DESESPERANZA (La última película)

Sentimiento opuesto a la esperanza (…) muestra una visión negativa de la realidad en un contexto determinado. Y esta visión negativa aporta tristeza, influye de una forma negativa en la autoestima, suma soledad, rabia por la causa de esa desesperanza, cansancio psicológico y agotamiento físico (la conexión cuerpo y mente es constante). El sentimiento de desesperanza produce una contricción interior, la persona se repliega sobre sí misma. http://www.definicionabc.com/salud/desesperanza.php

“Es curioso, pero vivir consiste en construir futuros recuerdos; ahora mismo, aquí frente al mar, sé que estoy preparando recuerdos minuciosos, que alguna vez me traerán la melancolía y la desesperanza”
Ernesto Sabato (1911-2011) Escritor, ensayista, físico y pintor argentino

LA ÚLTIMA PELÍCULA (The last picture show) – 1971

last

Director Peter Bogdanovich
Guión Peter Bogdanovich y Larry McMurtry
Fotografía Robert Surtees
Música Phil Harris, Johnny Standley y Hank Thompson
Producción Columbia/BBS
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 118m. B/N
Reparto Timothy Bottoms, Jeff Bridges, Cybill Shepherd, Ben Johnson, Cloris Leachman, Ellen Burnstyn, Eileen Brennan, Randy Quaid.

“Pensar tanto en el pasado no sirve de nada… Si ella apareciera por aquí, sería capaz de volverme loco en solo cinco minutos. Resulta ridículo. Y en realidad no lo es, porque estar loco por una mujer como ella no es estar equivocado. Ser un viejo saco de huesos, eso sí que es ridículo: hacerse viejo”

En una enaltecedora reminiscencia a los ideales formalistas de un cine clásico encauzado ya un irreparable proceso de extinción, Bogdanovich apostó por la nostálgica novela homónima de Larry McMurtry para discernir con absoluta probidad una hermosa reflexión sobre el paso del tiempo, que, todavía hoy, sigue inscrita entre las películas norteamericanas más prestigiosas de principios de los setenta. El cierre de uno de los escasos subterfugios cotidianos que disponen los habitantes de la ficticia, solitaria y polvorienta localidad tejana de Anarene para arrinconar su tediosa existencia, la añeja sala de cine, servía como pretexto para narrar con una actitud melancólica y teñida de desesperanza el arduo tránsito de la inocencia al riguroso mundo adulto por el que merodean un grupo de adolescentes; en su mayoría, prometedores actores debutantes que no dudaron en retomar sus personajes veinte años después para una más que aceptable secuela a cargo del mismo cineasta, TEXASVILLE. Formidable fotografía en blanco y negro de Surtees y adecuada utilización de la música diegética con populares canciones country, como el Cold, cold, heart de Hank Williams.

Otras películas singularizadas por su DESESPERANZA emocional

El crepúsculo de los dioses – Billy Wilder (1950)
El ingenuo salvaje – Lindsay Anderson (1963)
Whisky – J.P.Rebella y P.Stoll (2004)

7 comments

  1. Lo que prometía Bogdanovich con esta obra maestra, Quizá en el título vaya la posterior premonición. Me gustó su intervención en Doctor en Alaska (Northern Exposure), cuando Ed crea un festival de cine en Cicely, ahí explica con bastante detalle los porqués de no haber cumplido tanta expectativa inicial. Gran entrada.
    Un abrazo

    Me gusta

    1. No he visto esa intervención suya en Doctor en Alaska, en la que cuenta con tanto detalle las razones de su estancamiento profesional, pero sí sé que tanto su carrera como su vida personal estuvieron llenas de obstáculos, algunos tan dramáticos como el asesinato de su amada playmate Dorothy Stratten a manos de su entonces marido, justo en el momento en el que ésta le confesaba su relación con el cineasta y sus deseos de irse a vivir con él. Tan funesto caso fue reconstruido por Bob Fosse en la película “Star 80”, con Mariel Hemingway en el papel protagonista. Gracias por la visita. Un abrazo.

      Le gusta a 1 persona

  2. Esta triste, reflexiva y hermosa película dió a conocer mundialmente al antiguo crítico Peter Bogdanovich como un sensible y talentoso realizador. Alguien que demostraba haber asimilado en profundidad la lección de los maestros, su se­creto para llegar de forma natural al corazón de los personajes, observándolos a la distancia justa a través de una perceptiva cámara que restituye verdad y emoción con ese contrastado, sofocante blanco y negro de sus imágenes.
    Como ya apunta el post, veinte años después, el realizador, utilizando los mismos actores, decidió revi­sitar Anarene en una inesperada pero muy interesante secuela, “TEXASVILLE”, de imprescindible visionado para completar el sentido de la que ahora nos ocupa.

    Me gusta

    1. Si la primera obtuvo un gran éxito de crítica y público, esta continuación supuso un sonado fracaso. En mi opinión muy injusto, pues la descripción de la localidad de Anarene, dos décadas después, seguía teñida de una imponente sensación de desesperanza y frustración. Aunque, por supuesto, menor que su precedente, atesoraba cierto aroma clásico y unas loables interpretaciones. Un saludo.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s