Robert Siodmak

MUDEZ (La escalera de caracol)

1. Imposibilidad física de hablar.
2. Silencio deliberado y persistente. (RAE)

“No es la soledad con alas, es el silencio de la prisionera, es la mudez de pájaros y viento, es el mundo enojado con mi risa o los guardianes del infierno rompiendo mis cartas” (poema Peregrinaje)
Alejandra Pizarnik (1936-1972) Poeta y traductora argentina

LA ESCALERA DE CARACOL (The spiral staircase) – 1945

Director Robert Siodmak
Guion Mel Dinelli
Fotografía Nicholas Musuraca
Música Roy Webb
Producción RKO
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 83m. B/N
Reparto Dorothy McGuire, George Brent, Ethel Barrymore, Kent Smith, Elsa Lanchester, Rhonda Fleming, Gordon Oliver, Sara Allgood.
* Frédéric Chopin – Waltz Op. 34 No.2 in A minor

“Tú querías ser maestra o enfermera… ¿Te vas a resignar fatalmente, sin hacer ningún esfuerzo para recuperar la voz?” 

Una de las películas de suspense más elegantes y perturbadoras de los años cuarenta la hallamos en esta adaptación de la novela Some must watch de Ethel Lina White, ambientada en la Nueva Inglaterra de principios del siglo XX, donde se narraba el terrible acoso al que es sometida una joven sirvienta muda por parte de un peligroso maníaco, especializado en asesinar a mujeres que sufren algún defecto físico. Robert Siodmak modeló una intriga sobrecogedora, presidida por una atmósfera tan inquietante como claustrofóbica y dotada de un tratamiento estético fiel a sus orígenes expresionistas, en el que la sabia utilización de las luces y las sombras o la profusión de extraños ángulos de cámara jugaban un papel básico. Otro de los grandes alicientes de este incuestionable clásico del misterio, de cuyas imborrables imágenes destacan los magistrales planos subjetivos del perverso ‘voyeur’, radicaba en un excepcional reparto de cuantiosa presencia femenina, liderado por una inspirada Dorothy McGuire, en una de las caracterizaciones más importantes de su carrera.

Otras películas en la que uno de sus protagonistas padece de MUDEZ

Una noche en la ópera – Sam Wood (1935)
El piano – Jane Campion (1993)
La forma del agua – Guillermo del Toro (2017)

COARTADA (La dama desconocida)

Prueba que presenta un acusado para demostrar que no se encontraba en el lugar del delito a la hora en que sucedió. (Larousse Editorial)

“Decías que nunca te comprometerías con el misterioso vagabundo, pero ahora te das cuenta que no vende ninguna coartada, mientras miras fijamente el vacío de sus ojos y le dices, ¿quieres hacer un trato?” (canción Like a rolling stone)
Bob Dylan (1941-) Músico, cantante y poeta estadounidense

LA DAMA DESCONOCIDA (Phantom lady) – 1944

phantom3

Director Robert Siodmak
Guión Bernard C. Schoenfeld
Fotografía Woody Bredell
Música Hans J. Salter
Producción Universal
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 87M. B/N
Reparto Ella Raines, Franchot Tone, Alan Curtis, Thomas Gómez, Fay Helm, Regis Toomey, Aurora Miranda, Andrew Tombes, Milburn Stone.

“Una persona va a morir por un crimen que no ha cometido. Tiene una coartada perfecta, pasó la noche con la señorita Terry. Ella es la única persona que puede salvarle. Por favor, ¿nos deja verla?”

Las peripecias de una atractiva secretaria neoyorquina para poder demostrar la coartada de su amado jefe, injustamente acusado del asesinato de su esposa, conformaron la base argumental sobre la que se edificaba esta firme intriga criminal, novelada por el especialista Cornel Woolrich bajo el pseudónimo de William Irish. En la primera de las decisivas aportaciones que hizo al cine negro americano de los cuarenta, Siodmak ofreció un completo muestrario de las distintivas marcas de fábrica que caracterizaron su infravalorado estilismo: un aplicado interés en profundizar en la psicología de los personajes, una atmosférica puesta en escena deudora de sus orígenes expresionistas (con meticulosas angulaciones y abundancia de sombras y claroscuros) y una extraordinaria capacidad para crear ambientes asfixiantes y perturbadores, habituados a bordear los límites de la locura, como por ejemplo la fascinadora secuencia de la jam-session. Su óptima acogida propició una versión radiofónica a cargo del mismísimo Cecil B. De Mille, protagonizada también por la estupenda y no muy prolífica Ella Raines.

