Teresa Wright

BÉISBOL (El orgullo de los yanquis)

Deporte que se practica en un campo cuadrado de 30m. de lado entre dos equipos de nueve jugadores cada uno. Se trata de golpear con un bate una pequeña pelota lanzada con la mano por un contrario y recorrer el perímetro de un cuadrado interior del campo pasando por las cuatro esquinas o bases antes que el rival recupere el control del juego. Gana el equipo que más veces lo consigue a lo largo de las nueve partes o entradas de que consta el partido. (google.com)
Se practica especialmente en países como Estados Unidos, Canadá, México y Venezuela, es decir, con predominio de la zona norte y central del continente americano. (definicionabc.com)

“Béisbol es acerca de talento, trabajo duro y estrategia, pero a un nivel muy profundo, es acerca de amor, integridad y respeto”
Pat Gillick (1937-) Ejecutivo estadounidense de béisbol profesional

EL ORGULLO DE LOS YANQUIS (The Pride of the yankees) – 1942

beisbol

Director Sam Wood
Guion Jo Swerling y Herman J. Mankiewicz
Fotografía Rudolph Maté
Música Leigh Harline
Producción RKO
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 128m. B/N
Reparto Gary Cooper, Teresa Wright, Babe Ruth, Walter Brennan, Dan Duryea, Elsa Janssen, Ludwig Stössel, Virginia Gilmore.

«La gente tiene que vivir su propia vida. Nadie puede vivirla por ti. Nadie podría haber hecho del tío Otto un jugador de béisbol, y nadie puede hacer de mí otra cosa que un jugador de béisbol»

Con treinta y siete años, casi dos después de serle diagnosticada una esclerosis lateral amiotrófica que truncó prematuramente su carrera, Lou Gehrig fallecía en 1941 dejando tras de sí multitud de récords y un imborrable recuerdo como idolatrada estrella del béisbol. Vislumbrando una oportunidad de lucimiento para Gary Cooper, Samuel Goldwyn se apresuró a producir un apasionado biopic sobre su vida profesional y privada, desde su humilde infancia en el seno de un familia inmigrante alemana hasta su emocionante despedida en el estadio de los Yankees de Nueva York, con los que disputó dos mil ciento treinta partidos consecutivos durante diecisiete temporadas, catorce seguidas sin perder. Sam Wood supo alternar pinceladas de humor costumbrista y tiernos envites melodramáticos con dinámica solidez narrativa para llevar a buen puerto esta propagandística loa al pundonor y la tenacidad del ciudadano medio estadounidense, aducida bajo el tan cacareado dogma del sueño americano. Deliciosa presencia de Teresa Wright y loable contribución del también mítico jugador Babe Ruth, interpretándose a sí mismo.

Otras películas ambientadas en el mundo del BÉISBOL

Te compraré – Masaki Kobayashi (1956)
El mejor – Barry Levinson (1984)
Moneyball: Rompiendo las reglas – Bennett Miller (2011)

IMPERCEPTIBILIDAD (El rastro de la pantera)

Imposibilidad de que una cosa pueda percibirse, en especial por los sentidos. (Larousse Editorial)

“La cólera se transforma muy fácilmente en concupiscencia agresiva y la pena, si se la da una oportunidad, se convierte, de modo casi imperceptible, en la sensualidad más deliciosa”
Aldous Huxley (1894-1963) Escritor británico

EL RASTRO DE LA PANTERA (The track of the cat) – 1954

track

Director William A. Wellman
Guion A.I. Bezzerides
Fotografía William A. Clothier
Música Roy Webb
Producción Warner Bros.
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 102m. Color
Reparto Robert Mitchum, Teresa Wright, Tab Hunter, Diana Lynn, Beulah Bondi, Philip Tonge, William Hopper.

