Norman Jewison

LECHERO (El violinista en el tejado)

Persona que tiene como ocupación laboral recoger la leche y realizar su reparto o venta entre la población. El término se aplica indistíntamente al trabajador que ordeña, al que reparte la leche y al que la vende en un establecimiento específico del ramo. (Wikipedia)

“Tengo el trabajo más fácil de Hollywood porque me pagan por ser yo. ¿Cuál es el papel? ¿Un lechero? ‘Oiga, soy un lechero. Aquí está su leche’. ‘Corten. Impriman’.”
Christopher Walken (1943-) Actor estadounidense

EL VIOLINISTA EN EL TEJADO (Fiddler on the roof) – 1971

violinista

Director Norman Jewison
Guion Joseph Stein
Fotografía Oswald Morris
Música John Williams
Producción United Artists/The Mirisch Corporation
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 181m. Color
Reparto Topol, Norma Crane, Leonard Frey, Molly Picon, Paul Mann, Rosalind Harris, Michele Marsh, Neva Small, Paul Michael Glaser.

«Un violinista en el tejado. Suena de locos, ¿no? Pero aquí, en nuestra pequeña aldea de Anatevka, podría decirse que cada uno de nosotros es un violinista en el tejado intentando entonar una dulce y sencilla melodía sin romperse la crisma»

Concienzuda y sensitiva traslación del musical de Broadway que Sheldon Harnick (letra) & Jerry Bock (música) forjaron a partir del libreto de Joseph Stein, a su vez inspirado en el relato Las hijas de Tevye de Sholeim Aleichem, acerca de los distintos percances cotidianos de una familia judía ucraniana de principios del s. XX., en su mayoría, focalizados en la premura de los padres por encontrar un buen marido para sus cinco hijas. Narrada con enorme dinamismo por Norman Jewison y enaltecida por un virtuoso diseño de producción, este exultante retrato de la Rusia prerevolucionaria emerge como un canto al progreso y a la aceptación de los nuevos tiempos con dignidad y tolerancia. La vitalidad, simpatía y contundente presencia del israelí Chaim Topol como el entrañable, sufrido y devoto lechero de profundas creencias (el mejor papel de su carrera) enriqueció la vertiente dramática de la función, mientras que el ilustre violín de Isaac Stern contribuyó a pulir una sensacional banda sonora, que incluía números tan melódicos como Tradition, Sabbath prayer o la pegadiza If I were a rich man.

Otras películas donde el protagonista trabaja como LECHERO

La Vía Láctea – Leo McCarey (1936)
El lechero amoroso – Derren Nesbitt (1975)
No amarás – Krzysztof Kieslowski (1988)

PÓQUER (El rey del juego)

El póquer (o póker) es un juego de cartas de los llamados de apuestas, en los que los jugadores, con todas o parte de sus cartas ocultas, hacen apuestas sobre una puja inicial, recayendo la suma total de las apuestas en el jugador o jugadores con la mejor combinación de cartas. Hay muchas variantes de póquer, entre las que cabe señalar el póquer abierto, póquer cerrado, póquer de cartas compartidas y póquer surtido. Los más jugados de las primeras tres categorías son, comúnmente, el póquer tapado (cinco cerrado o draw poker), siete abierto (seven-card stud), Omaha hold ‘em, Texas hold ‘em y Póquer 224, siendo cada una de las cuales un buen punto de partida para aprender los juegos de este tipo. Se usan todas las cartas, incluidos los jóquer en algunas modalidades. (Wikipedia)

“Narrar, decía mi padre, es como jugar al póker. Todo el secreto consiste en parecer mentiroso cuando se está diciendo la verdad”
Ricardo Piglia (1941-) Escritor argentino

EL REY DEL JUEGO (Cincinnati Kid) – 1965

kid

Director Norman Jewison
Guion Ring Lardner Jr, y Terry Southern
Fotografía Philip H. Lathrop
Música Lalo Schifrin
Producción Metro Goldwyn Mayer
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 107m. Color
Reparto Steve McQueen, Edward G. Robinson, Karl Malden, Ann-Margret, Tuesday Weld, Joan Blondell, Rip Torn, JacK Weston, Cab Calloway.

«Es un placer conocer gente que comprende el verdadero valor del juego y que entiende que el dinero no es el fin último en sí mismo, sino una simple herramienta, tal como las palabras y el lenguaje lo son para el pensamiento»

Amoldándose a las exigencias de producción de Martin Ransohoff que su colega Sam Peckinpah no quiso acatar, Jewison dirigió esta eficaz adaptación de una novela homónima escrita por Richard Jessup, e inspirada en el asolador escepticismo vital de EL BUSCAVIDAS (1961) de Robert Rossen, en torno a la maratoniana partida de póquer abierto organizada a finales de los treinta en Nueva Orleans para dilucidar la supremacía de dos eminencias del juego de distintas generaciones, estilos y actitudes. Un apólogo sobre el fracaso, la ambición y la custodia del honor servido con un acorde sentido de la tensión (especialmente en la parte final del enfrentamiento), enriquecido por un distinguido triunvirato de actores protagonistas y adornado por otro lujoso terceto de actrices, compuesto por la entrañable madurez de Joan Blondell, la radiante belleza de Tuesday Weld y el turbador erotismo de Ann-Margret. Pero, por si fueran pocos alicientes, la película nos obsequia con la participación actoral de la figura de jazz Cab Calloway y una adecuada banda sonora a cargo de Lalo Schifrin, con un tema principal interpretado por el mismísimo Ray Charles.

Otras películas sobre PÓQUER

El terrible Mr. Cory – Blake Edwards (1957)
El destino también juega – Fielder Cook (1966)
Rounders – John Dahl (1998)