Tonino Guerra

SHOCK (El desierto rojo)

Conmoción violenta e imprevista que trastorna o perturba. (2016 Larousse Editorial)
En psicología, el shock emocional es el resultado de un evento traumático que abruma a la facultad que tiene un individuo para hacer frente a las emociones que siente. El trauma psicológico experimentado puede causar secuelas permanentes o a largo plazo. Se debe saber que el choque emocional es uno de los factores que contribuyen al inicio de la depresión. http://salud.ccm.net/faq/21038-shock-emocional-definicion

“La televisión construye la realidad, provoca el shock emocional y condena prácticamente al silencio y la indiferencia a los hechos que carecen de imágenes”
Ignacio Ramonet (1943-) Periodista español

EL DESIERTO ROJO (Il desserto rosso) – 1964

deserto

Director Michelangelo Antonioni
Guión Michelangelo Antonioni y Tonino Guerra
Fotografía Carlo Di Palma
Música Giovanni Fusco y Vittorio Gelmetti
Producción Federiz/Film Duemila/Franco Riz
Nacionalidad Italia/ Francia
Duración 120m. Color
Reparto Monica Vitti, Richard Harris, Carlo Chionetti, Xenia Valderi, Valerio Bartoleschi, Rita Renoir, Aldo Grotti, Lili Rheims, Bruno Borghi.

“No puedo estar sola… ¿Por qué tengo que necesitar siempre a los demás? Debo de ser una tonta, por eso no sé salir adelante. ¿Sabes lo que querría? Tener aquí a todas las personas que me han querido. Tenerlas alrededor de mí, como una muralla”

Coincidiendo con su tránsito del blanco y negro al color, Antonioni incorporó a su particular análisis de los sentimientos femeninos un deshumanizado amaneramiento formal, que alcanzó su máxima expresión en este depresivo retrato intimista acerca del aturdimiento existencial que extenúa y descorazona a la mujer de un poderoso industrial de Rávena, tras padecer un accidente de tráfico, y la vampirizadora relación afectiva que emprende con un neurasténico ingeniero que trabaja con su marido. La amargura, hipocondría y decadencia moral de estos seres, incapaces de adecuarse a las insensibles exigencias de la civilización moderna, fue reproducida a través de una metódica y algo pretenciosa simbiosis entre su parsimonia narrativa (donde los diálogos quedaban supeditados a la preeminencia de los silencios), su pulcritud decorativista (una continua alternancia de rebuscados entornos burgueses y pútridos paisajes industriales) y un tratamiento cromático subjetivo, cuyos matices procedían de la percepción visual de la protagonista (una plausible Vitti con el cabello teñido) y su angustioso estado de shock emocional.

Otras películas cuyo protagonista sufre un estado de SHOCK emocional

Vivir – Akira Kurosawa (1952)
De repente, el último verano – Joseph L. Mankiewicz (1959)
Persona – Ingmar Bergman (1966)

SOPOR (La eternidad y un día)

El sopor es una condición en la que una persona está durmiendo. Existen dos tipos:
1. Superficial, si al estimularlo despierta, pero no se logra que llegue a la lucidez y actúa desorientado (como si estuviera obnubilado), respondiendo escuetamente preguntas simples. Al dejarlo tranquilo, la persona vuelve a dormirse.
2. Profundo, si es necesario aplicar estímulos dolorosos para lograr que abra los ojos o mueva las extremidades (respuesta de defensa).
https://es.wikipedia.org/wiki/Sopor

“Conviene siempre esforzarse más en ser interesante que exacto; porque el espectador lo perdona todo menos el sopor”
Voltaire (1694-1778) Escritor, historiador, filósofo y abogado francés

LA ETERNIDAD Y UN DÍA (Mia eoniotita ke mia mera) – 1998

eternidad

Director Theo Angelopoulos
Guión Theo Angelopoulos, Tonino Guerra y Petros Markaris
Fotografía Giorgios Arvantitis y Andreas Sinanos
Música Eleni Karaindrou
Producción Paradis Films/Intermedias/La Sept Cinema
Nacionalidad Grecia/ Italia/ Francia
Duración 130m. Color
Reparto Bruno Ganz, Isabelle Renauld, Achileas Skevis, Despina Bebedeli, Fabrizio Bentivoglio, Iris Chatziantoniou, Alexandra Ladikou.

