Henri-Georges Clouzot

RECELO (El cuervo)

Sospecha o falta de confianza hacia una persona por suponer que oculta malas intenciones o hacia una cosa por suponer que conlleva algún peligro. (google.es)

“Son la salsa de la farsa. El meollo, del mal rollo. La mecha de la sospecha. La llama de la jindama. Son el alma de la alarma, del recelo y del canguelo. Los chulapos del gazapo. Los macarras de la moral” (canción Los macarras de la moral)
Joan Manuel Serrat (1943-) Cantautor, compositor, actor, escritor, poeta y músico español.

EL CUERVO (Le corbeau) – 1943

Director Henri-Georges Clouzot
Guion Henri-Georges Clouzot y Louis Chavance
Fotografía Nicolas Hayer
Música Tony Aubin
Nacionalidad Francia/ Alemania
Duración 92m. B/N
Reparto Pierre Fresnay, Ginette Leclerc, Pierre Larquey, Noël Requevert, Bernard Lancret, Micheline Francey, Hélène Manson, Sylvie.

“¿Crees que hay gente que es sólo buena o sólo mala? ¿Piensas que lo bueno representa la luz y lo malo la oscuridad? Pero, ¿cuándo acaba la noche y empieza el día? ¿Dónde está la frontera? ¿Puedes tú afirmar con completa seguridad en qué lado te encuentras?”

Una de las más sobresalientes, representativas y, sin duda, controvertidas producciones francesas surgidas durante el período de ocupación nazi, basada en un caso verídico (el denominado proceso de Tulle), que, en 1951, originaría otra nueva y sugerente versión firmada por Otto Preminger bajo el título CARTAS ENVENENADAS. Clouzot aplicó su escepticismo fustigador y revolucionario a una intriga policíaca de marcado carácter costumbrista, que recreaba a la perfección el clima de sordidez, recelo y paranoia que predomina en la pequeña localidad de St.Robin ante los amenazadores anónimos recibidos por los ciudadanos más influyentes de la misma. Este certero y punzante análisis psicológico, puntuado con reminiscencias plásticas expresionistas y favorecido por un loable quehacer interpretativo, escandalizó a los sectores más retrógrados y nacionalistas del país por el supuesto tono antipatriótico de su discurso, repercutiendo de forma negativa en la trayectoria de su autor, que, acusado de colaboracionismo con el enemigo, fue apartado de su profesión durante los tres siguientes años.

Otras intrigas cinematográficas dominadas por el RECELO

Diez negritos – René Clair (1945)
El tesoro de Sierra Madre – John Huston (1948)
Atrapa un ladrón – Alfred Hitchcock (1955)

MALDAD (Las diabólicas)

Condición negativa relativa atribuida al ser humano que indica la ausencia de moral, bondad, caridad o afecto natural por su entorno y quienes le rodean. Actuar con maldad también implica contravenir deliberadamente usando la astucia, los códigos de conducta, moral o comportamiento oficialmente correctos en un grupo social. (Wikipedia)

“El mundo no está amenazado por las malas personas, sino por aquellos que permiten la maldad”
Albert Einstein (1879-1955) físico alemán de origen judío

LAS DIABÓLICAS (Les diaboliques) – 1955

Director Henri-Georges Clouzot
Guión H.G. Clouzot, Jérôme Géronimi, Frédéric Grendel y René Masson
Fotografía Armand Thirard
Música Georges Van Parys
Producción Filmsonor/Vera Film
Nacionalidad Francia
Duración 110m. B/N
Reparto Simone Signoret, Véra Clouzot. Paul Meurisse, Charles Vanel, Georges Chamarat, Jean Brochard, Michel Serrault, Jean Lefebvre.

