Bette Davis

VESTIDO (Jezabel)

El vestido puede servir para designar un traje de mujer.​ Si nos atenemos a una definición más estricta, un vestido se compone concretamente de una falda y cuerpo en una misma pieza y tela. Hasta los años 60 del siglo XX será considerado como un elemento clásico de la moda femenina, siendo desde entonces un elemento menos frecuente en su uso, relegado en ocasiones a celebraciones especiales. Los vestidos pueden ser para distintas ocasiones y depende de estas ocasiones el tipo, material, forma y color que tenga dicho vestido. (Wikipedia)

“Entiendo que te gusten los vestidos largos. Tapan muchos defectos”
Mae West (1893-1980) Actriz estadounidense

JEZABEL (Jezebel) – 1938

Director William Wyler
Guion Abem Finkel, Clements Ripley y John Huston
Fotografía Ernest Haller
Música Max Steiner
Producción Warner Bros.
Nacionalidad Dinamarca/ Suecia
Duración 103m. B/N
Reparto Bette Davis, Henry Fonda, George Brent, Margaret Lindsay, Donald Crisp, Fay Bainter, Richard Cromwell, Spring Byington.

“¿Estás seguro de que es el vestido? No puede ser que tengas miedo, miedo de que alguien me insulte y te resulte necesario defenderme”

Espléndido melodrama sureño, basado en la famosa obra teatral homónima de Owen Davis, que constituye la primera de las tres insignes películas que brotaron de la relación profesional y afectiva entre William Wyler y Bette Davis. Ambientado en la Nueva Orleans de 1852, narraba la historia de una muchacha posesiva, consentida e irresponsable, de instinto manipulador y un orgullo ilimitado, que actúa al margen de las férreas y arcaicas tradiciones sudistas sin temer al escándalo, como demuestra al presentarse en un baile de sociedad con un vestido rojo como acto de humillación contra su amado. Una obra intensa, febril y arrebatadora, resuelta con la habitual soltura descriptiva de su ilustre realizador y potenciada por la competencia de un excepcional equipo técnico y actoral, abanderado por la temperamental “Reina de Hollywood”, que, si bien sirvió para consolidarla como rutilante estrella, no le otorgó el suficiente grado de aquiescencia para poder interpretar a Scarlett O’Hara en LO QUE EL VIENTO SE LLEVÓ, aunque una previa votación radiofónica la investía como favorita del público para hacerse con tan análogo papel.

Otras películas recordadas, entre otras cosas, por un VESTIDO

Gilda – Charles Walters (1946)
La tentación vive arriba – Billy Wilder (1955)
Desayuno con diamantes – Blake Edwards (1961)

ARPÍA (La loba)

1. Mujer que se comporta con maldad.
2. Persona codiciosa, que saca cuanto puede con arte y maña.
(Larousse Editorial)

“Mi primera mujer era una arpía, pero, muchacho, el punto del gazpacho, joder si lo tenía. Se llamaba… digamos que Sofía” (canción Pero que hermosas eran)
Joaquín Sabina (1949-) Cantautor, poeta y pintor español

LA LOBA (The little foxes) – 1941

Director William Wyler
Guion Lillian Hellman
Fotografía Gregg Toland
Música Meredith Willson
Producción Samuel Goldwyn/Metro Goldwyn Mayer
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 116m. B/N
Reparto Bette Davis, Herbert Marshall, Teresa Wright, Richard Carlson, Dan Duryea, Patricia Collinge, Charles Dingle, John Marriott.
* Johann Strauss – Rosen aus dem Süden

“¿A dónde iba a ir? ¿Qué dinero tenía? No lo pensé mucho, si lo hubiera hecho, habría sabido que morirías antes que yo. Pero no podría haber adivinado que tendrías un problema cardíaco tan pronto y tan grave. Tengo suerte Horace. Siempre he tenido suerte. Tendré suerte de nuevo”

Sublime y perturbadora adaptación de la obra teatral homónima de Lillian Hellman que significó la ruptura artística entre William Wyler y Bette Davis, debido a las graves y múltiples desavenencias surgidas entre ambos durante el arduo rodaje. La súbita industrialización a finales del siglo XIX y sus traumáticas consecuencias en el arrogante y tradicional sur estadounidense, palpables en el retorcido proceder de la familia protagonista, conducían a un inexorable análisis de la ambición y el egoísmo, escrutado a través de una atmósfera de rugosa psicología y acrecentada tensión dramática que culminaba con el desalmado consentimiento conyugal a la repentina muerte del cabeza de familia. La esplendorosa majestuosidad de su puesta en escena, alimentada por una brillante absorción de la percepción teatral al ámbito cinematográfico, quedó realzada por un lujoso vestuario, una maravillosa fotografía de Gregg Toland y un apropiado reparto dimanante de los escenarios de Broadway, abanderado por una conmovedora Miss Davis, en uno de los personajes más despiadados e insensibles de toda su carrera.

