MIOPÍA (Cielo negro)

Defecto de refracción del ojo en el cual los rayos de luz paralelos procedentes del infinito convergen en un punto focal situado delante de la retina, en lugar de en la misma retina como sería normal; es el defecto inverso a la hipermetropía, en el que la que los rayos llegan a la retina antes de converger (…) Una persona con miopía tiene dificultades para enfocar bien los objetos lejanos, lo que provoca déficit de agudeza visual y puede conducir también a dolores de cabeza, estrabismo, incomodidad visual e irritación del ojo (…) La miopía se corrige con lentes divergentes, ya sean gafas o lentes de contacto. En algunos casos puede utilizarse la cirugía. http://es.wikipedia.org/wiki/Miop%C3%ADa

“A la gloria de los más famosos se adscribe siempre algo de la miopía de los admiradores”
Georg Christoph Lichtenberg (1742-1799) Científico y escritor alemán

CIELO NEGRO (Cielo negro) – 1951

cielo

Director Manuel Mur Oti
Guión Manuel Mur Oti
Fotografía Manuel Berenguer
Música Jesús García Leoz
Producción Intercontinental Films
Nacionalidad España
Duración 93m. B/N
Reparto Susana Canales, Fernando Rey, Luis Prendes, Teresa Casal, Manolo Morán, Inés Pérez Indarte, Julia Caba Alba, Mónica Pastrana.

“La alegrías matan menos que los disgustos, pero es que son más escasas”

Si bien el resto de su filmografía (para nada desdeñable) difiere bastante de lo que sería una obra digna de un “genio” como él mismo se calificó en su día, cierto es que Mur Oti perteneció a esa estirpe de cineastas lúcidos, renovadores e incorruptibles, cuya personalidad fílmica transgredía todo tipo de pautas establecidas, tal y como demuestra esta adaptación del relato corto Miopita de Antonio Zozoya, sin duda, su película más notoria y representativa. Localizada en el Madrid popular, narraba la desdicha de una joven romántica, apocada y vulnerable, víctima de un creciente trastorno ocular y una acentuada candidez que le impedían ver y advertir la alarmante insensibilidad de los seres que la rodeaban. El megalómano realizador apuntaló la elegante puesta en escena encaminando el matiz naturalista de su crónica social hacia un ejercicio estilístico de desmedido vigor dramático, que alcanzaba su punto culminante en el tempestuoso y prolongadísimo travelling que precede al metafórico epílogo de carácter religioso. Buenas interpretaciones y fotografía refinada y tersa del maestro Berenguer.

Otras películas sobre MIOPES

Ipcress – Sidney J. Furie (1965)
Un final made in Hollywood – Woody Allen (2002)
Harry Potter y el cáliz de fuego – Mike Newell (2005)

6 comments

  1. La vi hace tiempo y recuerdo el paseo desesperado de la protagonista al final de la película… para llegar, creo recordar, a una iglesia.

    ¡Cuántos miopes nos ha dado el cine…! Yo soy una de ellos… y sobre todo en comedia me encantan. Recuerdo esa Marilyn Monroe (¡menudos golpes se pega!) escondiendo su miopía en Cómo casarse con un millonario. O ese falso miope en el que se convierte Tony Curtis para conquistar a la misma Marilyn en Con faldas y a lo loco.

    Recuerdo una película china sobre un grupo de jóvenes universitarios enviados a una aldea campesina en los años de revolución cultural (Balzac y la joven costurera china)… y cómo para uno de ellos perder las gafas o que se le rompan… es una tragedia, un problema de supervivencia.

    Besos con dioptrías.
    Hildy

    Me gusta

  2. Una película elegante, de fotografía exquisita como bien dices. Joer la verdad es que la mayoría de las peliculas decente de aquellos años….Lo son.

    Y ya que hablamos de cegatos, el de… “Sin perdón” también es digno de mencionar. Cuidate

    Me gusta

    1. En efecto, la fotografía de Berenguer es realmente destacable. Quizás el monólogo final de la protagonista en la iglesia pueda resultar hoy en día algo chirriante, pero se trata sin ninguna duda de una película a reivindicar… Muy bueno el miope de “Sin perdon”.., y qué te parece el timorato astrofísico encarnado por Hoffmann en “Perros de paja”?

      Me gusta

  3. No tiene un papel principal, pero en “Sospecha” de Hitchcock es muy interesante cómo se utiliza la miopía de Joan Fontaine para crear el suspense y los tiempos muertos en los que se espera a que se ponga las gafas para ver cosas que el espectador ya conoce.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s