“Si, tienes razón, no valgo nada. Soy una mala persona, una pequeña ruin. Eso es lo que el dijo. Pero la pequeña ruin tendrá su venganza (…) Mi único temor es que él nunca sabrá que yo lo maté”

Habilidosa adaptación de la novela Celle qui n’était plus de Boileau y Narcejac, que acabó de explotar la figura de H.G. Clouzot como el adalid europeo de un cine fundamentado en la hosquedad, la hipocondría, la ofuscación y la ruindad. El diabólico plan para erradicar el aborrecible despotismo del director de un lúgubre internado que traman su esposa y su amante, considerado en su momento como un producto artificioso y excesivamente granguiñolesco, deviene en realidad un competente ejemplar de suspense psicológico, alzado por un verismo de umbría fogosidad e interpretado por un terceto de actores francamente inspirado, y, en el caso de Véra Clouzot (consorte del realizador), incluso premonitorio, pues perecería en las mismas circunstancias que su desamparado personaje. Esta enfatizada representación de la abyecta maldad de la condición terráquea ha padecido múltiples emulaciones, incluso un anémico e irrisorio remake dirigido por Jeremiah S. Chechik en 1996, donde únicamente podía destacarse la casi siempre sugestiva presencia de Sharon Stone.

Otras películas que reflexionan sobre la MALDAD humana

Saló o los 120 días de Sodoma – Pier Paolo Pasolini (1975)
El silencio de los corderos – Jonathan Demme (1991)
La cinta blanca – Michael Haneke (2009)

NITROGLICERINA (El salario del miedo)

Compuesto orgánico, que se obtiene mezclando ácido nítrico concentrado, ácido sulfúrico y glicerina (…) El resultado es altamente explosivo. Es un líquido a temperatura ambiente, lo cual lo hace altamente sensible a cualquier movimiento, haciendo muy difícil su manipulación, aunque se puede conseguir una estabilidad relativa añadiéndole algunas sustancias, como el aluminio (…) La nitroglicerina fue el primer explosivo práctico con mayor potencia que la pólvora negra. (Wikipedia)

“¿Quién pudiera imaginar que ese gran inventor y fabricante sueco que halló la forma para aplicar la nitroglicerina a las causas pacíficas y bélicas, el que inventó la dinamita, y que contribuyó en gran medida a hacer más terrible el poder de los ejércitos modernos, pudiera tener ante si toda una serie de alternativas para el empleo y uso de sus propios hallazgos y descubrimientos?”
Federico Ortiz-Moreno (1951-) Psicólogo social mexicano

EL SALARIO DEL MIEDO (Le salaire de la peur) – 1953

salario

Director Henri-Georges Clouzot
Guión Henri-Georges Clouzot y Jérome Géromini
Fotografía Armand Thirard
Música Georges Auric
Producción CICC/Filmsonor/Fono Roma/Vera Films
Nacionalidad Francia/ Italia
Duración 141m. B/N
Reparto Yves Montand, Charles Vanel, Peter Van Eyck, Luis de Lima, Antonio Centa, Folco Lulli, Véra Clouzot, Darío Moreno, William Tubbs.

“De niño veía a los hombres marchar a estos trabajos y no volver. Y los que lo hacían, volvían con el pelo blanco y las manos temblorosas, como los viejos. No sabéis qué es el miedo, pero lo veréis. Y es contagioso como la peste. Cuando lo coges, es para siempre”

Extraordinaria adaptación de la novela homónima de Georges Arnaud, que constituye la mejor película de Henri-Georges Clouzot y merece figurar con todos los honores entre las grandes obras maestras de la historia del cine europeo. El controvertido realizador galo evitó profundizar en algunos de los temas prominentes del relato, como el colonialismo económico o la feroz explotación capitalista, para centrarse, primero, en la descripción social de un microcosmos humano mísero, violento y asfixiante, y, a continuación, fomentar en el espectador una creciente sensación de desasosiego por medio de la incesante cuota de suspense que comportaba la azarosa odisea de cuatros errantes y desarraigados aventureros, encargados de transportar dos camiones colmados de nitroglicerina a lo largo de un abrupto trayecto montañoso de quinientos kilómetros de distancia. Ambientada en un ignoto pueblo latinoamericano denominado Las Piedras, en realidad recreado en la pantanosa región francesa de La Camargue, emergía como una crónica existencial de una poética fatalidad, dirigida con metódica exuberancia e interpretada por un selecto reparto internacional.

Otras películas con presencia de la NITROGLICERINA

Jerry Cotton – Harald Philipp (1966)
¡Agáchate, maldito! – Sergio Leone (1971)
El rifle y la biblia – Stuart Millar (1975)