Clint Eastwood

WESTERN (Sin perdón)

Género cinematográfico típico del cine estadounidense que se ambienta en el Viejo Oeste estadounidense. La palabra western, originariamente un adjetivo derivado de west («oeste», en inglés), se sustantivó para hacer referencia fundamentalmente a obras cinematográficas, aunque también existe en la literatura (novela del Oeste). En castellano, western es un extranjerismo adaptado, e incorporado en el Diccionario de la Real Academia Española. Las obras de este género son llamadas habitualmente películas del Oeste o películas de vaqueros (…) El western ha sido usado a menudo por el cine estadounidense para escribir la épica de su propio país, una narración legendaria del proceso de fundación de los Estados Unidos protagonizada por héroes que encarnan algunos de los valores más arraigados de su cultura, siempre bajo la inspiración del destino manifiesto y con una iconografía característica (sombrero tejano, pistolas, chalecos, caballos, desierto, ciudades-calle, saloon, ranchos, diligencias, indios…) (…) El padre del western cinematográfico fue Edwin S. Porter, quien, en 1903 realizó Asalto y robo de un tren. (Wikipedia)

«Mi nombre es John Ford y hago westerns»
John Ford (1894-1973) Actor, director y productor cinematográfico estadounidense

SIN PERDÓN (Unforgiven) – 1992

perdón

Director Clint Eastwood
Guion David Webb Peoples
Fotografía Jack N. Green
Música Lennie Niehaus
Producción Malpaso/Warner Bros.
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 131m. Color
Reparto Clint Easwood, Gene Hackman, Morgan Freeman, Richard Harris, Jaimz Woolvett, Saul Rubinek, Frances Fisher, Anna Levine.

«Matar a un hombre es algo muy duro. Le quitas todo lo que tiene y todo lo que podría tener»

Clint Eastwood adquirió en 1983 los derechos de un guion arrinconado en los despachos hollywoodienses desde hacía ocho años y esperó otros nueve para dar mayor verosimilitud a su protagonista: un asesino a sueldo retirado, viudo y con problemas económicos que decidía volver a su pretérita actividad para vengar a una prostituta marcada a navaja por dos clientes del prostíbulo de Big Whiskey (Wyoming) en el que alterna. El resultado fue un pluvioso y absorbente western crepuscular que confirmaba su candidatura a convertirse en el cineasta de raigambre clásica más sustancioso y eficaz del cine americano por la naturalidad expositiva con la que resolvía un recorrido dramático de melancólica persuasión, cuyo designio revisionista desacreditaba el mítico heroísmo del viejo Oeste y, al mismo tiempo, reflexionaba sobre algunos de los temas básicos de un género resurgido gracias a él del olvido, como las dolorosas derivaciones de la violencia o el amargo sedimento que nos inocula el paso del tiempo. Dedicada a sus dos grandes mentores, Sergio Leone y Don Siegel, posee un estimable reparto y una virtuosa labor lumínica a cargo de Jack Green.

Otras obras maestras del WESTERN

Solo ante el peligro – Fred Zinnemann (1952)
Raíces profundas – George Stevens (1953)
El hombre que mató a Liberty Valance – John Ford (1962)

FORASTERO (El jinete pálido)

Término que se usa para designar a aquella persona que no pertenecen a una comunidad y que usualmente pueden ser visto como un peligro por poseer diferente estilo de vida, diferentes formas de comunicarse, de actuar, etc. El término se utiliza mucho más en la ficción de tipo estadounidense para hablar de aquellas personas que llegan a una comunidad perdida en el oeste y que pueden ser peligrosas por ser delincuentes, asesinos o prófugos de algún delito. (definicionabc.com)

«Porque no soy de estos pagos me acusan de forastero, como si fuera un pecado vivir como vive el viento» (canción El forastero)
Atahualpa Yupanqui (1908-1992) Cantautor, guitarrista, poeta y escritor argentino

EL JINETE PÁLIDO (Pale rider) – 1985

jinete

Director Clint Eastwood
Guion Michael Butler y Dennis Shryack
Fotografía Bruce Surtees
Música Lennie Niehaus
Producción Malpaso/Warner Bros.
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 113m. Color
Reparto Clint Eastwood, Michael Moriarty, Carrie Snodgress, Richard Kiel, Richard Dysart, Christopher Penn, Douglas McGrath, John Russell.

