Oswald Morris

LECHERO (El violinista en el tejado)

Persona que tiene como ocupación laboral recoger la leche y realizar su reparto o venta entre la población. El término se aplica indistíntamente al trabajador que ordeña, al que reparte la leche y al que la vende en un establecimiento específico del ramo. (Wikipedia)

“Tengo el trabajo más fácil de Hollywood porque me pagan por ser yo. ¿Cuál es el papel? ¿Un lechero? ‘Oiga, soy un lechero. Aquí está su leche’. ‘Corten. Impriman’.”
Christopher Walken (1943-) Actor estadounidense

EL VIOLINISTA EN EL TEJADO (Fiddler on the roof) – 1971

violinista

Director Norman Jewison
Guion Joseph Stein
Fotografía Oswald Morris
Música John Williams
Producción United Artists/The Mirisch Corporation
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 181m. Color
Reparto Topol, Norma Crane, Leonard Frey, Molly Picon, Paul Mann, Rosalind Harris, Michele Marsh, Neva Small, Paul Michael Glaser.

“Un violinista en el tejado. Suena de locos, ¿no? Pero aquí, en nuestra pequeña aldea de Anatevka, podría decirse que cada uno de nosotros es un violinista en el tejado intentando entonar una dulce y sencilla melodía sin romperse la crisma”

Concienzuda y sensitiva traslación del musical de Broadway que Sheldon Harnick (letra) & Jerry Bock (música) forjaron a partir del libreto de Joseph Stein, a su vez inspirado en el relato Las hijas de Tevye de Sholeim Aleichem, acerca de los distintos percances cotidianos de una familia judía ucraniana de principios del s. XX., en su mayoría, focalizados en la premura de los padres por encontrar un buen marido para sus cinco hijas. Narrada con enorme dinamismo por Norman Jewison y enaltecida por un virtuoso diseño de producción, este exultante retrato de la Rusia prerevolucionaria emerge como un canto al progreso y a la aceptación de los nuevos tiempos con dignidad y tolerancia. La vitalidad, simpatía y contundente presencia del israelí Chaim Topol como el entrañable, sufrido y devoto lechero de profundas creencias (el mejor papel de su carrera) enriqueció la vertiente dramática de la función, mientras que el ilustre violín de Isaac Stern contribuyó a pulir una sensacional banda sonora, que incluía números tan melódicos como Tradition, Sabbath prayer o la pegadiza If I were a rich man.

Otras películas donde el protagonista trabaja como LECHERO

La Vía Láctea – Leo McCarey (1936)
El lechero amoroso – Derren Nesbitt (1975)
No amarás – Krzysztof Kieslowski (1988)

FORTÍN (Los cañones de Navarone)

Pequeño fuerte o construcción militar para resistir ataques enemigos. (google.com)

“Nunca gana el ganador, siempre pierde el perdedor, brama en su trono el rey de bastos víctima del desamor. Eva deshoja la flor roja de su corazón y alrededor del fortín se cuece el motín de la desesperación” (canción Tiempo después)
Joaquín Sabina (1949-) Cantautor, poeta y pintor español

LOS CAÑONES DE NAVARONE (The guns of Navarone) – 1961

navarone

Director J. Lee Thompson
Guion Carl Foreman
Fotografía Oswald Morris
Música Dimitri Tiomkin
Producción Highroad Productions/Columbia
Nacionalidad Reino Unido/ Estados Unidos
Duración 150m. Color
Reparto Gregory Peck, David Niven, Anthony Quinn, Stanley Baker, Anthony Quayle, Irene Papas, James Darren, James Robertson Justice.

“Todo puede ocurrir en la guerra. En medio de la locura total, la gente revela los más extraordinarios recursos: ingenio, valor, sacrificio…”

Paradigmático ejemplar del cine de acción y aventuras bélicas producido a lo largo de los años sesenta, basado en la novela homónima de Alistair McLean, que enfatizaba con una impecable graduación de la intriga la misión casi suicida que un escuadrón aliado de élite acomete en la isla del título para devastar el inexpugnable fortín artillado alemán que obstruye la navegación por el mar Egeo, en plena Segunda Guerra Mundial. Reemplazando a última hora a Alexander Mackendrick, despedido por el productor Carl Foreman a causa de insalvables desavenencias creativas, el eficaz artesano J. Lee Thompson asumió la responsabilidad de encauzar este apoteósico ensalzamiento al coraje marcial, encomiado por un explosivo despliegue de efectos especiales, un espectacular reparto internacional y una lograda banda sonora a cargo de Dimitri Tiomkin, inspirada en melodías tradicionales griegas, que realzaba la percepción de epopeya y heroicidad que transmiten sus imágenes. En 1978, Guy Hamilton dirigiría una aceptable secuela bajo el título FUERZA 10 DE NAVARONE.