“Mañana… ¿Qué es el mañana, Anna? Un día te pregunté: ¿Cuánto dura el mañana? Y me respondiste: La eternidad y un día”

Exploración melancólica e intimista del irrecuperable pasado y desorientado presente de un poeta heleno, que, en el ocaso de su existencia, rememora con angustia y extenuación su trayectoria vital, haciendo especial hincapié en el lamento por las oportunidades desaprovechadas y los deseos frustrados e insatisfechos. A través de sus habituales dispositivos estilísticos (narración laberíntica con un ritmo de abusiva premiosidad, serenos y dilatados planos secuencia, delicada composición del encuadre, una banda sonora superlativa e imprescindible comparecencia de la niebla, entre otros), Angelopoulos establecía un nítido y poético razonamiento sobre la correlación existente entre el paso del tiempo y la creación artística. La didáctica profundidad con la que se abordaba esta reflexión no impidió al eminente cineasta acercarse a temas como la escasez de afecto y comunicación que deteriora las relaciones humanas o, incluso, afrontar abiertamente los principales conflictos contemporáneos que azotaban a su país, como la emigración albanesa o el infame comercio de niños.

Otras películas, que, a pesar de su evidente calidad, inducen al SOPOR

Stalker – Andrei Tarkovsky (1979)
Armonías de Werckmeister – Béla Tarr y Ágnes Hranitzky (2000)
El árbol de la vida – Terrence Malick (2011)

ESTABILIDAD (Matrimonio a la italiana)

En ciencias, una situación es estable si se mantiene en estado estacionario, es decir, igual en el tiempo y una modificación razonablemente pequeña de las condiciones iniciales no altera significativamente el futuro de la situación. https://es.wikipedia.org/wiki/Estabilidad
La estabilidad emocional implica saber cómo vivir de manera equilibrada. Se trata de qué hacemos con lo que nos sucede, cómo lo priorizamos, la importancia que le damos, de qué manera lo asimilamos o capitalizamos; todo esto, sin perder nuestro centro ni dejarnos arrastrar por acontecimientos externos (…) Nos sitúa en nuestro lugar y, desde allí, todo se ve mucho más claro y con nuestros propios colores. Refuerza nuestra autoestima, ya que somos conscientes de que, pase lo que pase, contamos con nosotros mismos y con todo nuestro potencial para salir adelante con la tranquilidad y con el aplomo necesarios. https://es.wikipedia.org/wiki/Estabilidad

“¿Casarme yo? Me gusta ir de un lado para otro, soy un vagabundo. Y a las mujeres, ya se sabe, les gusta todo lo contrario: seguridad, estabilidad…”
Louisa May Alcott (1832-1888) Escritora estadounidense

MATRIMONIO A LA ITALIANA (Matrimonio all’italiana) – 1964

matrimonio

Director Vittorio De Sica
Guión Renato Castellani, Tonino Guerra, Leo Benvenutti y Piero De Bernardi
Fotografía Roberto Gerardi
Música Armando Trovajoli
Producción CC Champion/Les Films Concordia
Nacionalidad Italia/ Francia
Duración 100m. Color
Reparto Sofia Loren, Marcello Mastrioanni, Marilú Toló, Tecla Scarano, Generoso Cortini, Alfio Vita, Aldo Puglisi, Gianni Ridolfi, Rita Piccione.

“¿Sabes cuándo se llora? Cuando se conoce lo que es vivir bien y no lo logras, y eso no lo conozco. Tampoco me has dado la satisfacción de poder llorar”

En el poco estimulante periplo como realizador por el que transitaba a mediados de los sesenta, De Sica realizó dos parodias constumbristas para el productor Carlo Ponti e interpretadas, cómo no, por la exuberante esposa de éste y el galán Marcello Mastroianni, cuyo sustrato argumental hacían ambas referencia al florecimiento económico italiano a base de mofarse con autocrítica de la nueva clase pudiente y sus conflictivas relaciones amorosas. Si el episódico vodevil AYER, HOY Y MAÑANA (1963) supuso un inconcebible éxito a nivel internacional que lo llevó incluso a hacerse con el Oscar, esta comedia satírica con apropiados matices melodramáticos en torno a las argucias de una orgullosa exprostituta napolitana para alcanzar por fin su ansiada estabilidad emocional junto al que ha sido su vanidoso amante durante veinte años, inspirada en la obra teatral de Eduardo De Filippo Filumena Marturano, ha sabido al menos sortear las insuficiencias narrativas y de guión que el exigente paso del tiempo ha puesto al descubierto gracias al imbuido realce de su carácter escénico y al talentoso carisma de la impagable pareja protagonista.

