Drama deportivo

TONGO (Nadie puede vencerme)

Trampa que se hace en una competición deportiva y que consiste en que uno de los participantes se deje ganar, generalmente por dinero. (servicios.elpais.com/diccionarios)

“El verdadero cáncer del boxeo es el tongo aunque muchas veces resulte imposible distinguir la trampa del miedo”
Juan Manuel Rodríguez (1962-) Periodista deportivo español

NADIE PUEDE VENCERME (The set-up) – 1949

nadie

Director Robert Wise
Guion Art Cohn
Fotografía Milton Krasner
Música Constantin Bakaleinikoff
Producción RKO
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 72m. B/N
Reparto Robert Ryan, Audrey Totter, George Tobias, Alan Baxter, James Edwards, Wallace Ford, Percy Helton, David Clarke, Darryl Hickman.

“Recuerdo la primera vez que me dijiste eso. No estabas más que a un golpe de distancia de alcanzar el título. ¿No lo estás viendo, Bill? Tú siempre te quedas a un golpe”

A partir de un preciso guión del periodista deportivo Art Cohn, inspirado a su vez en un poema de Joseph Moncure March y caracterizado por respetar la unidad de tiempo y de espacio sin ánimo de perseguir retos o elucubraciones estilísticas, Robert Wise perfiló uno de los retratos más ásperos y realistas jamás filmados en torno al sórdido universo pugilístico, género en el que reincidiría para ilustrar la biografía de Rocky Graziano en MARCADO POR EL ODIO (1956). Beneficiada por un vigoroso sentido de la narración y una asfixiante atmósfera “in crescendo” entroncada con los patrones clásicos del más puro cine negro, esta ardorosa historia sobre los prolegómenos, ejecución y consecuencias del sospechoso último combate de un veterano boxeador de maltrecha autoestima y reputación destapaba entre acerados apuntes costumbristas la insensatez que embargaba el submundo de aquel corrupto e indecoroso espectáculo deportivo, desde la abusiva mafia que lo manipulaba hasta el sadismo de un público ávido por presenciar emociones tan fuertes como despiadadas.

Otras películas con TONGOS

Cuerpo y alma – Robert Rossen (1947)
Mas dura será la caída – Mark Robson (1956)
Snatch. Cerdos y diamantes – Guy Ritchie (2000)

LLANTO (El campeón)

Producto de llorar, surge de manera natural y espontánea como respuesta consciente o inconsciente ante determinadas circunstancias, eventos o situaciones. Cuando una persona llora, independientemente de cuál sea la razón por la cual lo hace, se encuentra en una situación de mucha emotividad, de extrema tristeza, felicidad o emoción. Otras sensaciones como el miedo, la ira, el amor también pueden producir llanto. Normalmente, sin embargo, se relaciona al llanto con emociones de tristeza y angustia.
(definicionabc.com)

“A veces el llanto hace más beneficio que la risa”
Pedro Muñoz Seca (1879-1936) Escritor y dramaturgo español

EL CAMPEÓN (The champ) – 1931

champ

Director King Vidor
Guion Frances Marion y Leonard Praskins
Fotografía Gordon Avil
Producción Paramount
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 84m. B/N
Reparto Wallace Beery, Jackie Cooper, Irene Rich, Rosco Ates, Marcia Mae Jones, Jesse Scott, Edward Brophy, Hale Hamilton.

“No, no, no… tú, ¡tú te irás con tu madre! Y ya no quiero oír más lloriqueos. Te vas a quedar con ella y ya no quiero saber nada más de ti. Eso es todo”

El largometraje que acabó de consolidar definitivamente la carrera de King Vidor junto al mayor triunfo de la singular pareja formada por el tosco Wallace Beery y el pequeño Jackie Cooper lo encontramos en este relevante drama pugilístico, centrado en un excampeón de boxeo alcohólico que decide regresar al cuadrilátero para reivindicarse ante un hijo que lo idolatra. Las emotivas relaciones entre estos dos personajes, claramente dirigidas hacia los conductos lacrimales, fueron solventadas por medio de una sencilla pero eficaz amalgama de acritud, desencanto y trasfondo social, constituyendo, aún en la actualidad y pese al vacilante estado de un cine recién surgido del período silente, una de las películas que mejor ha sabido reflejar la congénita y fundamental admiración infantil por la figura paterna. Resulta prácticamente imposible no ablandarse ante el sublime y descorazonador ternurismo de su lacrimógeno epílogo, más ajustado en sensiblería que la olvidada variación de la historia dirigida por Robert Z. Leonard, THE CLOWN (1953), o el empalagoso y celebérrimo remake homónimo perpetrado por Franco Zeffirelli en 1979.