Otras películas determinadas por la presencia de un FORTÍN

Pampa bárbara – Lucas Demare y Hugo Fregonese (1945)
Zulú – Cy Enfield (1964)
El destierro – Arturo Ruiz (2015)

AVENTURA (El hombre que pudo reinar)

Suceso extraño o poco frecuente que vive o presencia una persona, especialmente el que es emocionante, peligroso o entraña algún riesgo. (google.es)
Género de aventuras. Dicho de una obra literaria o cinematográfica que centra su atención en los episodios sucesivos de una acción tensa y emocionante. (RAE)

“Cualquiera que sea el tiempo en que se nace hay que embarcarse en la aventura de ese tiempo o quedas varado hasta que te mueres, sea en el siglo que sea. Solo te conceden una vida, unos años, si los vives intensamente es como si vivieras diez vidas”
Alberto Vázquez-Figueroa (1936-) Novelista, periodista e inventor español

EL HOMBRE QUE PUDO REINAR (The man who would be king) – 1975

Director John Huston
Guion John Huston y Gladys Hill
Fotografía Oswald Morris
Música Maurice Jarre
Producción Columbia/Devon/Persky-Bright/Allied Artists
Nacionalidad Reino Unido/ Estados Unidos
Duración 129m. Color
Reparto Sean Connery, Michael Caine, Christopher Plummer, Saeed Jaffrey, Doghmi Larbi, Shakira Caine, Karroom Ben Bouih, Jack May, Mohammed Shamsi.

“No creo que el mundo haya mejorado gracias a nosotros (…) Ni tampoco creo que nadie llore nuestra muerte (…) No hemos realizado muchas buenas acciones (…) Pero, ¿cuánta gente ha viajado lo que nosotros y visto lo que nosotros?”

Recuperando el viejo espíritu de los grandes clásicos de aventuras, John Huston trasladó su tierno pero implacable entusiasmo por la mítica del perdedor a los imperiales confines del colonialismo anglosajón del siglo XIX para formalizar un sarcástico y vitalista ensalzamiento a la lealtad, a la épica de la ilusión y los anhelos fraguados de poder y fortuna, que muy bien podría ser encuadrado entre lo mejor de su dilatada filmografía. Tomando como punto de partida un relato corto de Rudyard Kipling, incluido como un personaje más en el transcurso de la narración, reconstruía los distintos avatares de dos pícaros trotamundos huidos del ejército británico en la India de 1880, que, movidos por la ambición y la soberbia, llegan hasta las ignotas tierras de Kafiristán con la vanidosa pretensión de levantar un imperio. A través de una narración impecable, un tratamiento visual francamente atractivo y una pareja protagonista de excepción, la película reflexiona con lúcido discernimiento humanista sobre la amistad, el heroísmo, el frenesí por la aventura y la impostura que genera la codicia.

Otras grandes películas del género de AVENTURAS

Robin de los bosques – Michael Curtiz y William Keighley (1938)
Lawrence de Arabia – David Lean (1962)
En busca del arca perdida – Steven Spielberg (1981)

TULLIDO (Moulin Rouge)

Aquel individuo que ha perdido total o parcialmente la capacidad de moverse, en especial si se trata de las piernas, por lo cual se encuentra impedido de caminar. Esto puede deberse a accidentes o a enfermedades, congénitas o adquiridas. (deconceptos.com)

“Era de mano encogida pero con la izquierda no erraba ni un tiro. Sus enemigos huían si por ahí andaba Jacinto el tullido” (canción Jacinto el tullido)
Gerardo Reyes (1935-2015) Actor mexicano en westerns y cantante de música regional mexicana

MOULIN ROUGE (Moulin Rouge) – 1952

Director John Huston
Guion John Huston y Anthony Veiller
Fotografía Oswald Morris
Música Georges Auric
Producción Romulus Productions/United Artists
Nacionalidad Reino Unido/ Estados Unidos
Duración 123m. Color
Reparto José Ferrer, Colette Marchand, Suzanne Flon, Zsa Zsa Gabor, Katherine Kath, Claude Nollier, Muriel Smith, Jil Bennett, Eric Pohlmann.

