Victor Young

PUNDONOR (Rio Grande)

Sentimiento de dignidad personal que exige a uno mismo atención y dedicación continua en una labor o profesión. http://www.oxforddictionaries.com/es/definicion/espanol/pundonor

“Reinaba entonces en el ejército español un pundonor llevado hasta la más excesiva delicadeza y mi padre exageraba aún este exceso, cosa de que no puedo culparlo, pues el honor es, ciertamente, el alma y la vida de un militar” (novela El manuscrito encontrado en Zaragoza)
Jan Potocki (1761-1815) Noble, científico, historiador y novelista polaco, capitán de zapadores del Ejército Polaco

RIO GRANDE (Rio Grande) – 1950

rio

Director John Ford
Guión James Kevin McGuinness
Fotografía Bert Glennon y Archie Stout
Música Victor Young
Producción Republic
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 105m. B/N
Reparto John Wayne, Maureen O’Hara, Ben Johnson, Victor McLaglen, Claude Jarman Jr., Chil Wills, Harry Carey Jr., Grant Withers.

“Ya que has elegido mi misma vida, creo que tendrás valor para aguantarla. Pero que se te quite de la cabeza la idea romántica de que es una vida de gloria. Es una vida dura, llena de sufrimientos y devoción para el deber que se juró cumplir”

Dignísimo colofón a una de las páginas más brillantes de la historia del western, como bien puede ser considerada la majestuosa trilogía sobre el Séptimo de Caballería que John Ford fraguó en el desértico e incomparable territorio del Monument Valley a partir de sendos relatos de James Warner Bellah. El inimitable realizador enlazó épica y lirismo con suma consonancia al reproducir de forma paralela las escaramuzas bélicas cerca de la frontera mexicana contra la hostil alianza de tribus vernáculas y la regeneración familiar y sentimental del solitario oficial protagonista, tras quince años de abnegados resentimientos. Este último registro, sin duda preferente en el cómputo final de la película, adecuaba su contenida generosidad romántica y emocional en torno a primorosas actitudes, introspectivos silencios o arrebatadoras miradas, que, representadas por un maravillosa pareja protagonista y dosificadas con la fluidez narrativa de su autor, culminaban en una virtuosa reflexión sobre cuestiones tan variadas como el orgullo y el pundonor militar o la perduración del amor puro a través de los años.

Otras películas con protagonistas que resaltan por su PUNDONOR

Siguiendo mi camino – Leo McCarey (1944)
Matar a un ruiseñor – Robert Mulligan (1962)
Million dollar baby – Clint Eastwood (2004)

EXUBERANCIA (El forajido)

1. Cualidad de lo que es exuberante.
2. Abundancia suma, plenitud excesiva.
 (Larousse Editorial)

“Exuberancia es belleza”
William Blake (1757-1827) Poeta, pintor, grabador y místico británico.

EL FORAJIDO (The outlaw) – 1943

forajido

Director Howard Hughes
Guión Jules Furthman
Fotografía Gregg Toland
Música Victor Young
Producción Howard Hughes Productions
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 116m. B/N
Reparto Jane Russell, Jack Beutel, Thomas Mitchell, Walter Huston, Mimi Aguglia, Joe Sawyer, Gene Rizzi, William Newell, Julián Rivero.

“Cuánto más loco está un hombre por una mujer, más tonterías piensa y más tonterías hace”

No habían pasado ni dos semanas de rodaje cuando, en una de sus típicas rencillas, Howard Hughes expulsó del mismo a su tocayo Hawks (frustrándole el que iba a ser su primer western genuino) y tomó el mando absoluto de este extraño pero sugestivo film, que escandalizó a la sociedad norteamericana de la época y sufrió durante años la desacreditación de su pudibunda censura por considerar que tanto las ambiguas relaciones entre sus míticos personajes como su atrevida carga sensual, hoy de una marchita insinuación y prácticamente focalizada en los atributos pectorales de su actriz principal, sobrepasaban los límites permitidos. Explotando uno de los temas hawksianos por excelencia, la amistad masculina afectada tras una seductora intromisión del sexo opuesto, la película modelaba con poca acción y bastantes diálogos insulsos un enfatizado ejercicio de misoginia a través de las fricciones entre tres legendarias figuras del Far West (Doc Holliday, Billy the Kid y Pat Garrett) y una epicúrea mestiza, personaje que debía catapultar como mito erótico a la exuberante Jane Russell, por entonces amante del excéntrico y todopoderoso productor.

