Jean Vigo

GABARRA (L’Atalante)

Una gabarra o barcaza es un barco de suelo plano construido principalmente para el transporte de bienes pesados a lo largo de ríos y canales. Habitualmente las gabarras no son autopropulsadas y necesitan ser movidas por un bote remolcador que tire de ellas o las empuje (…) comenzaron utilizándose en canales, siendo remolcadas por animales de tiro que iban por un camino adyacente. Los canales bordeados con una ferrovía eran comunes a principios de la revolución industrial; situación que provocó que las gabarras fueran superadas por el ferrocarril en la carga de objetos de valor debido a la mayor velocidad, los costos decrecientes y la flexibilidad de las rutas ferroviarias. En la actualidad, las gabarras siguen siendo utilizadas para el transporte de objetos de gran tamaño o muy pesados, ya que el costo de llevar bienes por barcaza es muy bajo. http://es.wikipedia.org/wiki/Gabarra

“El río suda petróleo y alquitrán, las gabarras van a la deriva con la marea cambiante; velas rojas anchas a sotavento, vitando en la pesada verga” (poema El sermón del fuego)
T.S. Eliot (1888-1965) Poeta, dramaturgo y crítico literario anglo-estadounidense

L’ATALANTE (L’Atalante) – 1934

atalante

Director Jean Vigo
Guión Jean Vigo y Albert Riéra
Fotografía Boris Kaufman y Louis Berger
Música Maurice Jaubert
Producción Gaumont-Franco Film-Aubert
Nacionalidad 89m. B/N
Duración 89m. B/N
Reparto Michel Simon, Dita Parlo, Jean Dasté, Gilles Margaritis, Louis Lefebvre, Maurice Gilles, Raphaël Diligent.

“En el agua se ve al amado (…) Sí, de pequeña yo veía esas cosas (…) El año pasado te vi a ti. Por eso te reconocí cuando llegaste por primera vez”

Categórica obra maestra de la historia del cine europeo y el único largometraje en la brevísima pero magistral trayectoria del malogrado Vigo, quien falleció de tuberculosis a poco de concluir el rodaje sin poder impedir la insensata masacre que sufriría la cinta. En un ambiente populista que alternaba el realismo de la vida cotidiana con un universo esplendorosamente onírico, describía con vigor, emotividad y un entusiasmo poético inusual la excitada e intensa relación que vive una pareja de recién casados por las aguas del Sena a bordo de la gabarra Atalante, en compañía de su viejo y pintoresco patrón (papel que apuntalaría la carrera del gran Simon). Su propensión a transmitir las más encontradas e impulsivas pasiones humanas seguramente influyó en el hecho de que fuera gravemente adulterada y mutilada, obteniendo críticas desfavorables en los apenas quince días que se mantuvo en cartel. Con los años, sin embargo, sería objeto de numerosas restauraciones y reposiciones (la más digna de ellas en 1990) hasta convertirla en una auténtica pieza de culto.

Otras películas con alguna que otra GABARRA

Hotel del Norte – Marcel Carné (1938)
Los forajidos de Río Bravo – Gordon Douglas (1970)
Young Adam – David MacKenzie (2003)

CONTRASTE (A propósito de Niza)

1. Contraposición o diferencia notable que existe entre personas o cosas.
2. Comparación.
(Espasa-Calpe)

“Seres desiguales no pueden pensar de igual manera. Siempre habrá evidente contraste entre el servilismo y la dignidad, la torpeza y el genio, la hipocresía y la virtud”
José Ingenieros (1877-1925) Médico, masón, psiquiatra, psicólogo, criminólogo, farmacéutico, escritor, docente, filósofo y sociólogo ítalo-argentino

A PROPÓSITO DE NIZA (À propos de Nice) – 1930

propos

Director Jean Vigo
Guión Jean Vigo
Fotografía Boris Kaufman
Producción Jean Vigo
Nacionalidad Francia
Duración 25m. B/N

La mítica y lamentablemente fugaz filmografía de Vigo quedó inaugurada con este satírico e indiscreto retrato de la ciudad de Niza durante las fiestas de Carnaval, que, a la postre, se convertiría en el primer documental social de la cinematografía francesa. Esta obra experimental, notablemente influenciada por la corriente vanguardista (de ahí su montaje de contrastes, las figuras simbólicas o la perseverante utilización del acelerado y el ralentí), contrastaba la decrépita fastuosidad de la sociedad aristocrática con la lamentable miseria de los suburbios urbanos introduciendo algunas peculiaridades surrealistas en su conjunto, por otra parte dibujado con una inclemente veracidad y dominado por un sarcasmo tan riguroso como feroz y caricaturesco. La sensibilidad poética del cineasta se dejó seducir por la corriente documentalista del denominado “cine-ojo”, que por aquel entonces tenía al soviético Dziga Vertov como principal promotor, componiendo una pieza absolutamente magistral que irrumpe hoy día como un perfecto ejemplo de cine sincero, contestatario y hecho en total libertad

Otras películas que acentúan el CONTRASTE entre clases sociales

La marcha nupcial – Erich Von Stroheim (1928)
Calle sin salida – William Wyler (1937)
Las noches de Cabiria – Federico Fellini (1957)

CONDUCTA (Cero en conducta)

Modalidad que tiene una persona para comportarse en diversos ámbitos de su vida. Esto quiere decir que el término puede emplearse como sinónimo de comportamiento, ya que se refiere a las acciones que desarrolla un sujeto frente a los estímulos que recibe y a los vínculos que establece con su entorno. (definicion.de)

“Aquellos cuya conducta se presta más al escarnio, son siempre los primeros en hablar de los demás”
Molière (1622-1673) Dramaturgo, humorista y actor francés

CERO EN CONDUCTA (Zéro de conduite) – 1933

zero_conduite

Director Jean Vigo
Guion Jean Vigo
Fotografía Boris Kaufman
Música Maurice Jaubert
Producción Gaumont
Nacionalidad Francia
Duración 42m. B/N
Reparto Jean Dasté, Robert LeFlon, Delphin, Blanchar, Du Verron, Léon Larive, Mme. Emile, Louis Lefebvre, Louis de Gonzague-Frick.

“¿Se da cuenta de la inmensidad de nuestra responsabilidad moral?”

La perseverante inquietud de Vigo por representar la realidad social de su país le impulsó a rememorar su desamparada niñez, en concreto su etapa escolar transcurrida en el colegio de Millau, por medio de una inusitada aleación de punzante crítica censuradora, apasionante lirismo y un furioso dominio del lenguaje cinematográfico vanguardista, alcanzando uno de los cantos a la libertad más hermosos y emocionantes de principios del sonoro. Las actividades cotidianas de este sórdido internado dieron lugar a una simbólica pero implacable denuncia de la irritable jerarquía académica y sus represivos procedimientos educativos, reubicada en suelo británico y con menor inspiración por Lindsay Anderson en IF… (1968), que alborotaría a los sectores más retrógrados y por ende a la censura del momento, costándole la prohibición de ser exhibida hasta 1946. El momento culminante de este poema libertario y subversivo se halla en la experimental, onírica y casi fantasmagórica sublevación de los alumnos en el dormitorio, filmada al ralentí y con la música registrada al revés.

Otras películas sobre CONDUCTAS rebeldes o contestatarias

Rebelde sin causa – Nicholas Ray (1955)
Los cuatrocientos golpes – François Truffaut (1959)
El indomable Will Hunting – Gus Van Sant (1997)