Maurice Jaubert

REALISMO (El muelle de las brumas)

Tendencia artística y literaria que consiste en representar fielmente la realidad y crear cierta tensión emocional sin llevar a cabo ninguna idealización. (google.es)
El realismo poético francés es una corriente cinematográfica que dominó la producción de ese país entre los años de 1930 y de 1940, es decir, entre los inicios del cine sonoro y la Segunda Guerra Mundial. El término fue impuesto por Georges Sadoul, quien los tomó del teórico británico Roger Manvell. (Wikipedia)

“Un buen trabajo requiere pasión. (…) no puedo autoconvencerme de que soy objetivo. No lo soy. Como un guardameta que observa la pelota acercándose a su portería, rezo mientras se desarrolla la jugada. Quiero que funcione. Pero debo tener mucho cuidado mientras observo. ¿Cómo mantener la pasión y juzgar al mismo tiempo con realismo si he logrado lo que buscaba?”
Sidney Lumet (1924-) Director y guionista estadounidense

EL MUELLE DE LAS BRUMAS (Le quai des brumes) – 1938

Director Marcel Carné
Guión Jacques Prévert
Fotografía Eugen Schüfftan
Música Maurice Jaubert
Producción Ciné-Alliance
Nacionalidad Francia
Duración 91m. B/N
Reparto Jean Gabin, Michèle Morgan, Michel Simon, Pierre Brasseur, Robert LeVigan, René Génin, Marcel Pèrés, Roger Legris, Martial Rèbe.

“Es curioso como la sangre mancha la ropa pero se puede limpiar de las manos con tanta facilidad. ¿Alguna vez se dio cuenta de que los médicos y cirujanos tienen las manos limpias y blancas, aunque sus bonitas manos se revuelquen en sangre todo el bendito día?”

Arrebatadora adaptación de una novela homónima de Pierre MacOrlan publicada en 1927, que sustituía el bohemio barrio parisino de Montmartre por el brumoso y turbador contorno portuario de Le Havre para verter la nocturna y deprimente historia de amor entre dos seres anímicamente torturados e incapaces de escapar a las inexorables garras de su destino: un flemático y taciturno desertor de la Legión Extranjera y una enigmática joven de hermosos ojos azules, tiranizada por su corrupto tutor. El binomio Prevert/Carné encumbró definitivamente el realismo poético que distinguiría para siempre el cine francés de entreguerras con esta mirada taciturna, metafórica y fatalista de la condición humana, cuya descorazonadora fuerza expresiva iba paradójicamente en paralelo a su abrumadora estilización romántica, enriquecida de manera muy profusa por la cautivadora personalidad de su sensacional pareja protagonista (secundados por un categórico plantel de actores secundarios) o la siempre inestimable labor decorativista del escenógrafo Alexandre Trauner.

Otras películas vinculadas al REALISMO POÉTICO FRANCÉS

L’Atalante – Jean Vigo (1934)
Pépé le Moko – Julien Duvivier (1937)
La bestia humana – Jean Renoir (1938)

MIMOSA (Un drama singular)

Planta arbustiva o arbórea mimosácea de hojas pequeñas y flores amarillas olorosas agrupadas en cabezuelas, muy apreciada en jardinería. (2016 Larousse Editorial)

“La mimosa es, entre las flores, el canario entre las aves”
Jules Renard (1864-1910) Escritor, poeta, dramaturgo, crítico literario y de teatro francés

UN DRAMA SINGULAR (Drôle de drame) – 1937

Director Marcel Carné
Guión Jacques Prévert
Fotografía Eugène Schufftan
Música Maurice Jaubert
Producción Productions Corniglion-Molinier
Nacionalidad Francia
Duración 96m. B/N
Reparto Michel Simon, Françoise Rosay, Louis Jouvet, Annie Cariel, Jean-Louis Barrault, Henri Guisol, Jean-Pierre Aumont, Jeanne Lory.

“A fuerza de escribir cosas terribles, cosas terribles terminan ocurriendo”

La fructífera colaboración entre Jacques Prévert y Marcel Carné se inició con esta disparatada adaptación del relato policíaco His first offence de J. Storer Clouston, que en su momento sorprendió a propios y extraños por el sesudo e irreverente cinismo con el que se desenvolvía su enmarañado juego de equívocos, así como por la exquisita humanidad que destilaba el dibujo de su pintoresca galería de personajes, entre ellos, un botánico obnubilado por el mimetismo de las mimosas y secreto autor de novelas detectivescas. El despampanante guión, básicamente influenciado en el vodevil clásico y en el “teatro del absurdo” fomentado por Ionescu, alcanzaba un doble objetivo: por un lado, sometía a un afilado e inverosímil proceso de satirización a la estricta sociedad del Londres eduardiano y, por otro, parodiaba sin clemencia el tradicional género policíaco, tan arraigado en la literatura anglosajona. La realización, amparada por uno de los repartos más sobresalientes del cine francés de la época, mantenía en todo momento el ritmo narrativo que la desconcertante intriga requería, erigiéndose en la primer gran largometraje de su autor.