Otras películas aderezadas por la EXUBERANCIA física de una actriz

Arroz amargo – Giuseppe De Santis (1949)
La dolce vita – Federico Fellini (1960)
Niágara – Henry Hathaway (1953)

ESPADACHÍN (Scaramouche)

1. Hombre que sabe manejar bien la espada.
2. Hombre que se precia de valiente y es amigo de pendencias.
(significadode.org)

“Cuando lo conocí malvivía en Madrid, alquilándose por cuatro maravedíes en trabajos de poco lustre, a menudo en calidad de espadachín por cuenta de otros que no tenían la destreza o los arrestos para solventar sus propias querellas” (novela El capitán Alatriste)
Arturo Pérez-Reverte (1951-) Escritor y periodista español

SCARAMOUCHE (Scaramouche) – 1952

scaramouche

Director George Sidney
Guion Ronald Millar y George Froeschel
Fotografía Charles Rosher
Música Victor Young
Producción Metro Goldwyn Mayer
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 112m. Color
Reparto Stewart Granger, Eleanor Parker, Mel Ferrer, Janet Leigh, Henry Wilcoxon, Nina Foch, Lewis Stone, Richard Anderson, Robert Coote.

“Imagina que la espada es como un pájaro: si lo aprietas con demasiada fuerza, lo ahogas; si lo sostienes con demasiada delicadeza, se escapa”

Airosa y palpitante adaptación de la novela homónima de Rafael Sabatini, precedentemente versionada con esmero por Rex Ingram en 1923, que forma parte de aquellos lujosos y coloristas productos aventureros con aires melodramáticos que la MGM elaboró durante los cincuenta, constituyendo además una de las cumbres irrefutables del llamado cine de capa y espada. Ubicada en los albores de la Revolución Francesa, en un convulso ambiente dominado por la irreconciliable disensión entre la concepción aristocrática y el pensamiento de la clase popular, desarrollaba un relato pletórico de amores espinosos, artimañas palatinas y desafíos espadachines, cuyo referente argumental versaba en torno al afán de un seductor aventurero (camuflado en una compañía teatral) por vengar la muerte de su amigo, víctima del intimidante poderío como esgrimista del marqués de Mayne. Tal y como hizo en LOS TRES MOSQUETEROS (1946), Sidney aplicó a las escenas un vigor coreográfico cercano al musical, especialmente patente en el antológico duelo final de casi siete minutos en el teatro de l’Ambigú.

Otras películas sobre ESPADACHINES

El signo del Zorro – Rouben Mamoulian (1940)
Cyrano de Bergerac – Jean-Paul Rappaneau (1990)
Zatoichi – Takeshi Kitano (2003)

ADMIRACIÓN (Raíces profundas)

Consideración especial que se siente o tiene para con alguien o algo, por el afecto o las cualidades que disponen, según corresponda (…) Generalmente cuando algo o alguien causan admiración en otro es porque disponen de atribuciones o propiedades notables, positivas y originales, que impactan en éste de manera desbordante. (definicionabc.com)

“El amor más fuerte y más puro no es el que sube desde la impresión, sino el que desciende desde la admiración”
Catalina de Siena (1347-1380) Santa católica, co-patrona de Europa e Italia y Doctora de la Iglesia

RAÍCES PROFUNDAS (Shane) – 1953

shane

Director George Stevens
Guion A.B. Guthrie Jr.
Fotografía Loyal Griggs
Música Victor Young
Producción Paramount
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 118m. Color
Reparto Alan Ladd, Jean Arthur, Van Heflin, Brandon de Wilde, Ben Johnson, Jack Palance, Edgar Buchanan, Emile Meyer, Elisha Cook Jr.