«Cuando me asalta el temor de que quizás deje de existir…»

Insólita conjunción de western, suspense y drama psicológico de cariz shakesperiano, basada en la alegórica novela homónima de Walter Van Tilburg Clark, que desvelaba con desusada premiosidad narrativa la tensa, enfermiza y soterrada angustia que alimenta una disfuncional familia de rancheros, aferrada a los convencionalismos y oprimida por el fanatismo religioso, en su afán por neutralizar la ominosa e imperceptible amenaza de un felino negro que atemoriza su ganado. Ubicada en las níveas montañas de California, a finales del siglo XIX, deviene una experiencia cromática de palpitante creatividad, salpimentada con una plétora de ominoso simbolismo e inquietantes concesiones a la fantasmagoría por el siempre eficiente William A. Wellman, que, probablemente, firmó aquí su última gran película a pesar del fracaso en taquilla. Portentosa fotografía en Technicolor y Cinemascope a cargo del fordiano William H. Clothier e impecable reparto, encabezado por el impertérrito Robert Mitchum y enaltecido por una estupenda Beulah Bondi, en el papel de intransigente matriarca del clan.

Otras películas cuya intriga está determinada por la IMPERCEPTIBILIDAD de una amenaza

La amenaza de Andrómeda – Robert Wise (1971)
Stalker – Andrei Tarkovsky (1979)
El bosque – M. Night Shyamalan (2004)

ARPÍA (La loba)

1. Mujer que se comporta con maldad.
2. Persona codiciosa, que saca cuanto puede con arte y maña.
(Larousse Editorial)

«Mi primera mujer era una arpía, pero, muchacho, el punto del gazpacho, joder si lo tenía. Se llamaba… digamos que Sofía» (canción Pero que hermosas eran)
Joaquín Sabina (1949-) Cantautor, poeta y pintor español

LA LOBA (The little foxes) – 1941

Director William Wyler
Guion Lillian Hellman
Fotografía Gregg Toland
Música Meredith Willson
Producción Samuel Goldwyn/Metro Goldwyn Mayer
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 116m. B/N
Reparto Bette Davis, Herbert Marshall, Teresa Wright, Richard Carlson, Dan Duryea, Patricia Collinge, Charles Dingle, John Marriott.
* Johann Strauss – Rosen aus dem Süden

«¿A dónde iba a ir? ¿Qué dinero tenía? No lo pensé mucho, si lo hubiera hecho, habría sabido que morirías antes que yo. Pero no podría haber adivinado que tendrías un problema cardíaco tan pronto y tan grave. Tengo suerte Horace. Siempre he tenido suerte. Tendré suerte de nuevo»

Sublime y perturbadora adaptación de la obra teatral homónima de Lillian Hellman que significó la ruptura artística entre William Wyler y Bette Davis, debido a las graves y múltiples desavenencias surgidas entre ambos durante el arduo rodaje. La súbita industrialización a finales del siglo XIX y sus traumáticas consecuencias en el arrogante y tradicional sur estadounidense, palpables en el retorcido proceder de la familia protagonista, conducían a un inexorable análisis de la ambición y el egoísmo, escrutado a través de una atmósfera de rugosa psicología y acrecentada tensión dramática que culminaba con el desalmado consentimiento conyugal a la repentina muerte del cabeza de familia. La esplendorosa majestuosidad de su puesta en escena, alimentada por una brillante absorción de la percepción teatral al ámbito cinematográfico, quedó realzada por un lujoso vestuario, una maravillosa fotografía de Gregg Toland y un apropiado reparto dimanante de los escenarios de Broadway, abanderado por una conmovedora Miss Davis, en uno de los personajes más despiadados e insensibles de toda su carrera.

Otras películas con protagonismo de una ARPÍA

Las diabolicas – H.G. Clouzot (1955)
Las amistades peligrosas – Stephen Frears (1988)
Amantes – Vicente Aranda (1991)

SERMÓN (La señora Miniver)

Oratoria que consiste en un discurso de tema religioso, por lo general pronunciado durante el culto cristiano. El sermón se pronunciaba, en la primera liturgia cristiana, en latín, pero después, en vista de que el pueblo ya no entendía el latín culto, empezó a pronunciarse en lengua vernácula, mientras que el resto de la liturgia continuaba pronunciándose en latín (…) El sermón podría ser dogmático, místico, ascético o parenético. Era dogmático si trataba de dogmas; los que explicaban los misterios, eran los sermones místicos; los que trataban sobre las prácticas religiosas, se denominaban ascéticos y los que versaban sobre cuestiones morales, parenéticos. https://es.wikipedia.org/wiki/Serm%C3%B3n

“La prueba de un predicador es cuando su congregación no sale diciendo qué sermón más bonito, sino haré algo”
San Francisco de Sales (1567-1622) Santo y obispo francés

LA SEÑORA MINIVER (Mrs. Miniver) – 1942

miniver

Director William Wyler
Guión Arthur Wimperis, George Froeschel, James Hilton y Claudine West
Fotografía Joseph Ruttenberg
Música Herbert Stothart
Producción Metro Goldwyn Mayer
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 134m. B/N
Reparto Greer Garson, Walter Pidgeon, Teresa Wright, Richard Ney, Dame May Whitty, Reginald Owen, Henry Travers, Henry Wilcoxon.

