Franco Fabrizi

ESTAFADOR (Almas sin conciencia)

Persona que engaña para obtener lucro de manera habitual. (K Dictionaries Ltd.)

“Lo que se ha instaurado en el mundo es una sociedad capitalista, con todo lo que en ella es vulgar, cruel y estúpido, con advenedizos, estafadores y timadores, con la grotesca chabacanería de los nuevos ricos. La crueldad del dinero ha sustituido a la crueldad de la política. La necedad comercial ha sustituido a la necedad ideológica”
Milan Kundera (1929-) Escritor checo

ALMAS SIN CONCIENCIA (Il bidone) – 1955

Director Federico Fellini
Guión Federico Fellini, Ennio Flaiano y Tulio Pinelli
Fotografía Otello Martelli
Música Nino Rota
Producción Titanus/S.G.C.
Nacionalidad Italia/ Francia
Duración 104m. B/N
Reparto Broderick Crawford, Richard Basehart, Franco Fabrizi, Giacomo Gabrielli, Irene Cefaro, Sue Ellen Blake, Giuletta Masina.

“Yo siempre tuve estilo. Fui alrededor del mundo estafando a todos. El mundo está lleno de idiotas. Puedo vender hielo a los esquimales. Ahora trabajo con estos aficionados, pero pronto estaré trabajando de nuevo solo”

Sórdida e inquietante alegoría espiritual centrada en torno a las correrías de un grupo de picarescos estafadores, habitualmente disfrazados de eclesiásticos vaticanos, que ejercían su ignominiosa profesión usurpando los ahorros de los crédulos, devotos e ignorantes campesinos de los alrededores de Roma. El perseverante análisis felliniano sobre los enigmas e inquietudes de la conciencia humana encontró en este compleja fábula social sobre el desasosiego y vacío existencial que conlleva sostener un estilo de vida amoral e ilegítimo, firmemente adherida a las directrices neorrealistas, una de sus más valiosas y sinceras manifestaciones, convirtiéndose, más allá de su talante emotivo y moralizante, en un primoroso testimonio de la Italia de los cincuenta. Arduamente incomprendida en su época, presume tanto de una hermosísima música de Nino Rota como del estimable trabajo de toda su nómina actoral, encabezada por un sublime Broderick Crawford, protagonista de un desenlace amargo, conmovedor y abierto a las más discordantes elucidaciones.

Otras películas protagonizadas por un ESTAFADOR

El golpe – George Roy Hill (1973)
Luna de papel – Peter Bogdanovich (1973)
Los timadores – Stephen Frears (1990)

HOLGAZANERÍA (Los inútiles)

Ociosidad voluntaria, pereza, falta de ganas de trabajar. (Espasa-Calpe)

“Sentía una especie de ira, de rencor, contra esos jóvenes holgazanes que a menudo pasan por el lado, frescos y ligeros, bien saciados, vestidos correctamente y perfumados, mientras que uno, sucio, harapiento, descalzo y apestando a estiércol, se ocupaba de la paja de los terneros”
Néstor Majnó (1889-1934) Revolucionario anarquista ucraniano

LOS INÚTILES (I vitelloni) – 1953

vitelloni2

Director Federico Fellini
Guion Ennio Flaiano, Tullio Pinelli y Federico Fellini
Fotografía Carlo Carlini, Otello Martelli y Luciano Trasatti
Música Nino Rota
Producción Peg-Film/Cité Film
Nacionalidad Italia/ Francia
Duración 103m. B/N
Reparto Franco Interlenghi, Franco Fabrizi, Alberto Sordi, Leonora Ruffo, Jean Brochard, Leopoldo Trieste, Riccardo Fellini, Carlo Romano.

