Myrna Loy

MONZÓN (Vinieron las lluvias)

Viento estacional que se produce por el desplazamiento del cinturón ecuatorial. En verano los vientos soplan de sur a norte, cargados de lluvias. En invierno, son vientos del interior que vienen secos y fríos. Especialmente en el océano Índico y el sur de Asia. El monzón del suroeste que arranca de la costa de Kerala, en la India, comienza generalmente en la primera quincena de junio. http://es.wikipedia.org/wiki/Monz%C3%B3n

“Un Neruda aburrido, sofocado por el tedio de un Oriente que lo ataca con el bramido del viento monzón, el clima enervante, siente que esa comarca extranjera no se le entrega y lo exilia, al revés de las mujeres de vestido morado, que sí se entregan y lo desexilian” (libro Fragmentos del eslabón perdido: historia de una apóstata)
Volodia Teitelboim (1916-2008) Abogado, político y escritor chileno

VINIERON LAS LLUVIAS (The rains came) – 1939

vinieron

Director Clarence Brown
Guión Philip Dunne y Julien Josephson
Fotografía Arthur Miller
Música Alfred Newman
Producción 20th. Century Fox
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 100m. B/N
Reparto Myrna Loy, George Brent, Tyrone Power, Brenda Joyce, Maria Ounspenskaya, Jane Darwell, Joseph Schildkraut, Henry Travers

“Estoy harta de ser británica y aparentar que no estoy asustada”

Si bien no acostumbra a figurar entre las mejores producciones norteamericanas de 1939, año habitualmente considerado como el más fructífero de la historia del cine hollywoodiense en cuanto a la calidad artística de sus títulos, esta adaptación del best-seller homónimo de Louis Bromfield merece ser destacada por la maestría con la que Brown manejó una exótica historia de pasiones dentro del esquema tradicional del cine de catástrofes, tan en boga en la segunda mitad de los treinta. Así pues, el romance entre una fogosa aristócrata británica y un cirujano hindú en una India colonial en vísperas del monzón compartía menú con una ensalada de calamidades varias (inundaciones, terremotos o, incluso, epidemias de cólera), condimentada con esmero gracias a los prominentes efectos especiales de Edmund H. Hansen y Fred Sersen. El encanto de esta generosa producción de Darryl F. Zanuck, espléndidamente fotografiada e interpretada, continúa eclipsando hoy en día la mediocre versión en Eastmancolor y Cinemascope dirigida por Jean Negulesco, LAS LLUVIAS DE RANCHIPUR (1955).

Otras películas azotadas por el MONZÓN

Isle of forgotten sins – Edgar G. Ulmer (1943)
La boda del Monzón – Mira Nair (2001)
Monsoon Shootout – Amit Kumar (2013)

CÓCTEL (La cena de los acusados)

Preparación a base de una mezcla de diferentes bebidas en diferentes proporciones, que contiene por lo general uno o más tipos de bebidas alcohólicas junto a otros ingredientes, generalmente jugos, frutas, miel, leche o crema, especias, etc. También son ingredientes comunes de los cócteles las bebidas carbónicas o refrescos sin alcohol, la soda y el agua tónica. Estas bebidas están servidas por personas llamadas barman. (Wikipedia)

“La sexualidad y un cóctel. Duran el mismo tiempo, producen el mismo efecto, y vienen a significar lo mismo”
D.H. Lawrence (1885-1930) Escritor inglés

LA CENA DE LOS ACUSADOS (The thin man) – 1934

cena2

Director W.S. Van Dyke
Guión Frances Goodrich y Albert Hackett
Fotografía James Wong Howe
Música William Axt
Producción Metro Goldwyn Mayer
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 90m. B/N
Reparto William Powell, Myrna Loy, Maureen O’Sullivan, Nat Pendleton, Minna Gombell, César Romero, Porter Hall, William Henry, Edward Ellis.

