RODEO (Junior Bonner)

Deporte extremo estadounidense tradicional con influencias de la historia de los vaqueros mexicanos y de los vaqueros canadienses. Consiste en montar a pelo potros salvajes o reses vacunas bravas (como novillos y toros) y realizar diversos ejercicios, como arrojar el lazo, rejonear, etc. sin matar al animal. Hoy en día la exposición del rodeo más grande en el mundo es el “Houston Livestock Show and Rodeo” en los Estados Unidos. http://es.wikipedia.org/wiki/Rodeo_estadounidense

“Yo soy toro en mi rodeo y ‘torazo’ en rodeo ajeno” (novela Martín Fierro)
José Hernández (1834-1886) Militar, poeta, periodista y político argentino

JUNIOR BONNER (Junior Bonner) – 1972

bonner

Director Sam Peckinpah
Guión Jeb Rosebrook
Fotografía Lucien Ballard
Música Jerry Fielding
Producción Joe Withan-Booth Gardner Productions/ABC/Solar Productions
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 98m. Color
Reparto Steve McQueen, Robert Preston, Ida Lupino, Ben Johnson, Joe Don Baker, Barbara Leigh, Mary Murphy, Bill McKinney, Dub Taylor.

“No hay caballo en el mundo que no se pueda domar, ni hay jinete en el mundo que no se pueda caer”

Al regreso de Inglaterra, donde dirigió la rabiosa PERROS DE PAJA (1971), Peckinpah aprovechó una propuesta del productor Joe Wizan para reanudar su cismática adecuación al western crepuscular y, en consecuencia, difundir su neurálgica identificación con aquellos antihéroes errantes y perdedores, aferrados a un estilo de vida que se resiste a una pregonada descomposición. Prescindiendo en esta ocasión de su visceral discurso sobre la violencia, explotó con un amargo y melancólico lirismo el emocionante reencuentro con su familia en su localidad natal de Arkansas de un hermético y coetáneo cowboy, versado en unas ya anacrónicas competiciones de rodeo, para establecer una reflexión sutil y cristalina acerca del implacable transcurrir del tiempo y, a su vez, moldear una punzante metáfora sobre la transitoria y, en muchas ocasiones, ridícula recompensa al esfuerzo humano. Uno de los films preferidos de su realizador, sincero y reposado, en el que Steve McQueen bordaba una de las caracterizaciones más precisas y conmovedoras de su carrera.

Otras películas sobre RODEO

El último rodeo – Henry Hathaway (1934)
Hombres errantes – Nicholas Ray (1952)
Bus Stop – Joshua Logan (1956)

13 comments

      1. Está en el grupo de las sobresalientes, pero es que para mí casi todas las de Peckinpah entran dentro de ese grupo. Quizás destaque por cuestiones personales Grupo Salvaje y Quiero la cabeza de Alfredo García, pero después de éstas viene un conjunto en el que me cuesta establecer diferencias y en el que se incluye Junior Booner, La cruz de hierro, Pat Garrett y Billy el Niño, La balada de Cable Hogue y Duelo en la Alta Sierra.
        Vamos, que me gusta Peckinpah, como se ve.

        Me gusta

  1. Los rodeos efectivamente es una práctica muy pero que muy americana. La película que nos señalas de Peckinpah me la apunto porque todavía no la he visto y sospecho que va a gustarme bastante.

    A Bus Stop la tengo un cariño inmenso. Me gusta mucho esa película. Y Marilyn me recuerda otra película de la cara trágica de los rodeos (sobre todo en el personaje de Montgomery Clift)… con la película de VIDAS REBELDES.

    Y ¿sabes cuál recuerdo con gran cariño? EL JINETE ELÉCTRICO de Pollack… con un rey del rodeo con rostro de Robert Redford en sus días de decadencia…

    Beso
    Hildy

    Me gusta

    1. Posees una memoria cinéfila privilegiada, Hildy. Siempre que me dejo una película (caí en “El jinete eléctrico” una vez ya publicada la entrada) tú acabas recordándomela. Y me encanta que lo hagas…
      “Bus stop” es una buena película, pero me quedo sin duda con la fuerza y la integridad que desprende esta alegoría de la inadaptación. No te limites a apuntártela, deberías colocarla en la parte de arriba de tu particular baúl de películas pendientes.
      Por favor, cuando la veas me encantaría saber tu opinión…

      Me gusta

  2. Una de las grandes películas de Peckinpah,sin duda alguna. Y con un MacQueen espléndido, Emociona ver a la Ida Lupino,a la olvidada y siempre genial Ida. ¿Recuerda alguien la película que ella rodó como directora? Seguro que no. Peckinpah fue un poeta de las imágenes. Con John Ford podíamos ver a sus personajes otear el horizonte. En Peckinpah, sus personajes lo traspasa (Grupo salvaje) y mueren. El crepusculo del rodeo está muy bien retratado. Con Peckinpah asistimos al final de muchas cosas.

    Abrazos

    Me gusta

    1. Me alegro de volver a verte por aquí, Francisco! Veo que tú compartes mi opinión y también incluyes este film entre los más grandes de Peckinpah. Es más, no si se estarás de acuerdo, pero yo consideraría el reencuentro de los progenitores de Junior en las escaleras como el instante más tierno y emocionante de todas su filmografía.
      Un abrazo.

      Me gusta

  3. Hola, Antonio, buenas tardes; interesante concepción la de tu blog, ‘alfabetizando’ las pelis (una forma, como otra cualquiera, e igual de válida, de poner orden en el maremagnum cinéfago que nos rodea…). Intentaré pasar por aquí todo lo que pueda, y felicidades por tu propuesta.

    Saludos y buen fin de semana.

    Me gusta

  4. Yo que no soy demasiado peckinpahquiano, al menos en algunas de sus detestables para mi famosas películas del oeste, sí decir que estamos ante una buena película. Pero si tengo que quedarme con una de este director, sin duda sería con la magistral “La balada de Cable Hogue”, a la que amo tanto como detesto a “Grupo salvaje”.

    Me gusta

    1. No tienes mal gusto, Altaica. “La balada de Cable Hogue” es una entrañable fábula nutrida de nostalgia y lirismo, ambientada en el Oeste pero perteneciente al género de la comedia (en la única incursión de Peckinpah en la misma, si no recuerdo mal).

      Me gusta

  5. Antonio, es una hermosísima historia del ocaso, de la soledad, de amor y de algo que ya jamás volverá. Todo, como bien indicas, vestido de sabio lirismo, comedia y sensibilidad. Un Peckinpah mayor frente a ese otro que nada me aporta y me interesa, pero que es el que valoran sus seguidores.

    Me gusta

    1. Si esa otra que nada te aporta sólo la has visto una vez, te recomiendo que lo vuelvas a intentar. Aunque no lo veo fácil, quizás cambien de opinión. Cuando la incluí en el blog hubieron varios comentarios al respecto, entre ellos el mío, sobre lo mucho que cambió nuestro concepto sobre ella tras un segundo visionado.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s