“Hablábamos siempre de irnos. Pero sólo uno, una mañana, sin decirle nada a nadie, partió de verdad”

El peculiar e intransferible universo felliniano alcanzó la madurez absoluta en esta amarga y caricaturesca crónica costumbrista sobre la pequeña burguesía provinciana, que, en gran parte, evocaba los ambientes que su autor había frecuentado durante su mocedad en Rimini. La frágil y pueril amistad de un grupo de cinco eternos adolescentes, empecinados en paliar su frustrante holgazanería a base de eternos paseos, inadecuados flirteos amorosos u otras actividades tan vacuas como inútiles, fue plasmada en imágenes a través de un depurado tratamiento plástico, colmado de sombríos y desolados paisajes, y trenzada bajo un entramado narrativo que aglutinaba una entonación poética e impregnada de un particular sentimiento de añoranza con un análisis severamente crítico y sarcástico en torno a la cruda realidad social italiana en tiempos de posguerra. El considerable éxito del film, posiblemente el mejor de su etapa neorrealista, incentivó a Fellini a realizar una segunda parte, que, a la postre, constituiría la raíz de la célebre LA DOLCE VITA (1960). Sería indisculpable olvidarse de sus estupendas interpretaciones, así como de la siempre magnífica música del gran Nino Rota.

Otras películas donde alguno de sus protagonistas destaca por su HOLGAZANERÍA

La ruta del tabaco – John Ford (1941)
Loulou – Maurice Pialat (1983)
El gran Lebowski – Joel Coen (1998)

PUEBLO (Calabuch)

Población más pequeña y con menos habitantes que una ciudad, especialmente aquella en la que prevalecen actividades relacionadas con el sector primario. (Larousse Editorial)

“Colgado de un barranco duerme mi pueblo blanco bajo un cielo, que, a fuerza de no ver nunca el mar, se olvidó de llorar” (canción Pueblo blanco)
Joan Manuel Serrat (1943-) Cantautor, actor, escritor y poeta español

CALABUCH (Calabuch) – 1956

calabuch

Director Luis García Berlanga
Guión Luis García Berlanga, Leonardo Martín, Ennio Flaiano y Florentino Soria
Fotografía Francisco Sempere
Música Angelo Francesco Lavagnino
Producción Aguila/Constellazione
Nacionalidad España
Duración 93m. B/N
Reparto Edmund Gwenn, Franco Fabrizi, Valentina Cortese, Juan Calvo, Félix Fernández, José Isbert, Manuel Alexandre, José Luis Ozores.

“¿Sabe por qué me gusta Calabuch? Por que aquí cada uno hace lo que le gusta (…) Aquí la gente no se preocupa en ser diferente de lo que es en realidad, ni de lo que piensan los demás tampoco. No, cada cual vive su vida sin hacer daño a nadie… ¡Ay, si esto no es la felicidad es algo que se le parece mucho!”

Erigiéndose en uno de los primeros realizadores en exponer la angustiosa discrepancia del ser humano ante el riesgo de una catástrofe atómica, Berlanga adecuó su particular universo costumbrista al servicio de un tierno y complaciente argumento ajeno en torno a las contrariedades de un acreditado científico nuclear de origen norteamericano, refugiado en un apacible, afectuoso e idealizado pueblo costero mediterráneo (en realidad, la localidad castellonense de Peñíscola) con el objetivo de finiquitar su agobiante colaboración con los turbulentos propósitos militares. Aunque acabaría echándose en falta algo más de aquel impulso crítico y mordaz que siempre caracterizó a su autor, la película seducía por el irrecusable ánimo con el graduaba su subterránea ensoñación de lo cotidiano a partir de un sentido del humor basado en un enfoque poético e ilusorio de lo absurdo. Dentro del impecable reparto internacional que abarcaba esta sensible e inocente fábula coral, sobresalía la esplendida caracterización de Edmund Gwenn en el papel del entrañable sabio protagonista.

Otras películas ambientadas en PUEBLOS ficticios

Brigadoon – Vincente Minnelli (1954)
Innisfree – José Luis Guerín (1990)
Dogville – Lars Von Trier (2003)

FRUSTRACIÓN (Crónica de un amor)

1. Imposibilidad de satisfacer una necesidad física o un deseo.
2. Sentimiento de tristeza o dolor que provoca esta imposibilidad.
(Larousse Editorial)

“La frustración está provocada por una sociedad que nos pide ser lo que no somos y nos culpa de ser lo que somos. Ahora mismo, todo sigue estando dirigido por hombres; la mujer está en claro desequilibrio. Para comenzar, hay que equilibrar la igualdad de hombre y mujer”
Alejandro Jodorowsky (1929-) Actor, cineasta, escritor y artista chileno

CRÓNICA DE UN AMOR (Cronaca di un amore) – 1950

cronaca

Director Michelangelo Antonioni
Guion Michelangelo Antonioni, Daniele D’Anza, Silvio Giovanetti, Francesco Maselli y Piero Tellini
Fotografía Enzo Serafin
Música Giovanni Fusco
Producción Villani Film
Nacionalidad Italia
Reparto Lucía Bosé, Massimo Girotti, Ferdinando Sarmi, Gino Rossi, Vittoria Mondello, Franco Fabrizi, Marika Rowsky, Carlo Gazzabini.