«Los deseos del Señor a veces son muy misteriosos»

Con la anhelada pretensión de paliar la animosidad y marginación de Hollywood hacia el género que lo impulsó al estrellato, Clint Eastwood perpetró una peculiar e interesante variación inconfesa de RAÍCES PROFUNDAS (1953), clásico que ya había explorado anteriormente con un registro cercano al «spaghetti» en INFIERNO DE COBARDES (1973), y que serviría para que la crítica empezara a valorar su trabajo como realizador sin abandonar por ello el respaldo del público mayoritario. La película narraba la historia de un forastero enigmático, errante y taciturno, apodado «El Predicador» e infundido por una aureola mística y sobrenatural, que aparecía en un pueblo minero de California para proteger a una familia, oprimida y amenazada por la tiranía del poderoso cacique. Iluminada por la sombría y magistral fotografía de Surtees y dirigida con tanta solidez y vigor descriptivo como sensibilidad y pulcritud atmosférica, evidenciaba la ascendente madurez como cineasta de su director e intérprete y, al mismo tiempo, profetizaba otro western existencialista que años más tarde se convertiría en una de sus principales obras maestras, SIN PERDÓN (1992).

Otras películas sobre FORASTEROS

El forastero – William Wyler (1940)
Conspiración de silencio – John Sturges (1955)
Django – Sergio Corbucci (1966)

PIERNA (El seductor)

En anatomía humana, la pierna es el tercer segmento del miembro inferior o pelviano, comprendida entre la rodilla y el tobillo. La pierna se articula con el muslo mediante la rodilla, y con el pie mediante el tobillo. (Wikipedia)

«Hay seres de los que no se concibe cómo llegan a caminar sobre dos piernas, aunque eso no signifique mucho»
Arthur Schopenhauer (1788-1860) Filósofo alemán

EL SEDUCTOR (The beguiled) – 1971

seductor

Director Don Siegel
Guion John B. Sherry y Grimes Grice (Albert Matz e Irene Kamp)
Fotografía Bruce Surtees
Música Lalo Schifrin
Producción Universal/Malpaso/Jennings Lang Prod.
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 109m. Color
Reparto Clint Eastwood, Geraldine Page, Elizabeth Hartman, Jo Ann Harris, Darleen Carr, Mae Mercer, Pamelyn Ferdin, Melody Thomas.

«He estado pensando en todas las ventajas que tiene un hombre con una sola pierna. No tiene que preocuparse por el corte de las uñas de los pies, menos callos y juanetes… Estoy contemplando la opción de pedirle que me corte la otra»

Turbadora e intensa adaptación de la novela A painted devil de Thomas P. Cullinan, que, a pesar de la unánime oleada de incomprensión con la que fue tratada en el momento de su estreno, ha ido superando el desafío que propone el paso del tiempo hasta convertirse en una de las películas más sagaces, modernas e inclasificables no ya de su autor sino del cine norteamericano generado durante los años setenta. El riesgo que entraña la manipulación emocional y los celos dimanantes de la frustración sexual y los reprimidos instintos pasionales actuaban como elementos catalizadores de la desasosegante convivencia que mantienen en plena Guerra de Secesión las inquilinas de un colegio de señoritas sureñas y el soldado yankee al que hospedan tras hallarlo inconscientemente herido. Apartándose provisoriamente del cine de acción, Don Siegel dirigió un film tan asfixiante como cautivador e incisivo, cuya desalmada violencia psicológica fluía a través de una atmósfera ascéticamente enrarecida, un sentido plástico primoroso y unas soberbias actuaciones, con Geraldine Page como principal baza.

Otras películas donde es amputada alguna PIERNA

Tristana – Luis Buñuel (1970)
Forrest Gump – Robert Zemeckis (1994)
Million dollar baby – Clint Eastwood (2004)

INSPECTOR (Harry el sucio)

Empleado público o particular que tiene a su cargo la inspección y vigilancia en el ramo a que pertenece y del cual toma título especial el destino que desempeña. (google.es)
Un inspector de policía es un agente de la autoridad policial, que cumple funciones policiales represivas o de policía judicial (…) Su finalidad principal es investigar, o sea y entre otras cosas, buscar y concretar pruebas, en ciertos casos preservar los lugares de ocurrencia de los delitos para ulteriores investigaciones y comprobaciones, buscar sospechosos y testigos, etc. (Wikipedia)

«Más tarde llegó la policía y Álamo, Labarca y yo estuvimos hablando con uno que decía ser inspector y al que Labarca dio inmediatamente trato de ‘compañero’, ‘compañero’ por aquí y ‘compañero’ por acá, la mera verdad es que para ser policía era simpático y comprensivo, aunque no dijo nada que previamente no hubiéramos sopesado» (novela Los detectives salvajes)
Roberto Bolaño (1953-2003) Escritor y poeta chileno

HARRY EL SUCIO (Dirty Harry) – 1971

harry

Director Don Siegel
Guion Harry Julian Fink y Dean Riesner
Fotografía Bruce Surtees
Música Lalo Schifrin
Producción Malpaso/Warner Bros.
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 100m. Color
Reparto Clint Eastwood, Harry Guardino, Andy Robinson, Reni Santoni, John Vernon, John Larch, John Mitchum, Mae Mercer, James Nolan.