«No es ésta una guerra sólo para soldados uniformados, es una guerra del pueblo (de todo el pueblo) y debe ser luchada no sólo en los campos de batalla sino en los pueblos y ciudades, en las fábricas y en las granjas, en el hogar y en el corazón de cada hombre, mujer y niño que ame la libertad»

Provechosa adaptación de la novela homónima de Jan Struther, que, gracias a la característica sensibilidad dramática de su realizador y a un conjunto de estupendas interpretaciones, franqueaba los designios propagandísticos y moralizantes bajo los que fue concebida hasta erigirse en el melodrama de trasfondo bélico por excelencia. La película, que con el paso de los años ha visto inexorablemente menguado el impacto que causó en el momento de su estreno, arrancaba divulgando los valores familiares y ciertas peculiaridades de la sociedad británica (como su arraigado tradicionalismo o sus ideales clasistas) en forma de crónica costumbrista con tenues matices de comedia, para, posteriormente, entrar a fondo en las trágicas y conmovedoras repercusiones que comporta el inicio de la Segunda Guerra Mundial en el seno de una respetable familia de clase media, haciendo especial hincapié en la necesidad de conservar la esperanza y fomentar la serenidad ante el estremecimiento colectivo que provoca el riesgo a padecer infortunios irreparables. Espléndidas interpretaciones, lideradas por una Greer Garson absolutamente maravillosa.

Otras películas marcadas por la fibra emocional de algún SERMÓN

Moby Dick – John Huston (1956)
Castillos en la arena – Vincente Minnelli (1965)
La duda – John Patrick Shanley (2008)

TÍO (La sombra de una duda)

Tío, tía. Hermano o hermana del padre o de la madre de una persona, o cónyuge de uno de estos hermanos. (Larousse Editorial)

«Y como no teníamos apellidos, ni hojas de parra, ni un tío concejal, ni más Dios que Cupido no sirvió de nada protestar» (canción Eva tomando el sol)
Joaquín Sabina (1949-) Cantautor y poeta español

LA SOMBRA DE UN DUDA (The shadow of a doubt) – 1943

sombra

Director Alfred Hitchcock
Guión Thorton Wilder, Alma Reville y Sally Benson
Fotografía Joseph Valentine
Música Dimitri Tiomkin
Producción Universal
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 108m. B/N
Reparto Joseph Cotten, Teresa Wright, McDonald Carey, Patricia Collinge, Hume Cronyn, Henry Travers, Wallace Ford, Edna May Wonacott.

«Para qué pensar en el pasado, para qué pensar en el futuro. El presente es lo que importa»

La repentina irrupción de un peligroso ladrón y asesino de viudas en la apacible localidad californiana de Santa Rosa, en la que aparece para refugiarse en casa de su hermana y donde entablará una apegada relación con su dulce sobrina, constituye la famosa trama ideada por Gordon McDonell que el denominado «mago del suspense» convirtió en uno de los títulos más brillantes y significativos del cine americano de principios de los cuarenta. Fiel a su instinto progresista y transgresor, el cineasta británico incorporó por primera vez su particular sentido de la intriga a una realista y metódica crónica de costumbres, manipulando al espectador a través de una atmósfera psicológica tan armónica como inquietante. Por otra parte, la película sirvió para afianzar el prototipo de carácter pernicioso, distinguido y cautivador que, con el tiempo, se convertiría en una de las peculiaridades más características del universo hitchcockiano y, cuyo talante, estaba aquí representado por un adecuado Joseph Cotten, que, al igual que la delicada Teresa Wright, realizó una interpretación absolutamente magistral.

Otras películas con protagonismo de algún TÍO/A

Mi tío Jacinto – Ladislado Vajda (1956)
Mi tío – Jacques Tati (1958)
La tía Tula – Miguel Picazo (1964)