan Zweig, que ha superado el paso de los años con portentosa solvencia hasta convertirse en una de las grandes cumbres del romanticismo cinematográfico. Ambientada en las ciudades de Viena y Linz de finales del siglo XIX, majestuosamente reconstruidas en estudio, describía mediante cuatro dilatados flashbacks la patética historia de una mujer que consagra su existencia a un atractivo y bohemio pianista del cual está secretamente enamorada desde su infancia. A través de un impresionante tratamiento visual, el cineasta alemán conseguía conjugar un sentido de la atmósfera febril y apasionado con una narrativa tan serena como delicada, donde la virtuosa cámara parecía moverse a ritmo de vals. Por su parte, Joan Fontaine alcanzaría su pináculo interpretativo gracias a la sutil y emotiva composición del difícil personaje principal, cuyo amor no correspondido evolucionaba desde la adolescencia hasta la madurez.

Otras películas sobre el OLVIDO

Niebla en el pasado – Mervyn Leroy (1942)
¡Olvídate de mí! – Michael Gondry (2004)
Trance – Danny Boyle (2013)

LADRÓN (La gran estafa)

Aquel individuo que se dedica habitualmente a robar, hurtar, ya sea objetos, dinero o cualquier otro tipo de bien material a las personas, contra la voluntad de estas, y haciendo uso de la violencia física o amenazas con armas, siendo la misma actividad su forma de sustento. (definicionabc.com)

«Ése por quien llora su hija, ese ladrón que os desvalija de su amor. Soy yo, señora. Ya sé que no soy un buen yerno, soy casi un beso del infierno. Pero un beso al fin, señora. Yo soy ése por quien ahora os preguntáis por qué, señora, se marchitó vuestra fragancia. Perdiendo la vida, mimando su infancia, velando su sueño, llorando su llanto con tanta abundancia» (canción Señora)
Joan Manuel Serrat (1943-) Cantautor, compositor, actor, escritor, poeta y músico español

LA GRAN ESTAFA (Charley Varrick) – 1973

charley3

Director Don Siegel
Guion Howard Rodman y Dean Riesser
Fotografía Michael Butler
Música Lalo Schifrin
Producción Universal
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 106m. Color
Reparto Walter Matthau, Joe Don Baker, Andy Robinson, John Vernon, Felicia Farr, Jacqueline Scott, Norman Fell, Sheree North.

«Apuesto que este dinero pertenece a la Mafia. Es dinero de juego, prostitución, drogas (…) ¿Cuál es la diferencia? La diferencia es que la Mafia te mata. Nada de proceso, ni juez. No paran de perseguirte hasta que estés muerto. Prefiero tener diez agentes del FBI detrás mío. Dinero de la Mafia… Todo lo que quería era un pequeño golpe, rápido y nada importante»

Charlie Varrick, antíguo acróbata aéreo, sobrevive atracando pequeños bancos cercanos a la frontera mexicana mientras ejerce como fumigador agrario, hasta que sin saberlo limpia en colaboración de su mujer y un amigo la entidad donde la mafia guarda sus ahorros ilegales, por lo que será pujantemente perseguido por ésta y por la policía. Esta sugerente premisa argumental, extraída de la novela The looters de John Reese, daría lugar a un preciso y consistente thriller «neo-noir» de Don Siegel, quien volvió a mostrarse como un auténtico especialista en captar la violencia inherente en la sociedad norteamericana. A su incuestionable capacidad para abordar el cine de acción, al que siempre aportó una agilidad narrativa y un contundente sentido de la violencia, añadió en este oportunidad su personal contribución a una corriente muy en boga entonces como era la de parodiar de forma complaciente la vulnerabilidad del denominado crimen organizado. Como siempre, el gran Walter Matthau volvía a bordar un papel muy asequible a sus características interpretativas.

Otras películas cuyo protagonista ejerce de LADRÓN de bancos

Bonnie y Clyde – Arthur Penn (1967)
Toma el dinero y corre – Woody Allen (1969)
Dillinger – John Milius (1973)