Otras películas que inducen al LLANTO

¡Qué bello es vivir! – Frank Capra (1946)
Love story – Arthur Hiller (1970)
La fuerza del cariño – James L. Brooks (1983)

FRACASO (Fat City, ciudad dorada)

Falta de éxito o resultado adverso que una persona obtendrá como respuesta a alguna empresa, proyecto o trabajo que no tuvo el resultado positivo que se esperaba. (definicionabc.com)

“No sé cuál es la clave del éxito, pero la clave del fracaso es intentar agradar a todo el mundo”
Bill Cosby (1937-) Actor, cómico, productor y activista estadounidense

FAT CITY, CIUDAD DORADA (Fat City) – 1972

fat

Director John Huston
Guión Leonard Gardner
Fotografía Conrad Hall
Música Marvin Hamlisch
Producción Columbia/Rastar Pictures
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 100m. Color
Reparto Stacy Keach, Jeff Bridges, Susan Tyrrell, Candy Clark, Art Aragon, Curtis Cokes, Nicholas Colasanto, Sixto Rodríguez, Billy Walker.

“Hay mujeres que te quieren por lo que eres, pero eso no dura mucho”

La obra de John Huston había entrado en un período de apática fluctuación cuando, afortunadamente, acometió esta adaptación de la novela homónima de Leonard Gardner con la intención de ofrecer una primorosa declaración de amor al mundo del boxeo, y, de paso, desenterrar sus propias experiencias como púgil aficionado. Para llevar a cabo el proyecto explotó nuevamente la épica del fracaso, presentando un panorama humano absolutamente desolador, compuesto por perdedores natos que se amustiaban y envilecían empapándose de alcohol por los tugurios más desdeñables de la ciudad. Una desgarrada y sincera reflexión sobre la frustración y el desengaño, facturada con el particular brío narrativo del camaleónico cineasta, quien, por cierto, no quedó demasiado satisfecho del resultado, quizás debido a la enorme exigencia que le remitían sus amplios conocimientos sobre el tema. Stacy Keach, en la piel de un cándido y derrotado exboxeador de segunda fila, alcanzó el momento más álgido de su carrera en un soberbio drama urbano tan realista como asombrosamente intemporal.

Otras películas sobre el FRACASO

¿Quién teme a Virginia Woolf? – Mike Nichols (1966)
Sonata de otoño – Ingmar Bergman (1978)
Lloviendo piedras – Ken Loach (1993)

PARACAIDISMO (Los temerarios del aire)

Técnica de lanzamiento de seres humanos u objetos desde cierta altura usando un paracaídas para amortiguar el impacto, que puede realizarse desde cualquier aeronave como avión, helicóptero o globo aerostático, u objetos fijos como montañas, edificios, puentes y antenas (…) Fines recreativos o deportivos: en este caso, durante la caída libre, antes de abrir el paracaídas, los paracaidistas “vuelan” de forma relativa, aunque siempre continúan cayendo; esto divide la actividad en dos modalidades totalmente distintas: la caída libre y el vuelo con paracaídas. Está considerado dentro de los Deportes aeronáuticos y reconocido por el Comité Olímpico Internacional. Es un deporte no convencional y la mayoría de las modalidades se practican en competición regulada mundialmente por la Federación Aeronáutica Internacional. (Wikipedia)

“Los paracaidistas son los únicos militares que ascienden gracias a los descensos”
Jaume Perich (1941-1995) Escritor, dibujante y humorista español

LOS TEMERARIOS DEL AIRE (The gypsy moths) – 1969

aire

Director John Frankenheimer
Guion William Hanley
Fotografía Philip Lathrop
Música Elmer Bernstein
Producción Metro Goldwyn Mayer
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 106m. Color
Reparto Burt Lancaster, Deborah Kerr, Gene Hackman, Scott Wilson, Bonnie Bedelia, Sheree North, William Windom, John Napier.