Otras películas con presencia de alguna que otra MIMOSA

Carmen – Ernst Lubitsch (1918)
Los intrusos – Lewis Allen (1944)
El jardín secreto – Agnieszka Holland (1993)

EMPECINAMIENTO (Diario íntimo de Adela H.)

Mantenimiento excesivamente firme de una idea, intención u opinión, generalmente poco acertada, sin tener en cuenta otra posibilidad. (google.es)

“Si no se aprende, la sinceridad se trueca en grosería; la valentía, en desobediencia; la constancia, en caprichoso empecinamiento; la humanidad, en estupidez; la sabiduría, en confusión; la veracidad, en ruina”
Confucio (551 a.C.-479 a.C.) Filósofo chino

DIARIO ÍNTIMO DE ADELA H. (L’histoire d’Adèle H.) – 1975

Director François Truffaut
Guión François Truffaut, Jean Grualt y Suzanne Schiffman
Fotografía Néstor Almendros
Música Maurice Jaubert
Producción Les Films du Carrosse/Les Productions Artistes Associés
Nacionalidad Francia
Duración 96m. Color
Reparto Isabelle Adjani, Bruce Robinson, Sylvia Marriott, Ivry Gitlis, Cecil de Sausmarez, Louise Bourdet, Joseph Blatchley.

“Como no puedo tener la sonrisa del amor, me condeno a su mueca”

Conduciendo un tema tan impecablemente recurrido a lo largo de su filmografía como el del “amour fou” por los quebrados derroteros de la humillación y la desesperanza, Truffaut rubricó este perceptivo y estilizado drama romántico sobre la pérdida del discernimiento y la identidad a causa de un sentimiento amoroso no correspondido, según los dos volúmenes del diario personal de la segunda hija del escritor Victor Hugo (1852-1853) que rescató y editó el profesor universitario Frances V. Guille en 1968 y 1972, respectivamente. El personaje encarnado por Isabelle Adjani (tan hermosa como conmovedora) desaprovechaba su talento literario peregrinando por Guernesey, Halifax y Barbados su profunda, febril y empecinada pasión por un oficial del ejército británico en esta película difícil y arriesgada, que basculaba permanentemente entre una arrebatadora efervescencia sensorial y un clasicismo expositivo de fascinadora placidez y contención. Primorosa fotografía en Eastmancolor de Néstor Almendros y perspicaz empleo de la música de Maurice Jaubert, prematuramente fallecido en 1940.

Otras películas que tratan un caso de EMPECINAMIENTO amoroso

Carta de una desconocida – Max Ophüls (1948)
El coleccionista – William Wyler (1965)
Her – Spike Jonze (2013)

GABARRA (L’Atalante)

Una gabarra o barcaza es un barco de suelo plano construido principalmente para el transporte de bienes pesados a lo largo de ríos y canales. Habitualmente las gabarras no son autopropulsadas y necesitan ser movidas por un bote remolcador que tire de ellas o las empuje (…) comenzaron utilizándose en canales, siendo remolcadas por animales de tiro que iban por un camino adyacente. Los canales bordeados con una ferrovía eran comunes a principios de la revolución industrial; situación que provocó que las gabarras fueran superadas por el ferrocarril en la carga de objetos de valor debido a la mayor velocidad, los costos decrecientes y la flexibilidad de las rutas ferroviarias. En la actualidad, las gabarras siguen siendo utilizadas para el transporte de objetos de gran tamaño o muy pesados, ya que el costo de llevar bienes por barcaza es muy bajo. (Wikipedia)

“El río suda petróleo y alquitrán, las gabarras van a la deriva con la marea cambiante; velas rojas anchas a sotavento, vitando en la pesada verga” (poema El sermón del fuego)
T.S. Eliot (1888-1965) Poeta, dramaturgo y crítico literario anglo-estadounidense

L’ATALANTE (L’Atalante) – 1934

atalante

Director Jean Vigo
Guion Jean Vigo y Albert Riéra
Fotografía Boris Kaufman y Louis Berger
Música Maurice Jaubert
Producción Gaumont-Franco Film-Aubert
Nacionalidad 89m. B/N
Duración 89m. B/N
Reparto Michel Simon, Dita Parlo, Jean Dasté, Gilles Margaritis, Louis Lefebvre, Maurice Gilles, Raphaël Diligent.

