INTRIGA (Misterioso asesinato en Manhattan)

Acción que se ejecuta con una inteligencia y astucia, y ocultamente, para conseguir un determinado fin; en un argumento de una historia o narración, serie de acontecimientos que constituyen el nudo, especialmente si así se suscita el interés y se crea tensión (enredo, embrollo). https://es.wikipedia.org/wiki/Intriga

“Hay más emoción, realismo, intriga, violencia e interés en una novela de amor que en la mayoría de las películas de suspense”
Alfred Hitchcock (1899-1980) Director y productor de cine británico

MISTERIOSO ASESINATO EN MANHATTAN (Manhattan murder mystery) – 1993

murder

Director Woody Allen
Guión Woody Allen y Marshall Brickman
Fotografía Carlo Di Palma
Música Varios
Producción TriStar Pictures
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 104m. Color
Reparto Woody Allen, Diane Keaton, Alan Alda, Anjelica Huston, Jerry Adler, Lynn Cohen, Joy Behar, Ron Rifkin, William Addi.

“Tienes que conocer a ese tío, se pone cachondo lamiendo el trasero de un sello de correos. ¡Es un viejo paliza!”

Allen renunció al acentuado desánimo que invadía su anterior film, MARIDOS Y MUJERES (1992), y, coincidiendo con su definitiva ruptura matrimonial con Mia Farrow, recobró la exquisita frescura e ironía de antaño para alumbrar esta trepidante parodia del género policíaco, centrada en la neófita investigación criminal que acomete un matrimonio fondeado en la monotonía al obsesionarse por un presunto caso de asesinato, gestado en su propio vecindario. A partir de esta sugestiva intriga argumental, el genial realizador esgrimió el oficio de Hitchcock como constante referente e intercaló encantadores y espontáneos homenajes cinéfilos (PERDICIÓN, VÉRTIGO o la secuencia de los espejos de LA DAMA DE SHANGHAI) para incorporarlos a un universo neoyorquino dinámico, punzante y pletórico de su característica problemática sexual (infidelidad, celos, displicencia conyugal…). En definitiva, una de las comedias de raíz clásica más sublimes y originales de los noventa, gravitada en unos diálogos de ingeniosa perspicacia, pulida por un flamante tratamiento estético y salpimentada por unas magníficas interpretaciones; en especial, de una Diane Keaton (otrora musa del cineasta) en evidente estado de gracia.

Otras películas sustentadas en una INTRIGA

El tercer hombre – Carol Reed (1949)
Chinatown – Roman Polanski (1974)
Sospechosos habituales – Bryan Singer (1995)

12 comments

  1. Efectivamente, Antonio, uno de los divertimentos allenianos más logrados de toda su carrera. Hay un punto de ligereza y gracilidad a lo largo de todo su metraje que la hace deliciosa; a mí, al menos, me encanta, y no me canso de verla (lo hago con cierta frecuencia…). Un abrazo y buen día.

    Me gusta

  2. Coincido con Manuel, para mi gusto una de las películas de Woody Allen más divertidas y una de mis preferidas. Conseguir aunar dos géneros como la comedia y el cine de intriga tiene un gran mérito, por no hablar del reparto, da la impresión de que están entre amigos y que se lo están pasando muy bien mientras ruedan, es una sensación que me encanta en esta peli. Un abrazo, Antonio.

    Me gusta

  3. Una comedia de intriga sorprendente que usa el humor de forma inteligente, algo que hoy día es raro encontrar en carteleras. Algunas excepciones hay, por supuesto. También lo que me gusta de ella, es que no toma al espectador por zoquete, como si ocurre en otras producciones más actuales.

    Me gusta

    1. Algunas siempre hay, aunque la mayoría parecen dar por hecho la zoquetería del espectador que las consume. La filmografía de Allen sobrevive, por fortuna, como un oasis de rigor, complicidad e inteligencia dentro de ese desierto de creatividad que impera en la comedia americana contemporánea.

      Le gusta a 1 persona

  4. Hay escenas imposibles de olvidar en esta intriga cómica…, la del ascensor, lloras de la risa. La llamada telefónica no puedes escuchar bien todo con las carcajadas. Y, pobre Woody, pero me encanta la pareja de Keaton con Alda…

    Con el tema de intriga y comedia me han venido a la cabeza las deliciosas comedias de los años 30 de William Powell, Myrna Loy y el perro Asta… las del hombre delgado, que la primera fue La cena de los acusados…

    Besos
    Hildy

    Me gusta

    1. Escenas inolvidables y también diálogos y frases antológicas (“Cuando escucho a Wagner durante más de media hora me dan ganas de invadir Polonia”)… Una auténtica delicia de película, como también lo eran las protagonizadas por la pareja Loy/Powell… Besos.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s