“El amor de una mujer por su marido se mide en migrañas”

En su ópera prima, Antonioni no sólo dio a conocer una obsesión temática que imperaría a lo largo de su carrera, la soledad y la frustración sentimental que prevalecen en una sociedad burguesa tan frívola como malsana, sino que estableció ya el principal rasgo estilístico sobre el que edificaría el grueso de su filmografía posterior: el influjo que adquiere la aséptica frialdad del paisaje en la conducta de sus personajes. La investigación detectivesca que solicita un rico industrial de Milán para destapar la supuesta relación adúltera de su esposa trascendía en un oscuro e inquietante thriller sentimental con implicaciones criminales, trazado de forma bilateral entre presente y pasado, que permitía flagelar el tedioso proceder de la clase alta mientras se analizaba con absoluto rigor introspectivo el desasosiego y la fluctuación emotiva que embargan a su heroína; una flamante Lucía Bosé, recién elegida Miss Italia, que reincidió en atestiguar la fragilidad de la belleza junto al realizador en LA SEÑORA DE LAS CAMELIAS (1953), entonces con el mundo del cine como telón de fondo.

Otras películas sobre la FRUSTRACIÓN

Secretos de un matrimonio – Ingmar Bergman (1973)
Un día de furia – Joel Schumacher (1992)
American beauty – Sam Mendes (1999)

BELLEZA (Muerte en Venecia)

Noción abstracta ligada a numerosos aspectos de la existencia humana. Esto es estudiado principalmente por la disciplina filosófica de la estética, pero también es abordado por otras disciplinas como la historia, la sociología y la psicología social. Vulgarmente la belleza se define como la característica de una cosa que a través de una experiencia sensorial (percepción) procura una sensación de placer o un sentimiento de satisfacción. (Wikipedia)

“La belleza no hace feliz al que la posee, sino a quien puede amarla y adorarla”
Hermann Hesse (1877-1962) Escritor, poeta, novelista y pintor alemán

MUERTE EN VENECIA (Morte a Venezia) – 1971

morte

Director Luchino Visconti
Guión Luchino Visconti y Nicola Badalucco
Fotografía Pasquale De Santis
Música Franco Mannino
Producción Alfa/PECF
Nacionalidad Italia/ Francia
Duración 130m. Color
Reparto Dirk Bogarde, Romolo Valli, Björn Andersen, Silvana Mangano, Marisa Berenson, Mark Burns, Nora Ricci, Franco Fabrizi.

“La creación de la belleza y la pureza es un acto espiritual”

Majestuosa y flemática adaptación de la novela homónima de Thomas Mann, que representa uno de los puntos más álgidos de la solemne obra viscontiniana, y, por consiguiente, constituye uno de los clásicos ineludibles de la cinematografía transalpina. Con el propósito de identificar al protagonista (portentoso Bogarde) con Gustav Mahler, cuya quinta sinfonía destaca y embellece la capacidad emotiva del relato, el cineasta milanés reemplazó la figura del maduro profesor universitario por la de un agónico e insigne compositor, desesperadamente ofuscado por la atracción que le infunde un blondo efebo. El infructuoso anhelo por alcanzar la belleza ante los despiadados estragos que ocasiona el paso del tiempo se erigía en el tema cardinal de una parábola heterogénea ostentada con aptitud de destemplada y dolorosa intimidad bajo una exacerbada minuciosidad esteticista. El conmovedor escenario veneciano, convergido alrededor del ampuloso “Grand Hotel des Bains” e iluminado con penetrante refulgencia por Pasquale de Santis, acababa transformándose en un estremecedor cuadro de la decadente y rutinaria pretenciosidad que imperaba en la clase social aristocrática.

Otras películas sobre la BELLEZA

El retrato de Dorian Gray – Albert Lewin (1945)
Orfeo – Jean Cocteau (1950)
La bella mentirosa – Jacques Rivette (1991)