“Lo más importante es el ritmo. Siempre hay que tener ritmo al hacer un cóctel. Por ejemplo, un Manhattan se debe hacer a ritmo de fox-trot, un Bronx a dos pasos, un Dry Martini siempre a ritmo de vals”

Encantadora y astuta adaptación de la última novela de Dashiell Hammett, cuyo clamoroso éxito de crítica y público originaría una popular y amplia sucesión de películas inspiradas en las ingeniosas aventuras detectivescas de su entrañable pareja protagonista y el pequeño fox terrier que los acompañaba, entre las que destaca su inmediata secuela ELLA, ÉL Y ASTA (1936), dirigida también por W.S. Van Dyke. La sorprendente habilidad y desenvoltura con la que se alternaba la comedia doméstica de enredos y la intriga criminal en el entorno de la clase alta neoyorquina, así como la agilidad e ironía de sus diálogos, sobre todo los concernientes a las continuas pero cariñosas discusiones que el agente mantenía con su locuaz esposa y ayudante entre abundantes copas y cócteles, se erigieron en las bazas fundamentales sobre las gravitaría esta placentera serie, que, como es lógico, acabó por consolidar la química, sofisticación y desparpajo del binomio Powell/Loy, convirtiéndolos en uno de los matrimonios cinematográficos más emblemáticos del Hollywood clásico.

Otras películas donde se sirve algún tipo de CÓCTEL

Eva al desnudo – Joseph L. Mankiewicz (1950) / Dry Martini-Gibson
La tentación vive arriba – Billy Wilder (1955) / Whisky Sour
El Padrino II – Francis Ford Coppola (1974) / Banana Daiquiri

SASTRE (Ámame esta noche)

Persona que ejerce el oficio de la sastrería, un arte que consiste en la creación de prendas de vestir principalmente masculinas (traje, pantalón, chaleco) de forma artesanal y a medida, o sea, diseñando exclusivamente de acuerdo con las medidas y preferencias de cada cliente, sin hacer un uso estandarizado de numeración preexistente. (Wikipedia)

“Si tu intención es descubrir la verdad, hazlo con sencillez, la elegancia déjasela al sastre”
Albert Einstein (1879-1955) Físico alemán de origen judío

ÁMAME ESTA NOCHE (Love me tonight) – 1932

ámame

Director Rouben Mamoulian
Guión Samuel Hoffenstein, Waldemar Young y George Marion Jr.
Fotografía Victor Milner
Música Richard Rodgers y Lorenz Hart
Producción Paramount
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 104m. B/N
Reparto Maurice Chevalier, Jeanette MacDonald, Charlie Ruggles, Charles Butterworth, C. Aubrey Smith, Myrna Loy, Elizabeth Patterson
* Maurice Chevalier – Mimi

“Un sastre de encargo que no tiene costumbre es como un marinero, nadie confiará en él. Pero hay magia en la música de mis tijeras. No derramo lágrimas, préstame tus oídos”

Una vez alcanzada la gesta de incorporar el aún desconocido sonido como un recurso expresivo más dentro del proceso de creación de APLAUSO (1929), una ópera prima más que estimable, Mamoulian se propuso dar carpetazo al estatismo propio del musical hollywoodiense de la época con esta deliciosa adaptación de la pieza teatral Tailor in the château de Paul Armont y Leopold Marchand. Sirviéndose de la pareja predilecta de las exitosas operetas de Lubitsch, ensambló con una sorprendente inventiva técnica y formal la fortuita e improbable historia de amor entre una encopetada princesa y un presuntuoso sastre parisino hasta componer una sinfónica miscelánea de romanticismo campestre y comicidad vivificadora, de la que subyacen momentos tan inolvidables como el antológico montaje sincopado de la secuencia inicial, la original aplicación del contagioso tema Isn’t it romantic? para establecer el primer vínculo sentimental entre la pareja u otras armoniosas y pegadizas tonadas concebidas por Richard Rodgers y Lorenz Hart como Lover, Mimi o Love me tonight.

Otras películas sobre SASTRES

El tenorio tímido – F.Newmeyer y S.Taylor (1924)
Competencia desleal – Ettore Scola (2001)
La mano – Wong Kar-Wai (2004)

AFECTIVIDAD (Los mejores años de nuestra vida)

Capacidad de reacción de un sujeto ante los estímulos que provienen del medio externo o interno, cuyas principales manifestaciones son los sentimientos y las emociones. (Espasa-Calpe)

“El matrimonio es un contrato de afectividad que no garantiza nunca su cumplimiento, pues el cariño se revisa cada mañana”
Pierre J. Proudhon (1809-1865) Filósofo político y revolucionario francés

LOS MEJORES AÑOS DE NUESTRA VIDA (The best years of our lives) – 1946

best

Director William Wyler
Guión Robert E. Sherwood
Fotografía Gregg Toland
Música Hugo Friedhofer
Producción Samuel Goldwyn
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 172m. B/N
Reparto Fredric March, Dana Andrews, Harold Russell, Myrna Loy, Theresa Wright, Virginia Mayo, Cathy O’Donnell, Hoagy Carmichael.

