GEORGE A. CUSTER (Murieron con las botas puestas)

(1839-1876) Oficial de caballería del Ejército de los Estados Unidos que participó en la Guerra de Secesión y en las Guerras Indias. Aunque durante toda su vida tuvo varios motes más, era conocido por los cheyenne como “el de los cabellos largos”,1 a causa de su melena de color pajizo. Fue un militar orgulloso y considerado por sus detractores como un buscaglorias. Sin embargo, los soldados que lo tuvieron como comandante lo consideraban un gran líder, llegando a ser un héroe. Su fama le venía impuesta por ser realmente un militar a quien le gustaba muy poco obedecer órdenes. El 25 de junio de 1876 murió junto a 210 de sus hombres del famoso Séptimo Regimiento de Caballería en la batalla de Little Big Horn, que lo enfrentó a las tribus comandadas por el jefe indio sioux Caballo Loco. http://es.wikipedia.org/wiki/George_Armstrong_Custer

“Si Custer hubiera nacido en una tribu Sioux también habría sido reverenciado, porque tenían en alta estima la figura del payaso, un tipo tocado por los dioses que todo lo hacía al revés, y que cuando se lanzaba a la batalla disparaba flechas al aire o incluso contra los de su propia tribu. Un gran sabio, el payaso, siempre que sea consciente de serlo”
Javier Arriero (1971-) Historiador y filósofo español

MURIERON CON LAS BOTAS PUESTAS (They died with their boots on) – 1941

murieron

Director Raoul Walsh
Guión Wally Kline y Aeneas Mackenzie
Fotografía Bert Glennon
Música Max Steiner
Producción Warner Bros.
Nacionalidad Estados Unidos
Duración Errol Flynn, Olivia de Havilland, Arthur Kennedy, Gene Lockhart, Anthony Quinn, Charles Grapewin, Stanley Ridges, John Litel.

“¿Qué se creen ustedes los yanquis? Los únicos verdaderos americanos que hay aquí son los que están al otro lado de la colina con plumas en la cabeza”

Sublimada reconstrucción de la vida del emblemático general George A. Custer, desde su ingreso en la academia militar de West Point hasta su inmolación en la trágica batalla de Little Big Horn al frente del modélico Séptimo de Caballería, que se ha convertido en uno de los grandes clásicos del western de los años cuarenta a pesar de la manipulación histórica de sus episodios, al parecer para adecuar el anárquico y bravucón envanecimiento del personaje en cuestión a la heroica personalidad cinematográfica de su protagonista. De todos modos, Walsh consiguió hacer creíble un relato de corte épico y atributos shakespearianos a través de una narración eficaz, vigorosa, homogénea y profundamente inspirada, que alternaba espectaculares escenas de acción con incisos de perfil veleidoso matizados por un gratificante sentido del humor, y, sobre todo, momentos románticos de una emotividad y lirismo sin parangón, protagonizados por una mítica pareja de intérpretes que extinguiría precisamente su impecable química en esta sexta y última película juntos.

Otras películas sobre el general GEORGE A. CUSTER

La gran aventura – Robert Siodmak (1966)
Pequeño gran hombre – Arthur Penn (1970)
No tocar a la mujer blanca – Marco Ferreri (1974)

8 comments

  1. Una de mis películas favoritas, con enormes escenas de acción. La carga final es de estudio, en cuanto a planificación y ritmo. Y esa última conversación entre Custer y su esposa es de diez. Una maravilla, a pesar de la manipulación histórica en algunos momentos.

    Me gusta

    1. Esa despedida final a la que te refieres es uno de los momentos más enternecedoramente románticos de la historia del cine, con una frase (“Ha sido un placer pasear por la vida a tu lado”) que se te queda grabada a fuego en el recuerdo.

      Me gusta

  2. ¡Qué buenos recuerdos me trae esta película! La vi una tarde en televisión, probablemente un fin semana. Quiero pensar que estábamos toda la familia juntos, pero no lo recuerdo bien porque estaba hipnotizado por esta épica historia del general Custer. La batalla final me dejó totalmente noqueado. Con el paso de los años la volví a ver y continuó gustándome, aunque mi idea sobre el conflicto de la colonización del Oeste americano ya era otra, y ya no vi a los indios como crueles salvajes. Me ha hecho mucha ilusión que te hayas ocupado de ella. Un abrazo, Antonio.

    Me gusta

    1. Precisamente éste un western que trata a los indios con mucho respeto… ¡Cómo no iba a ocuparme de él, Raúl! Mi intención es que vayan pasando por aquí todos los grandes clásicos hollywoodienses y este biopic de Walsh es indudablemente uno de ellos. Un abrazo.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s