«Ahora ya sabes porqué me llaman Harry el Sucio, porque el trabajo más sucio siempre es para mí»

Una de las obras más sólidas, tersas y lapidarias de Don Siegel, a su vez inicio de la famosa e influyente serie de películas concebidas en torno al enfático personaje de Harry Callahan, un agente del orden de métodos tan drásticos y expeditivos como discutibles, al parecer inspirado en el policía David Toschi (encargado de la investigación de los crímenes del Zodíaco), cuyo comportamiento fue apresuradamente considerado por la crítica europea de la época como una apología al fascismo. En su definitivo lanzamiento al estrellato, Clint Eastwood transfirió al protagonista la credibilidad y el laconismo necesarios para plasmar la violencia a uno y otro lado de ley que conllevaba el enfrentamiento de éste con un psicópata asesino que mantenía atemorizada a la población de San Francisco, ciudad a la que en pocas ocasiones se le sacó tanto partido. La música de Lalo Schifrin, sus eficaces interpretaciones, y, sobre todo, la fuerza narrativa evidenciada por su realizador contribuyeron a promover el adecuado clima de tensión que manifestaba el thriller y que acabó por suscitar un enorme éxito internacional, refrendado con una avalancha de imitaciones y cuatro secuelas de una más que moderada categoría.

Otras películas que describen las andanzas de un INSPECTOR DE POLICÍA

Al borde del peligro – Otto Preminger (1950)
En el calor de la noche – Norman Jewison (1967)
Hana-Bi: Flores de fuego – Takeshi Kitano (1997)

EMOCIÓN (Los puentes de Madison)

1. Sentimiento muy fuerte de alegría, placer, tristeza o dolor.
2. Reacción afectiva de gran intensidad producida por uno de estos sentimientos.
3. Interés o intriga de una situación.
(Larousse Editorial)

«Necesito sentir la emoción de la vida, la agitación alrededor de mí»
Pierre-Auguste Renoir (1841-1919) Pintor impresionista francés

LOS PUENTES DE MADISON (The bridges of Madison county) – 1995

puentes

Director Clint Eastwood
Guion Richard LaGravenese
Fotografía Jack N. Green
Música Lennie Niehaus
Producción Warner Bros./Malpaso Productions/Amblin Entertainment
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 135m. Color
Reparto Clint Eastwood, Meryl Streep, Annie Corley, Victor Slezak, Cristopher Kroon, Jim Haynie, Debra Monk, Sarah Kathryn Schmitt.

«¿Crees que esto le ocurre a todo el mundo? Algunas personas lo buscan toda su vida sin conseguirlo. Otros piensan que no existe. ¿Vas a decirme que lo que tengo que hacer es abandonar?»

Clint Eastwood puso en juego su vena más romántica con este nostálgico y conmovedor melodrama sentimental, basado en el best-seller homónimo de Robert James Waller, donde a través de una serie de dilatados flash-backs reproducía con sobriedad y contención la breve, adúltera e inconclusa historia de amor entre un curtido reportero del National Geographic y una solitaria ama de casa de origen italiano, propietaria de una granja en el estado de Iowa. Con este inesperado cambio de registro, el último cineasta clásico del cine americano sorprendía por manejar el relato con entusiasmo, pureza y serenidad, por sublimar con absoluta delicadeza y respeto las emociones, gestos y miradas de sus desabrigados personajes, por organizar escenas tan contenidas y hermosas como la del baile o el doloroso reencuentro final bajo la lluvia sin recurrir a alardes conceptuales o artificiosas estratagemas con fines lacrimógenos. Las interpretaciones del propio realizador y Meryl Streep, probablemente las más arrebatadoras y sutiles de sus respectivas carreras, contribuyeron al merecido éxito de crítica y público de esta apología a la dulce y ardiente placidez del amor en plena madurez.

Otras películas impregnadas de EMOCIÓN

Y el mundo marcha – King Vidor (1928)
¡Qué verde era mi valle! – John Ford (1941)
Mi vida sin mí – Isabel Coixet (2003)