Otras películas sobre la búsqueda de ESTABILIDAD EMOCIONAL

El grito – Michelangelo Antonioni (1957)
Las canciones del amor – Christophe Honoré (2007)
Another year – Mike Leigh (2010)

VACÍO (El eclipse)

Sentimiento humano que se caracteriza por la apatía, la alienación, el aburrimiento y la depresión. La persona que experimenta un vacío interno se siente sola y puede sufrir diversos tipos de desórdenes emocionales. http://definicion.de/vacio/

“Todo, lo bueno y lo malo, deja un vacío cuando se interrumpe. Pero si se trata de algo malo, el vacío va llenándose por sí solo. Mientras que el vacío de algo bueno sólo puede llenarse descubriendo algo mejor”
Ernest Hemingway (1899-1961) Escritor y periodista estadounidense

EL ECLIPSE (L’eclisse) – 1962

eclisse

Director Michelangelo Antonioni
Guión Michelangelo Antonioni, Elio Bartolini, Tonino Guerra y Ottiero Ottieri
Fotografía Gianni Di Venanzo
Música Giovanni Fusco
Producción Cineriz/Interopa/París
Nacionalidad Italia/ Francia
Duración 118m. B/N
Reparto Alain Delon, Monica Vitti, Francisco Rabal, Louis Seigner, Mirella Ricciardi, Lilla Brignone, Rosanna Rory.

“Quisiera no quererte, o quererte mucho mejor”

Dignísima consumación de la denominada “trilogía de la incomunicación”, completada con LA AVENTURA (1960) y LA NOCHE (1961), que Antonioni confabuló para analizar de manera estética, moral y psicológica la vaciedad e inconsistencia afectiva que predomina en la sociedad contemporánea, esencialmente en las relaciones íntimas de la burguesía. La desorientada existencia de una mujer (Vitti en su perpetuo rol de mujer moderna), que, tras deshacer una relación de cuatro años con un arquitecto, iniciaba un devaneo amoroso con seductor agente de bolsa, resultaba una premisa argumental tan banal como idónea para teorizar con desazón sobre el desgaste afectivo que comporta el paso del tiempo y las sendas erráticas y transitorias por las que nos conduce el vacío pasional o el todavía más tremebundo miedo a la soledad. El cineasta ferrarense insistió en vincular su puesta en escena a los distintos estados de ánimo de sus personajes, aunque en esta ocasión nos obsequió con el prodigioso y ambivalente montaje de su perturbadora secuencia final, a su vez, resumen de la esterilidad sentimental que encierra su discurso.

Otras películas sobre el sentimiento de VACÍO

Los comulgantes – Ingmar Bergman (1963)
Gertrud – Carl Th. Dreyer (1964)
Lejano – Nuri Bilge Ceylan (2002)

HASTÍO (La noche)

Sensación grande de aburrimiento o cansancio por una cosa que ya no llena o satisface. http://es.thefreedictionary.com/hast%C3%ADo

“Los amores mueren de hastío, y el olvido los entierra”
Jean de la Bruyere (1645-1696) Escritor y moralista francés

LA NOCHE (La notte) – 1961

notte

Director Michelangelo Antonioni
Guión Michelangelo Antonioni, Ennio Flaiano y Tonino Guerra
Fotografía Gianni Di Venanzo
Música Giovanni Fusco
Producción Nepi/Silver/Sofitedip
Nacionalidad 122m. B/N
Reparto Marcello Mastroianni, Jeanne Moreau, Monica Vitti, Maria Pialuzi, Bernhard Wicki, Rosy Mazzacurati, Vittorio Bertolini, Guido Marsan.

“Me parece que el amor limita a las personas. Hay algo en él engañoso, que crea el vacío alrededor”

La segunda película de la llamada Trilogía de la Incomunicación, iniciada un año antes con LA AVENTURA (1960), fue este desasosegador, gélido y abstracto melodrama existencial que excedía el simple conflicto sentimental para penetrar a fondo en las preocupaciones intelectuales e ideológicas de sus desorientados y solitarios personajes. Concentrando la acción en las trascendentales horas de un día y una duradera velada nocturna, pormenorizaba no sólo los matices, las incoherencias y las ambigüedades de la ineludible ruptura amorosa entre un escritor de moda y su enigmática esposa, sino que exponía un descarnado y riguroso análisis de la decadente sociedad industrial italiana de la época, apoyado en una bellísima fotografía y en unas impecables interpretaciones, entre las cuales sobresalía la caracterización de una Monica Vitti especialmente turbadora. Las imágenes de la radiante Jeanne Moreau deambulando solitaria por las calles milanesas así como el desazonante epílogo pueden incluirse entre los momentos más insignes de la cinematografía italiana.

Otras películas sobre el HASTÍO

Stomboli, tierra de Dios – Roberto Rossellini (1950)
Gertrud – Carl Th. Dreyer (1964)
Saraband – Ingmar Bergman (2003)