Otras películas sobre las dificultades en demostrar una COARTADA

En un lugar solitario – Nicholas Ray (1950)
Las diabólicas – Henri Georges Clouzot (1955)
Testigo de cargo – Alfred Hitchcock (1957)

NEGRO (Forajidos)

1. Color como el del carbón o el de la oscuridad total.
2. Que es triste, desafortunado o poco favorable.
(Larousse Editorial)
El cine negro o ‘film noir’ es un género cinematográfico que se desarrolló en Estados Unidos entre la década de 1930 y 1950 (…) La expresión es usada por la crítica cinematográfica para describir un género de definición bastante imprecisa, cuya diferenciación de otros como el cine de gángsters o el cine social es sólo parcial. Habitualmente, las películas giran en torno a hechos delictivos y criminales con un fuerte contenido expresivo y una característica estilización visual. Su construcción formal está cerca del expresionismo. Se emplea un lenguaje elíptico y metafórico, una iluminación tenebrosa en claroscuro, escenas nocturnas con humedad en el ambiente y se juega con el uso de sombras para exaltar la psicología de los personajes (…) Las fronteras entre buenos y malos se difuminan y el héroe acostumbra a ser un antihéroe atenazado por un pasado oscuro (…) Otro punto característico del cine negro es la presencia de la ‘femme fatale’, que, aparentemente inofensiva, puede conducir a sus víctimas al peligro o a la muerte. (Wikipedia)

“Uf, esas perversas del cine negro a las que no les interesa tu infancia, que logran hasta que desconfíes del amor que sientes por ellas cuando te echan los brazos al cuello. Me encantan”
José Luis Garci (1944-) Productor, presentador de televisión, crítico, guionista y director de cine español

FORAJIDOS (The killers) – 1946

forajidos

Director Robert Siodmak
Guion Anthony Veiller
Fotografía Woody Bredell
Música Miklos Rozsa
Producción Universal
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 102m. B/N
Reparto Burt Lancaster, Ava Gardner, Edmond O’Brien, Albert Dekker, Virginia Christine, Sam Levene, Vince Barnett, Jack Lambert.

“Creo que no hay un sitio mejor para aprender sobre las estrellas que la cárcel”

Una de las grandes obras maestras del cine negro y probablemente la película más importante de su realizador, urdida a partir de un impecable guión de Anthony Veiller (con ayuda no acreditada de John Huston y Richard Brooks), que, a través de una serie de flashbacks sin orden temporal, desarrollaba el planteamiento esbozado por Ernest Hemingway en su relato corto The killers reconstruyendo el pasado del protagonista: un exboxeador apodado “El Sueco”, afín al mundo de la mafia y degradado por el malvado poderío concupiscente de una cautivadora mujer fatal. Esta parábola de retorcido nihilismo en torno al fracaso y la traición, recuperada por Don Siegel con un competente remake, CÓDIGO DEL HAMPA (1964) y Andrei Tarkovsky para un interesante cortometraje estudiantil en 1958, despunta aún hoy en día por el perfecto sentido de la tensión de una atmósfera dramática nutrida por una estética de contrastes expresionistas, con momentos tan apasionantes como el plano-secuencia del asalto a la fábrica, o la antológica pareja formada por el debutante Burt Lancaster y una Ava Gardner absolutamente espectacular.

Otras obras maestras del CINE NEGRO

Perdición – Billy Wilder (1944)
El cartero siempre llama dos veces – Tay Garnett (1946)
Retorno al pasado – Jacques Tourneur (1947)

GEMELOS (A través del espejo)

Aquellos individuos que nacen de una misma gestación, dos embriones que han sido formados en el mismo momento luego de la fertilización y que, por compartir los mismos genes de manera directa son físicamente iguales. Los gemelos nacen de un mismo embrión que en algún momento de la gestación se divide en dos y genera dos futuros bebés (…) Lo que es más interesante de los gemelos, además del hecho de que son idénticos uno al otro a nivel físico, es que muchas veces los dos individuos que componen esa relación gemelar también viven una íntima y muy profunda vinculación emocional o sensitiva que le permite a uno saber o sentir las sensaciones que el otro tiene en determinado momento. (definicionabc.com)

“La amargura y el orgullo son hermanos gemelos; el mal humor y la irritabilidad son sus inseparables acompañantes”
Teresa de Calcuta (1910-1997) Monja católica de origen albanés naturalizada india