“Lo que más miedo me da es que ahora van a tratar todos de rehabilitarme”

La dura experiencia vivida por William Wyler en la Gran Guerra resultó fundamental a la hora de aceptar la propuesta del entonces productor independiente Samuel Goldwyn de dirigir una película sobre las dificultades del regreso a la vida civil de los excombatientes en la Segunda Guerra Mundial, tanto en su readaptación laboral como en la reconstrucción de su entorno familiar. El resultado fue un emotivo melodrama realista, inspirado en el relato Glory for me de McKinlay Kantor, que yuxtaponía en un tono profundamente melancólico las diferentes contrariedades de carácter social y afectivo que experimentan un sargento de infantería de acomodada situación profesional (March), un capitán de aviación sin empleo (Andrews) y un mutilado marinero de clase media (Russell, auténtico veterano de guerra). La pureza y sobriedad de su realización, la enternecedora delicadeza de sus interpretaciones y una majestuosa fotografía de Gregg Toland, con especial esmero en la profundidad de campo, convierten al film en uno de los títulos hollywoodienses más sugestivos, emblemáticos e influyentes de los años cuarenta.

Otras películas que expresan grandes dosis de AFECTIVIDAD

La gran ilusión – Jean Renoir (1937)
¿Dónde está la casa de mi amigo? – Abbas Kiarostami (1987)
Tierras de penumbra – Richard Attenborough (1993)

ESCENOGRAFÍA (El gran Ziegfeld)

Todos los elementos visuales que conforman una escenificación, sean corpóreos (decorado, accesorios), la iluminación o la caracterización de los personajes (vestuario, maquillaje, peluquería); ya sea la escenificación destinada a representación en vivo (teatro, danza), cinematográfica, audiovisual, expositiva o destinada a otros acontecimientos. http://es.wikipedia.org/wiki/Escenograf%C3%ADa

“La arquitectura (es) una escenografía teatral donde los actores pincipales son las personas, y para dirigir dramáticamente el diálogo entre esas personas y el espacio está la técnica de diseño”
Kisho Kurokawa (1934-2007) Arquitecto japonés

EL GRAN ZIEGFELD (The great Ziegfeld) – 1936

El_gran_Ziegfeld-137216315-large

Director Robert Z. Leonard
Guión William Anthony McGuire
Fotografía Walter Donaldson
Música Ray June, Oliver T. Marsh, Karl Freund, Merritt Gerstad y George Folsey
Producción Metro Goldwyn Mayer
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 172m. B/N
Reparto William Powell, Louise Rainer, Myrna Loy, Frank Morgan, Fannie Brice, Ray Bolger, Ernest Cossart, Reginald Owen, Virginia Bruce.

“La gente que se dedica a los números nunca es feliz”

Con el propósito de neutralizar las caleidoscópicas coreografías con las que Berkeley triunfaba en la Warner, la MGM acomodó al género todo el potencial de su glamouroso estilo para lanzar una serie de fastuosas reconstrucciones musicales, cuyo ejemplo más insigne se halla en este sugestivo y colosal “biopic” sobre la figura de Florenz Ziegfeld, un ambicioso feriante de Chicago que prosperó de forma meteórica en el mundo del espectáculo hasta convertirse en el más poderoso e influyente escenógrafo/empresario de Broadway y en el auténtico fundador del musical moderno. El film acertó en grado máximo al atenuar la ostentosa reproducción del material escénico con un registro eminentemente dramático y un notorio reparto, del que sobresalían Myrna Loy dando vida a Billie Burke y la cantante cómica Fannie Brice, que en 1968 sería homenajeada por Wyler y Barbra Streisand en FUNNY GIRL. Profesionales de la talla del modista Adrian o el decorador Cedric Gibbons contribuyeron a alcanzar la deslumbrante aparatosidad estética de números como A pretty girl is like a melody.

Otras películas sobre ESCENOGRAFÍA

La calle 42 – Lloyd Bacon (1933)
Un americano en París – Vincente Minnelli (1951)
Moulin Rouge – Baz Luhrmann (2001)