MALDAD (Las diabólicas)

Condición negativa relativa atribuida al ser humano que indica la ausencia de moral, bondad, caridad o afecto natural por su entorno y quienes le rodean. Actuar con maldad también implica contravenir deliberadamente usando la astucia, los códigos de conducta, moral o comportamiento oficialmente correctos en un grupo social. (Wikipedia)

“El mundo no está amenazado por las malas personas, sino por aquellos que permiten la maldad”
Albert Einstein (1879-1955) físico alemán de origen judío

LAS DIABÓLICAS (Les diaboliques) – 1955

Director Henri-Georges Clouzot
Guión H.G. Clouzot, Jérôme Géronimi, Frédéric Grendel y René Masson
Fotografía Armand Thirard
Música Georges Van Parys
Producción Filmsonor/Vera Film
Nacionalidad Francia
Duración 110m. B/N
Reparto Simone Signoret, Véra Clouzot. Paul Meurisse, Charles Vanel, Georges Chamarat, Jean Brochard, Michel Serrault, Jean Lefebvre.

“Si, tienes razón, no valgo nada. Soy una mala persona, una pequeña ruin. Eso es lo que el dijo. Pero la pequeña ruin tendrá su venganza (…) Mi único temor es que él nunca sabrá que yo lo maté”

Habilidosa adaptación de la novela Celle qui n’était plus de Boileau y Narcejac, que acabó de explotar la figura de H.G. Clouzot como el adalid europeo de un cine fundamentado en la hosquedad, la hipocondría, la ofuscación y la ruindad. El diabólico plan para erradicar el aborrecible despotismo del director de un lúgubre internado que traman su esposa y su amante, considerado en su momento como un producto artificioso y excesivamente granguiñolesco, deviene en realidad un competente ejemplar de suspense psicológico, alzado por un verismo de umbría fogosidad e interpretado por un terceto de actores francamente inspirado, y, en el caso de Véra Clouzot (consorte del realizador), incluso premonitorio, pues perecería en las mismas circunstancias que su desamparado personaje. Esta enfatizada representación de la abyecta maldad de la condición terráquea ha padecido múltiples emulaciones, incluso un anémico e irrisorio remake dirigido por Jeremiah S. Chechik en 1996, donde únicamente podía destacarse la casi siempre sugestiva presencia de Sharon Stone.

Otras películas que reflexionan sobre la MALDAD humana

Saló o los 120 días de Sodoma – Pier Paolo Pasolini (1975)
El silencio de los corderos – Jonathan Demme (1991)
La cinta blanca – Michael Haneke (2009)

7 comments

  1. Una muestra fantástica de hasta dónde la atmósfera, en este género, lo es todo, o casi todo. Turbia, desazonante; una maravilla. Un abrazo y buen día.

    Me gusta

    1. Una película memorable, no cabe duda. Quizás sea una de las películas clásicas que se han remakeado en las últimas decadas de forma más de deplorable, aunque todavía quede lejos del “Psicosis” de Gus Vant Sant. Me alegro mucho de volverte a ver por aquí, Manuel. Se te ha echado de menos. Un abrazo.

      Me gusta

  2. ¡Granguiñolesco! He de reconocer que siempre aprendo alguna palabra o expresión en tus posts. algo que agradezco sinceramente. He tenido que investigar un poco para dar con el significado de “granguiñolesco”. Copio y pego con el permiso de Muy Historia:

    “Fue un estilo de teatro provocador fundado en París en 1897 por el autor y director Oscar Métenier. Sus elementos típicos eran la caracterización de los actores con las extremidades cercenadas y los ojos arrancados, los estrangulamientos, y unos argumentos que trataban de esposas y maridos infieles que perpetraban venganzas espantosas. O sea, una especie de precedente teatral de lo que en cine es el gore, representado con entusiasmo y exageración. Mademoiselle Fifi, de Guy de Maupassant, fue la primera obra puesta en escena por el Grand Guignol parisino, que editó una revista con ese nombre hasta su cierre en 1962”.

    Me gusta

    1. Me alegro que más allá de descubrirte alguna que otra película, el blog consiga ampliar tu ya de por sí holgado vocabulario. Ahora, entiendo que alguna de ellas no podrás utilizarla muy a menudo. Por cierto, hace poco di entrada a otra película adscrita el estilo gran guiñol: “¿Qué fue de Baby Jane?“. Un abrazo y gracias por tu enorme fidelidad al blog.

      Me gusta

  3. ¡Y qué bien sigue funcionando esta película!
    La maldad es otro tema tratado en el cine y la importancia que ha tenido siempre frente al héroe, el villano o el malo.
    Me han venido dos a la cabeza sobre la maldad por naturaleza en dos seres humanos: La mala semilla, de Mervyn LeRoy, y también El beso de la muerte, de Henry Hathaway.

    Beso
    Hildy

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.