“Uno no puede dejar de ser lo que es, torcer su destino”

El sempiterno enfrentamiento entre la nobleza y la malignidad, escudado en la no menos tradicional pugna entre campesinos y ganaderos terratenientes de finales del S. XIX, y, a su vez, resuelto por la intervención de un héroe solitario de pasado escabroso y semblante impertérrito, por cierto, interpretado por uno de los actores más inexpresivos del Hollywood de la época. Ante tales arquetipos como premisa, irremisiblemente ligados a la iconografía del western clásico, no resulta fácil intuir el cúmulo indeleble de emociones turbadoras y sentimientos velados, tácitamente reprimidos, que acaba transmitiendo este himno a la fraternidad ante el abuso del poder caciquil, basado en una novela homónima de Jack Shaefer y popularmente inmortalizado por la relación de afecto y venerada admiración que el infante de la familia amenazada sostiene con el misterioso forastero. Además de dotar al relato de un poderoso ritmo secuencial, Stevens supo beneficiarse de la sabia explotación del paisaje montañoso de Wyoming, de un inspirado plantel de intérpretes y de una bellísima partitura musical.

Otras películas sobre la ADMIRACIÓN

La sombra de una duda – Alfred Hitchcock (1943)
Matar a un ruiseñor – Robert Mulligan (1962)
La lengua de las mariposas – José Luis Cuerda (1999)

COMISARÍA (Brigada 21)

Edificio de carácter permanente utilizado como cuartel general u oficina de policía (…) Las comisarías normalmente están repartidas a lo largo del territorio mediante una distribución geográfica por distritos, estando cada una al cargo de la seguridad ciudadana de su zona. Normalmente, este tipo de edificios contienen oficinas, distintos servicios, comodidades para su personal y lugares de estacionamiento para los vehículos oficiales. También pueden contener calabozos temporales para los detenidos y salas de interrogatorio. (Wikipedia)

“Si alguien concibe que una carnicería semejante puede servir de soporte a un arte, ya está preparado para admitir que la verdad puede ser extraída mediante la tortura en el sótano de una comisaría; si se admite que la belleza puede surgir de la sangre derramada, aunque ésta se inflija a un animal, es que uno ya tiene justificado en el corazón todo tipo de violencia”
Manuel Vicent (1936-) Escritor, periodista, articulista y galerista de arte español

BRIGADA 21 (Detective story) – 1951

brigada

Director William Wyler
Guión Philip Yordan y Robert Wyler
Fotografía Lee Garmes
Música Victor Young
Producción Paramount
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 103m. B/N
Reparto Kirk Douglas, Eleanor Parker, William Bendix, Cathy O’Donnell, George MacReady, Lee Grant, Horace McMahon, Gladys George.

“¿Crees que estás en el lado de los ángeles? No lo estás, ni siquiera sabes lo que es el perdón humano en tu propia naturaleza”

Apasionada e inflexible adaptación de la exitosa pieza teatral homónima de Sidney Kingsley, en la que se nos revelaba el profuso estado de ansiedad e intransigencia que se respiraba en las grandes ciudades norteamericanas a través de la narración firme, precisa y conmovedoramente realista de una convulsa jornada laboral en la comisaría de policía 21 de Nueva York. La impetuosa y congruente resolución de diversas situaciones caracterizadas por su complejidad dramática y marcado carácter emocional transcurridas en ese único escenario, con especial preponderancia por la cruzada particular que un compulsivo e irrefrenable detective mantiene contra un médico sin escrúpulos, servían para abordar con cierta desaprobación de índole moralista temas tan candentes como el aborto, la reinserción o la censura de una metodología criminal sustentada en la violencia, el odio o la venganza. Sensacional dirección del nunca suficientemente valorado William Wyler e inmejorables interpretaciones, encabezadas por un convincente e incluso histriónicamente comedido Kirk Douglas.

Otras películas ambientadas en una COMISARÍA

El asesino – Elio Petri (1961)
Asalto a la comisaría del distrito 13 – John Carpenter (1976)
Ley 627 – Bertrand Tavernier (1992)