“¿Es usted de esa clase de hombres que siempre tienen una buena razón para hacer todo lo que hacen?”

Una de las películas más sinceras e introspectivas de John Frankenheimer la encontramos en esta valiosa adaptación de la novela homónima de James Drought, donde se narraba de forma tan briosa como lapidaria los avatares intimistas y profesionales de un trío de pilotos aéreos dedicados a exponer sus vidas de pueblo en pueblo con un espectáculo de paracaidismo acrobático. Más allá de sus hermosas e inquietas escenas de caída libre, este insólito melodrama sobresale por el matiz entre nostálgico y crítico con el que captaba la rutina costumbrista del Medio Oeste y, sobre todo, por el indisoluble poso de amargura que dejaba la descorazonadora disquisición psicológica de sus personajes; en su mayoría seres erráticos, vacíos y taciturnos, habituados a convivir con sus frustraciones y sus desarreglos afectivos. Gran parte del vigor y la sobriedad que rezuma el relato hay que atribuírselo a un espléndido trabajo actoral comandado por el impertérrito Burt Lancaster, en su quinta y última colaboración con este aventajado representante de la denominada “generación de la televisión”.

Otras películas sobre PARACAIDISMO

Locos del aire – Norman Taurog (1952)
Comando paracaidista – William Witney (1959)
Velocidad terminal – Deran Sarafian (1994)

RUGBY (El ingenuo salvaje)

Deporte de contacto en equipo nacido en Inglaterra, donde tomó ese nombre a partir de las reglas del fútbol elaboradas en el colegio de la ciudad de Rugby (Rugby School) en el siglo XIX. Es muy popular en todas las naciones que conforman las Islas Británicas (Inglaterra, Irlanda del Norte, Escocia, Gales e Irlanda), así como en las excolonias británicas (Australia, Nueva Zelanda y Sudáfrica) y en Francia (…) se enfrentan dos equipos de quince jugadores cada equipo (…) La pelota o balón es de forma ovalada, está construida con cuatro gajos de cuero o material sintético parecido y pesa algo menos de medio kilo. Los partidos duran ochenta minutos, divididos en dos tiempos iguales. (Wikipedia)

“El rugby es un deporte de bárbaros, jugado por caballeros”
Winston Churchill (1874-1965) Político y estadista británico

EL INGENUO SALVAJE (This sporting life) – 1963

ingenuo

Director Lindsay Anderson
Guion David Storey
Fotografía Denys N. Coop
Música Robert Gerhard
Producción Julian Wintle-Leslie Parkyn/Rank/Independent Artists
Nacionalidad Gran Bretaña
Duración 134m. B/N
Reparto Richard Harris, Rachel Roberts, Alan Badel, William Hartnell, Anne Cunningham, Colin Blakely, Arthur Lowe, Jack Watson.

“Soy una mantenida. ¿Qué esperabas? Ese coche, este abrigo, el que vivamos en la misma casa, está mal. Si andas entre suciedad, terminas manchándote”

Clarividente debut cinematográfico de uno de los más insignes portavoces del “free cinema” británico, basado en la novela homónima de David Storey, que describía con gran realismo y un rabioso e impulsivo aliento de libertad expresiva la azorada existencia de un tosco, afligido y vulnerable minero de Yorkshire, circunscrita a desahogar su frustración vital entre los brazos de una amargada viuda de guerra y dilapidar su cólera jugando al rugby como profesional en el equipo local. Es, precisamente, el retrato de la sordidez, usura e iniquidad de este contexto deportivo el que actuaba como resorte para desvelar las presunciones, angustias y sujeciones que enardecían sin piedad la sociedad de consumo, agravada en el caso del Reino Unido por sus arcaicos y extremados convencionalismos. De la mano de un fogoso e insuperable Richard Harris, la película ofrecía además una severa crónica de la monotonía y vulgaridad inherentes al núcleo proletario.

Otras películas sobre RUGBY

Forever strong – Ryan Little (2008)
Invictus – Clint Eastwood (2009)
Mi hijo y yo – Philippe Guillard (2010)