Otras películas con protagonismo de una ARPÍA

Las diabolicas – H.G. Clouzot (1955)
Las amistades peligrosas – Stephen Frears (1988)
Amantes – Vicente Aranda (1991)

NIÑERA (A merced del odio)

Persona que se encarga de cuidar los niños de un tercero. Desde mediados del siglo XX comúnmente se debe a que los padres de la persona cuidada no pueden ocuparse de él porque mantienen una actividad laboral. (Wikipedia)

“Una noche, cuando aún estaba en los brazos de la niñera, quise tocar la cafetera, que estaba hirviendo alegremente. La niñera me lo hubiese impedido, pero mi madre dijo ‘Déjale que la toque’. Así que la toqué… y esa fue mi primera lección del significado de libertad”
John Ruskin (1819-1900) Escritor, crítico de arte, sociólogo, artista y reformador social​ británico

A MERCED DEL ODIO (The nanny) – 1965

Director Seth Holt
Guión Jimmy Sangster
Fotografía Harry Waxman
Música Richard Rodney Bennett
Producción Seven Arts/Hammer Film
Nacionalidad Gran Bretaña
Duración 90m. B/N
Reparto Bette Davis, Jill Bennett, William Dix, James Villiers, Wendy Craig, Pamela Franklin, Maurice Denham, Jack Watling, Alfred Burke.

“Un empleo de esta clase no se le puede dar a cualquiera. Y es muy necesario que los padres tengan confianza en nosotras. Créame, no estoy pensando solo en mí, nunca he sido vanidosa, sino en todas esas otras mujeres igual que yo. Todas las que han dedicado por entero sus ilusiones y su vida a cuidar de los hijos de otras personas”

El crispado vínculo de aversión, recelo y sometimiento que establece un conflictivo niño de diez años con su misteriosa niñera, unido a la poderosa relación de dominio que ésta ejerce sobre la madre del muchacho, según la novela The nanny de Evelyn Piper, polarizan el sinuoso y perturbador universo de cotidianeidad loseyana sobre el que gravita este valioso prototipo de terror psicológico, producido bajo los auspicios de la mítica Hammer. Seth Holt, prometedor realizador británico de origen palestino que falleció en 1971 al sufrir una repentina insuficiencia cardíaca con tan solo 47 años, supo expandir la ingénita turbulencia sensitiva del relato con una atmósfera densa y claustrofóbica, trenzada con adecuadas dosis de barroquismo visual y perceptiblemente singularizada por la entusiasta predisposición histriónica de Miss Bette Davis, por entonces interesada en prorrogar aquel inesperado resurgir artístico que sobrevino de la mano de Robert Aldrich y su formidable díptico sobre el esperpento y la demencia, compuesto por ¿QUÉ FUE DE BABY JANE? (1962) y CANCIÓN DE CUNA PARA UN CADÁVER (1964).

Otras películas protagonizadas por una NIÑERA

Sonrisas y lágrimas – Robert Wise (1965)
La mano que mece la cuna – Curtis Hanson (1992)
La niñera mágica – Kirk Jones (2006)

PREGUNTA (¿Qué fue de Baby Jane?)

Enunciado interrogativo que se emite con la intención de conocer algo u obtener alguna información. (google.es)

“Cuando fui a la escuela, me preguntaron qué quería ser cuando fuera grande, escribí feliz. Me dijeron que yo no entendía la pregunta. Les dije que no entendían la vida”
John Lennon (1940-1980) Músico multiinstrumentista y compositor inglés

¿QUÉ FUE DE BABY JANE? (Whatever happened to Baby Jane?) – 1962

Director Robert Aldrich
Guión Lukas Heller
Fotografía Ernest Haller
Música Frank De Vol
Producción Warner Bros.
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 132m. B/N
Reparto Bette Davis, Joan Crawford, Victor Buono, Maidie Norman, Marjorie Bennett, Anna Lee, Wesley Addy, Anne Barton, Bert Freed.