“En el agua se ve al amado (…) Sí, de pequeña yo veía esas cosas (…) El año pasado te vi a ti. Por eso te reconocí cuando llegaste por primera vez”

Categórica obra maestra de la historia del cine europeo y el único largometraje en la brevísima pero magistral trayectoria del malogrado Vigo, quien falleció de tuberculosis a poco de concluir el rodaje sin poder impedir la insensata masacre que sufriría la cinta. En un ambiente populista que alternaba el realismo de la vida cotidiana con un universo esplendorosamente onírico, describía con vigor, emotividad y un entusiasmo poético inusual la excitada e intensa relación que vive una pareja de recién casados por las aguas del Sena a bordo de la gabarra Atalante, en compañía de su viejo y pintoresco patrón (papel que apuntalaría la carrera del gran Michel Simon). Su propensión a transmitir las más encontradas e impulsivas pasiones humanas seguramente influyó en el hecho de que fuera gravemente adulterada y mutilada, obteniendo críticas desfavorables en los apenas quince días que se mantuvo en cartel. Con los años, sin embargo, sería objeto de numerosas restauraciones y reposiciones (la más digna de ellas en 1990) hasta convertirla en una auténtica pieza de culto.

Otras películas con alguna que otra GABARRA

Hotel del Norte – Marcel Carné (1938)
Los forajidos de Río Bravo – Gordon Douglas (1970)
Young Adam – David MacKenzie (2003)

ANALEPSIS (Amanece)

La analepsis (flashback en inglés) es una técnica utilizada tanto en el cine y la televisión como en la literatura, que altera la secuencia cronológica de la historia, conectando momentos distintos y trasladando la acción al pasado. Se utiliza con bastante frecuencia para recordar eventos o desarrollar más profundamente el carácter de un personaje. (Wikipedia)

“Cada época crea sus propios conceptos y herramientas de análisis literario, aunque algunos son tan viejos como la Poética de Aristóteles. Los conceptos determinan nuestros gustos y nuestras valoraciones literarias. El concepto de mímesis, por ejemplo, ha sido de una prolongada eficacia en el terreno de las artes y de la literatura. Hay otros más específicos, el narrador, el tipo de focalización que éste emplea, la analepsis, la prolepsis, la noción de metáfora, etc.”
Evodio Escalante (1946-) Ensayista, antólogo, crítico y poeta mexicano

AMANECE (Le jour se lève) – 1939

jour

Director Marcel Carné
Guion Jacques Prevert y Jacques Viot
Fotografía Philippe Agostini, André Bac, Albert Viguier y Curt Courant
Música Maurice Jaubert
Producción Sigma/Vauban Productions
Nacionalidad Francia
Duración 93m. B/N
Reparto Jean Gabin, Jules Berry, Jacqueline Laurent, Arletty, Mady Berry, René Génin, Jacques Baumer, Bernard Blier, Marcel Pérès.

“Te quiero y lo sabes. Tienes un cuerpo hermoso y eres frágil como un pequeño animal. Aquella primera vez que te vi sosteniendo las flores, supe que quería ser feliz”

Acorralado por la policía en su modesta residencia suburbial, un descorazonado y furioso proletario evoca los dramáticos incidentes amorosos que lo han arrastrado hasta el homicidio. A partir de un argumento de Jacques Viot, el binomio Carné/Prevert coronó una de las más inmortales cimas del “realismo poético” y engrandeció esa fatalista e impugnadora visión de la sociedad francesa que divulgó su obra y que tanto revuelo suscitó en los organismos censores del gobierno de Vichy, que acabó desacreditándola por perjudicial y desmoralizadora. La metafórica originalidad de un guion de estructura analéptica, la sutileza de su ejecución, la belleza tanto de la fotografía como de los decorados y la efectividad de las interpretaciones, con un inmenso Jean Gabin al frente, alcanzaron una contraposición entre veracidad y lirismo realmente prodigiosa, pero nada inmune al cinismo con el que el susodicho movimiento trataba a la intempestiva e injusta providencia. Anatole Litvak dirigió una correcta versión vinculada a los patrones del más puro cine negro, NOCHE ETERNA (1947), con Henry Fonda en el papel protagonista.

Otras películas nutridas de ANALEPSIS

Ciudadano Kane – Orson Welles (1941)
Dos en la carretera – Stanley Donen (1967)
El padrino II – Francis Ford Coppola (1974)