“Uno nunca debería conocer a una persona cuyo trabajo admira; lo que hacen siempre es mucho mejor de lo que son”

Versado en trazar con mirada cómplice pero implacable el alma de seres perdedores, en constante lucha con sus carencias y frustraciones, John Huston aprovechó una puesta en escena de admirable rigor histórico para conformar con encomiable vigor descriptivo esta decorosa, dramatizada e indulgente biografía costumbrista del célebre pintor Toulouse-Latrec, basada en una novela homónima de Pierre LaMure, cuyo ostensible convencionalismo expresivo era rehuido correlacionando su delirante estética cromática con el estilo impresionista del tullido artista de Albi. En una de sus más recordadas caracterizaciones, José Ferrer plasmó con absoluta compostura y literalmente de rodillas la angustiosa frustración vital del personaje, haciendo especial hincapié en su apego por la absenta o en su predilección por refugiarse en el bohemio ambiente nocturno de Montmartre y codearse con su gremio prostibulario para hallar un ápice de afecto y comprensión. Extraordinaria partitura de Georges Auric y ejemplar cometido en los apartados de dirección artística y vestuario.

Otras películas protagonizadas por un TULLIDO

Cautivo del deseo – John Cromwell (1934)
Cowboy de medianoche – John Schlesinger (1969)
Sospechosos habituales – Bryan Singer (1995)

AUTÓMATA (La huella)

“Máquina dotada de un mecanismo que le permite moverse, en particular la que imita la figura y movimientos de un ser animado, normalmente humano” (RAE)

“Un político no puede ser un hombre frío. Su primera obligación es no convertirse en un autómata. Tiene que recordar que cada una de sus decisiones afecta a seres humanos. A unos beneficia y a otros perjudica. Y debe recordar siempre a los perjudicados”
Adolfo Suárez (1932-2014) Político y abogado español

LA HUELLA (Sleuth) – 1972

Director Joseph L. Mankiewicz
Guión Anthony Shaffer
Fotografía Oswald Morris
Música John Addison
Producción Palomar Pictures
Nacionalidad Gran Bretaña/ Estados Unidos
Duración 139m. Color
Reparto Laurence Olivier, Michael Caine, Alec Cawthorne, John Matthews, Eve Channing, Teddy Martin.

“El camino más corto para llegar al corazón de un hombre es a través de la humillación. Enseguida descubres de qué pasta está hecho”

Mankiewicz puso punto final a su trayectoria como realizador con esta adaptación de la pieza teatral homónima de Anthony Schaffer, ofreciendo un detallado inventario de los distinguidos recursos expresivos que lo encumbraron como uno de los grandes maestros de la puesta en escena cinematográfica. El ambiguo y retorcido enfrentamiento entre un decrépito novelista aristócrata y el peluquero amante de su esposa en la lúgubre mansión propiedad del primero deparaba un macabro juego psicológico de poder, venganza y humillación, donde las disimilitudes conceptuales de dos clases sociales radicalmente distintas eran desenmascaradas sin ningún tipo de indulgencia. El egregio cineasta estadounidense optó por realzar el fundamento escénico del relato y demostró por última vez su prodigioso talento en la dirección de actores; unos espléndidos Olivier y Caine (éste último interpretaría una nueva e ineficaz versión en 2007 a las órdenes de Kenneth Branagh) que ayudaron con su antológico duelo interpretativo a hacer de la película uno de los mayores triunfos críticos y comerciales de su filmografía. No hay que olvidarse de la extravagante decoración de Ken Adam, aderezada con una inquietante colección de juguetes y muñecos autómatas, así como de la excelente partitura de John Addison.

Otras películas donde aparece algún AUTÓMATA

Jaque a la reina – Raymond Bernard (1927)
El afinador de terremotos – Timothy Quay y Stephen Quay (2005)
La mejor oferta – Giuseppe Tornatore (2013)