FLORENCIA (Una habitación con vistas)

Ciudad situada al norte de la región central de Italia, capital y ciudad más poblada de la provincia homónima y de la región de Toscana, de la que es su centro histórico, artístico, económico y administrativo (…) Florencia es el núcleo urbano en el que se originó en la segunda mitad del siglo XIV el movimiento artístico denominado Renacimiento, y es considerada una de las cunas mundiales del arte y de la arquitectura. http://es.wikipedia.org/wiki/Florencia

“Todo sobre Florencia parece estar coloreado con un tono violeta suave, como el vino diluído”
Henry James (1843-1916) Escritor y crítico literario estadounidense

UNA HABITACIÓN CON VISTAS (A room with a view) – 1985

room

Director James Ivory
Guión Ruth Prawer Jhabvala
Fotografía Tony Pierce-Roberts
Música Richard Robbins
Producción Merchant-Ivory
Nacionalidad Gran Bretaña
Duración 116m. Color
Reparto Helena Bonham-Carter, Julian Sands, Maggie Smith, Dehholm Elliott, Judi Dench, Daniel Day-Lewis, Simon Callow, Patrick Godfrey.

“Hay algo en el paisaje italiano que inclina al romance incluso a los más insensibles”

La minuciosidad compositiva del equipo formado por Ivory y el productor Ismael Merchant se dio a conocer a nivel internacional con esta satisfactoria adaptación del relato homónimo de E.M. Forster, autor al que regresarían para adecuar las novelas MAURICE (1987) y REGRESO A HOWARD’S END (1992). A pesar de no lograr despojarse de la frialdad academicista y de un tono general excesivamente melifluo, supieron reflejar con enternecimiento y menos presuntuosidad de la acostumbrada la incertidumbre ideológica de dos jóvenes británicos, apremiados a abandonar las rígidas y mojigatas costumbres victorianas de principios de siglo para reanudar el amor y la sensualidad que juntos descubrieron en Florencia. La aplastante perfección técnica de la fotografía, la magnificencia del vestuario y los decorados y, sobre todo, la primorosa utilización de la música (que incorpora arias de Puccini), realzaron el cautivador influjo que la capital toscana ejerce en los protagonistas. Entre el lujoso elenco de secundarios, sobresale la inmensa calidad actoral de Maggie Smith y Denholm Elliott.

Otras películas sobre FLORENCIA

El incomprendido – Luigi Comencini (1966)
Habitación para cuatro – Mario Monicelli (1975)
Hannibal – Ridley Scott (2001)

7 comentarios

  1. “Hay algo en el paisaje italiano que inclina al romance incluso a los más insensibles”, qué frase más genial. ¡Y qué hermosa es Florencia! Una habitación con vistas es una película donde ocurren cosas pero todo con calma y una delicada belleza…

    El festín de Babette me gusta mucho. Hace poco la volvieron a estrenar en una copia digital de calidad en sala de cine. ¡Y qué bien lo pasé en esa gran cena que prepara Babette!

    Me encanta John Ford y trato de ver toda su filmografía completa pero te confieso que apenas he visto su filmografía silente de la que sólo he visto El CABALLO DE HIERRO. He leido más de esta etapa que verla. Y una de las que me apetecen es la que precisamente reseñas.

    Besos
    Hildy

    Me gusta

  2. Todo en esta película me resulta amanerado, epidérmico e insustancial. Por hermosas y escenificadas que puedan resultar sus “vestimentas”, en realidad solo envuelven algo llamado vacío. Un claro ejemplo de vacuidad. No tengo que decir que la historia y sus personajes me generan más risa que cualquier otro afecto vinculado con emoción. Un abrazo.

    Me gusta

  3. Sinceramente, no comulgo demasiado con el cine de Ivory. Sus películas me acaban resultando algo frías, en ocasiones distantes y presuntuosas, pero hay en ellas un preciosismo estético loable y, concretamente en ésta, un cúmulo de interpretaciones soberbias. Aunque debo reconocer que Florencia hace mucho. Es una ciudad espectacular, que, sin duda, me encantaría volver a visitar en breve.
    Por otro lado, “El festín de Babette” es una pequeña joya que podríamos incluir en la categoría de películas “medicinales”, como tú las llamas, y qué decir de John Ford, probablemente el mejor cineasta estadounidense de la historia. Y en absoluto creo haber exagerado.

    Me gusta

  4. Insisto, no soy precisamente un fan de Ivory. Reconozco en él un estilo excesivamente acaramelado, distante y presuntuoso, pero soy mucho más benevolente que tú Altaica con este film, que, por cierto, refleja a la perfección lo romántica y fascinadora que resulta la capital toscana. Sin estar a la altura de “Lo que queda del día” (para mí lo mejor que ha hecho) no me genera en absoluto la antipatía o el rechazo que a tí parece producirte. No puede decirse que fluya en él la emoción a raudales, pero me parece una película delicada, sensible y muy bien interpretada.

    Me gusta

  5. Sin duda “Lo que queda del día” es una espléndida película, pero es que está llena de sustancia y, sobretodo, de una complejidad afectiva mayúscula. Todo lo que en ella es talento, en Una habitación… es inane y solo comparar las relaciones afectivas que ambas muestran, indican magisterio en la primera y frisando en lo ridículo la segunda. Pero es posible que para algunas películas sea náufrago de la sensibilidad.

    Ya que hablamos de adaptaciones y del impacto vital que puede llegar a producir ciertos viajes iniciáticos vinculados a determinadas ciudades, ambientes, paisajes, estéticas y culturas, me quedo con “Pasaje a la India”, también basada en una novela de E.M. Forster, que si bien no es una obra redonda, sí me parece uno de los últimos grandes relatos clásicos en el cine, cómo no de la mano del británico Lean.

    Y cambiando de autor, William Somerset Maugham, me gustó mucho la versión última realizada sobre “El velo pintado”, que si bien no hay una aportación innovadora, deambula en lo clásico con inusitada verosimilitud. Por cierto, en cuanto a interpretaciones la señora Smith está, como siempre, maravillosa, pero decir lo mismo de la señora Carter o de su partenaire es casi imposible.

    Me gusta

  6. Me alegro de coincidir contigo en la excelsitud de “Lo que queda del día”. En cuanto a la que nos ocupa, no creo que la señora Carter (como tú la llamas) sea la que más chirrie dentro del reparto, al menos a mí me resultan más molestos sus dos partenaires. Sin embargo, no sólo Miss Smith está extraordinaria, Elliott demuestra ser un secundario de primer nivel y Judi Dench o Simon Callow, por ejemplo, están mucho más que correctos.
    En cambio, te doy toda la razón al considerar “Pasaje a la India” como arquetipo fílmico de la capacidad que una cultura, con su paisaje y sus gentes, posee para desbordar pulsiones ocultas. No lo dudes, si continúas siguiendo el blog la verás aparecer en él.

    Me gusta

  7. Elliot es un actor como la copa de un pino, infinitamente mejor que muchos actores principales. De ahí, que la comparación entre protagonistas y secundarios rechine más aún. Pero dejemos a la pobre habitación con sus vistas y todo, que no es cuestión de destriparla sí o sí.

    Continuaré siguiendo este original blog en su concepción de vincular palabras/conceptos y cine. Un abrazo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.