“Por favor, no deje bajo ningún concepto que mi hermana se entere del contenido de esta nota”

En la atormentada y rencorosa convivencia entre una actriz retirada e incapacitada en una silla de ruedas y su hermana, una alcoholizada y caricaturesca exniña prodigio, reside el sostén argumental de esta granguiñolesca adaptación de la novela homónima de Henry Farrell, cuyo sorprendente éxito sirvió para que sus dos temperamentales actrices protagonistas saldaran su pretérita rivalidad animadversiva y remontaran al mismo tiempo sus entonces decadentes carreras. Aldrich, que dos años más tarde insistiría en el novelista californiano para adaptar otro relato corto de similares características en la notable CANCIÓN DE CUNA PARA UN CADÁVER, demostró su talento para desarticular las convenciones del género modelando un drama psicológico malsano, esperpéntico y desalmado, que meditaba hondamente sobre la represión doméstica y desbarataba con extrema iracundia el mito efímero de la estrella hollywoodiense a través de una puesta en escena poderosa, persuasiva y contundente, marcada por una constante sensación de angustia y un sentido de la truculencia tan inequívoco como exacerbado.

Otras películas que utilizan una PREGUNTA como título

¿Qué he hecho yo para merecer ésto? – Pedro Almodóvar (1984)
¿Dónde está la casa de mi amigo? – Abbas Kiarostami (1987)
¿A quién ama Gilbert Grape? – Lasse Hallström (1993)

PRUEBA (La carta)

Cosa material, hecho, suceso, razón o argumento con que se prueba o se intenta probar que algo es de una determinada manera y no de otra. (google.es)
(en derecho) Todo motivo o razón aportado al proceso por los medios y procedimientos aceptados en la ley para llevarle al juez al convencimiento de la certeza sobre los hechos discutidos en un proceso. Ciertos autores le asignan a la prueba el fin de establecer la verdad de los hechos y no solamente el convencimiento al juez. (Wikipedia)

“La más clara prueba de que existe vida inteligente en otros planetas es que aún no han venido a visitarnos”
Sigmund Freud (1856-1939) Médico neurólogo austriaco de origen judío, padre del psicoanálisis

LA CARTA (The letter) – 1940

Director William Wyler
Guión Howard Koch
Fotografía Tony Gaudio
Música Max Steiner
Producción Warner Bros.
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 95m. B/N
Reparto Bette Davis, Herbert Marshall, James Stephenson, Gale Sondergaard, Sen Yung, Frieda Inescort, Bruce Lester, Cecil Kellaway.

“Solíamos vernos una o dos veces por semana. Nadie llegó a sospechar nada. Cada vez que nos veíamos me odiaba a mí misma, pero solo vivía pensando en verle de nuevo (…) Era como una persona que padece una grave enfermedad y no quiere recuperarse. En la misma agonía sentía placer”

Memorable adaptación de la pieza teatral homónima de William Somerset Maugham, a su vez inspirada en un cuento basado en hechos reales e incluido en su libro recopilatorio The casuarina tree, que trataba sobre el tormentoso e incontrolable sentimiento de la pasión adúltera y los poderosos privilegios de la clase alta en asuntos legales a partir del asesinato cometido por la ambiciosa, pérfida y manipuladora esposa del responsable de una plantación de caucho en la colonia anglosajona de Malasia. Un largometraje de una progresión dramática admirable, favorecido por la concienzuda dirección del siempre efectivo Wyler, la talentosa dirección de fotografía de Gregg Toland y unas prominentes interpretaciones a cargo de Herbert Marshall, cuya sobriedad interpretativa ya había sido puesta al servicio de Jean de Limur en la primera versión de la novela (1929), y, cómo no, de la gran Bette Davis, que despedazaba los cánones de belleza establecidos en Hollywood con sus ojos saltones mientras se consolidaba como una rutilante estrella de modales altivos e impetuosa personalidad.

Otras películas en cuyo título reside la PRUEBA incriminatoria del delito

Testigo de cargo – Billy Wilder (1957)
Único testigo – Peter Weir (1985)
La caja de música – Constantin Costa-Gavras (1989)