LA DAMA DE LAS CAMELIAS (Margarita Gautier)

Novela firmada por Alejandro Dumas (hijo). Esta obra está inspirada en un hecho real de la vida de Alejandro relativo a un romance con Marie Duplessis joven cortesana de París que mantuvo distintas relaciones con grandes personajes de la vida social. La novela pertenece al movimiento literario que se conocería como Realismo, siendo de las primeras que formarían parte de la transición del romanticismo. La ópera ‘La Traviata’, del compositor italiano Giuseppe Verdi, se basó en esta novela. La novela está ambientada en París, y algunos lugares campestres cercanos como Bougival. Podríamos ubicarla alrededor de 1840, durante la monarquía de Luis Felipe de Orleans. La duración de la trama es de aproximadamente tres años, aunque sólo durante un año existe acción. https://es.wikipedia.org/wiki/La_dama_de_las_camelias

“La sonrisa que me mostraste, con las flores que me diste, la guardé en el cofre de la memoria. Pero después de irte, me dejó y la nostalgia se fue herida a mi corazón. Mi vida se reduce, Dama de las camelias, en dos flores sin perfume, Dama de las Camelias” (canción Dama das Camélias)
Caetano Veloso (1942-) Cantautor y músico brasileño

MARGARITA GAUTIER (Camille) – 1936

camille

Director George Cukor
Guión Frances Marion, James Hilton y Zoe Akins
Fotografía William H. Daniels y Karl Freund
Música Herbert Stothart
Producción Metro Goldwyn Mayer
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 103m. B/N
Reparto Greta Garbo, Robert Taylor, Lionel Barrymore, Elizabeth Allan, Henry Daniell, Jessie Ralph, Laura Hope Crews, Lenore Ulric.

“Quizá será mejor que viva en tu corazón, donde el mundo no me pueda ver”

La célebre novela La dame aux camélias de Alexandre Dumas (hijo) ha sido objeto de múltiples adaptaciones cinematográficas, entre ellas obras de reputados realizadores como Fred Niblo (1926), Abel Gance (1934) o Mauro Bolognini (1981), pero ninguna de ellas ha alcanzado la exquisitez y sensibilidad que irradia esta magistral versión de Cukor. La ardiente y patética historia de amor entre Armand Duval, un joven apuesto e inexperto perteneciente a la alta burguesía provinciana, y Marguerite Gautier, una hermosa y cotizada cortesana aquejada de tuberculosis, fue resuelta con un incuestionable talento melodramático y una sublime elegancia, tanto en su cadenciosa puesta en escena como en la propensión decorativista de su realizador, que permitió reconstruir el ocioso París del s. XIX con una prodigiosa distinción y suntuosidad. Prodigiosa dirección de actores, que incluía una de las composiciones más sublimes, conmovedoras e inmortales de Greta Garbo, para un largometraje que, aún en la actualidad, se mantiene como un absoluto paradigma del romanticismo fílmico.

Otras adaptaciones de LAS DAMA DE LAS CAMELIAS

La dama de las camelias – Ray C. Smallwood (1921)
La mujer de las camelias – Ernesto Arincibia (1953)
Camelia – Roberto Gavaldón (1954)

3 comments

  1. Ya que empiezas con un cita perteneciente a una canción sobre la Dama de las Camelias, por cierto de uno de mis cantantes preferidos brasileño, te dejo otra canción con el mismo título, perteneciente a un grupo de rock peruano llamado Turmanye. Un abrazo, Antonio.

    Me gusta

  2. Estamos ante un sublime melodrama romántico en el que el exquisito talento de Cukor, su elegante sentido de la puesta en imágenes, su perceptiva visión sobre los personajes y la historia que nos cuenta, supo hacer inolvidables la mayoría de las escenas, consiguiendo además arrancar una modulada y convincente actuación al poco expresivo Robert Taylor como el vehemente joven Armand. Aunque la gran virtud de la película, que resulta perfecta en todos sus apartados, lo que la ha elevado por encima del tiempo y de cualquier comparación, es la subyugante composición que de su personaje, Margarita, hace la impar e irradiante Greta Garbo. Ella consigue de manera casi mágica elevar la intensidad de todos los planos en que aparece. Enamora a la cámara y los espectadores somos raptados y hechizados. Para la historia han quedado muchos momentos, pero la bellísima secuencia de la muerte de Margarita en brazos de su amado da la medida del grado de emoción que puede llegar a transmitir una imagen cinematográfica cuando detrás de su elaboración confluyen los genios de aquellos demiurgos de la turbación, de la exaltación, que habitaban los estudios hollywoodenses en la dorada década de los años treinta del pasado siglo. Algo irrepetible… porque ya vivimos en otro mundo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s