A TRAVÉS DEL ESPEJO (The dark mirror) – 1946

espejo

Director Robert Siodmak
Guion Nunnally Johnson
Fotografía Milton Krasner
Música Dimitri Tiomkin
Producción 20th Century Fox
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 81m. B/N
Reparto Olivia de Havilland, Lew Ayres, Thomas Mitchell, Charles Evans, Dick Long, Gary Owen, Lester Allen, Lela Bliss, Marta Mitrovich.
* Johannes Brahms – Symphony no. 4 in E minor (First movement)

“No creerá que cualquiera puede cometer un asesinato, ¿verdad? (…) El carácter, la personalidad… Ni siquiera la naturaleza puede duplicarlo, ni aún en los gemelos”

Uno de los más brillantes dramas de inclinación freudiana surgidos en la época de posguerra americana, basado en una novela homónima de Vladimir Pozner, que planteaba una turbia intriga en torno a la contrapuesta personalidad e idéntica apariencia de dos hermanas gemelas, envueltas en una oscura investigación criminal trenzada mediante el proceso psicoanalítico. Siodmak consiguió plasmar la atmósfera turbadora y enigmática que requería esta audaz intrusión en las equívocas sinuosidades del alma humana, enmarcada en un período de absoluto desvarío social y económico, cuyo principal interés residía en manifestar la dualidad de sus antagónicas protagonistas, y, a través de ella, husmear en la desconcertante ambigüedad del Mal. A destacar la majestuosa fotografía de inspiración expresionista a cargo de Milton Krasner, la solemne partitura mahleriana de Tiomkin y, cómo no, la portentosa doble interpretación de Olivia de Havilland, a la que se podía observar dándose la réplica a sí misma en un plano gracias a la destreza técnica de unos trucajes poco habituales en la época.

Otras películas sobre hermanos o hermanas GEMELAS

Tú a Boston y yo a California – David Swift (1961)
El otro – Robert Mulligan (1972)
Inseparables – David Cronenberg (1988)

SONRISA (El temible burlón)

Forma de expresar facialmente un sentimiento de satisfacción (…) En los humanos, es una expresión común que refleja placer o entretenimiento, pero también puede ser una expresión involuntaria de ansiedad o de muchas otras emociones (ira, sarcasmo, etc.). (Wikipedia)

“Nunca dejes de sonreír, ni siquiera cuando estés triste, porque nunca sabes quien se puede enamorar de tu sonrisa”
Gabriel García Márquez (1927-2014) Escritor, novelista, guionista y periodista colombiano

EL TEMIBLE BURLÓN (The crimson pirate) – 1952

temible2

Director Robert Siodmak
Guion Roland Kibbee
Fotografía Otto Heller
Música William Alwyn
Producción Norma Productions/Warner Bros.
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 104m. Color
Reparto Burt Lancaster, Nick Cravat, Eva Bartok, Torin Thatcher, Margot Grahame, James Hayter, Leslie Bradley, Noel Purcell, Christopher Lee

“Recuerda, en un barco pirata, en aguas piratas, en un mundo pirata, no preguntes. Cree solo lo que veas. No, cree solo la mitad de lo que veas”

Intentando repetir la fórmula que dos años antes y, al frente de su propia compañía, le había llevado a conseguir uno de sus mayores éxitos, EL HALCÓN Y LA FLECHA, pero con el ventajoso acicate de poder rodar en hermosos escenarios naturales (la isla italiana de Ischia) gracias a un presupuesto mucho más holgado, Lancaster abordó esta dinámica película de aventuras marinas en torno a las trepidantes acometidas piratescas en aguas caribeñas que, a finales del siglo XVIII, mantenían un grupo de bucaneros contra las huestes de la corona española. La afilada mofa de las actuaciones militares inclusa en el apresurado guión que Kibbee reescribió una vez iniciado el rodaje para suplir el subversivo argumento original de Waldo Salt, recién encausado por el comité maccarthysta, alternaba momentos de exótico romanticismo con escenas de acción enriquecidas por las espectaculares acrobacias de sus sonrientes protagonistas. Robert Siodmak supo ordenar todo el material con su contrastada solvencia narrativa, beneficiándose de una inspirada fotografía en Technicolor.

Otras películas alumbradas por una SONRISA

Un americano en París – Vincente Minnelli (1951) / Gene Kelly
Una cara con ángel – Stanley Donen (1957) / Audrey Hepburn
Pretty woman – Garry Marshall (1990) / Julia Roberts