Rafaela Aparicio

SUCURSAL (Atraco a las tres)

Se refiere a cada uno de los establecimientos u oficinas que una empresa tiene en distintos sitios, y que dependen de una central. (Larousse Editorial)
La sucursal bancaria es la dependencia que establece una entidad bancaria en un determinado lugar, la cual goza de ciertas atribuciones y autonomía con respecto a los servicios centrales. Es el principal canal de distribución de sus productos para muchas de las entidades de crédito. (diccionarioempresarial.wolterskluwer.es)

“Por querer alcanzar la cima, uno se hace financiero; la mujer se queda en casa, uno a buscar dinero. Por andar por las nubes, uno se olvida del suelo, y de saber que tu propia casa, es la sucursal del cielo”
Ricardo Arjona (1964-) Compositor, arreglista, músico y productor musical guatemalteco

ATRACO A LAS TRES (Atraco a las tres) – 1962

Director José María Forqué
Guion Pedro Marsó, Vicente Coello y Rafael J. Salvia
Fotografía Alejandro Ulloa
Música Adolfo Waitzman
Producción Hesperia Films/Pedro Masó P.C.
Nacionalidad España
Duración 88m. B/N
Reparto José Luis López Vázquez, Cassen, Gracita Morales, Manuel Alexandre, Katia Loritz, José Orjas, Agustín González, Alfredo Landa, Rafaela Aparicio, Lola Gaos.

“El dinero lo repartiremos más adelante, cuando se haya olvidado todo (…) Hay que ser prudentes, nadie debe saber que somos ricos. El dinero lo guardaré yo en sitio seguro (…) Pero, ¿qué quieres, que nos metan a todos en la cárcel? La prisa es lo que pierde a los ambiciosos”

La breve colaboración entre el versatil realizador José María Forqué y el no menos prolífico guionista/productor Pedro Masó deparó una de las cúspides de la comedia clásica española, cuya “rufufiana” premisa consistía en pormenorizar el chapucero, disparatado e inverosímil plan urdido por los empleados de una sucursal bancaria para huir de una vez por todas de la precaria situación económica que determinaba sus vidas. Las características manías y obsesiones del ciudadano medio español, junto a sus carencias formativas o su inmanente complejo de inferioridad, eran parodiadas con acritud, patetismo y cierta benevolencia en este deleitable sainete costumbrista que supo sortear la férrea censura de la época con desenvoltura y algo de candidez, fundamentalmente ostensible en un desenlace harto complaciente. Formidable banda sonora de Adolfo Waitzman y excelso reparto coral, que incluye la presentación cinematográfica de Alfredo Landa, para una película que progresa con vigoroso compás descriptivo, sin apenas fisuras en el desarrollo del relato.

Otras películas donde se perpetra el atraco a una SUCURSAL BANCARIA

La casa número 322 – Richard Quine (1954)
Crónica negra – Jean-Pierre Melville (1972)
La caja 507 – Enrique Urbizu (2002)

DIFICULTAD (La vida por delante)

Situación, circunstancia u obstáculo difíciles de resolver o superar. (google.es)

“La dificultad atrae al hombre de carácter, porque es en la adversidad que el verdadero hombre se conoce a sí mismo”
Charles de Gaulle (1890-1970) Militar, político y escritor francés

LA VIDA POR DELANTE (La vida por delante) – 1958

vdelante

Director Fernando Fernán-Gómez
Guión Fernando Fernán-Gómez y Manuel Pilares
Fotografía Ricardo Torres
Música Rafael de Andrés
Producción Estela Films
Nacionalidad España
Duración 89m. B/N
Reparto Fernando Fernán-Gómez, Analia Gadé, Félix de Pomés, Manuel Alexandre, José Isbert, Rafaela Aparicio, Carmen López Lagar.

“Cuanto más pequeña es una vida, más insoportable resulta el paso del tiempo”

En sus inicios como realizador, Fernán-Gómez triunfó con esta comedia costumbrista en torno a los sinsabores cotidianos de una pareja de recién casados, que, junto a su continuación LA VIDA ALREDEDOR (1959), conformaban un retrato agridulce y corrosivo de la sociedad española de los cincuenta. Ni la censura franquista, ni siquiera las ínfimas condiciones presupuestarias en las que fue perpetrada, consiguieron desvirtuar la sutil desesperanza y socarronería que condensaba este perspicaz repaso a las carencias cotidianas del ciudadano medio y su particular idiosincrasia, que hacía hincapié e en aspectos tan rabiosamente actuales como la dudosa utilidad de las carreras estudiantiles, la quimera por hacerse con una vivienda digna o las penurias económicas para llegar a fin de mes, aumentadas si cabe por el entonces embrionario consumismo. A destacar sus deliciosas interpretaciones y la inventiva de un guión surtido de flashbacks, declaraciones directas a la cámara de su protagonista o instantes tan ocurrentes como la explicación de un accidente a cargo de un testigo tartamudo (impagable Pepe Isbert).

Otras películas que plantean las DIFICULTADES cotidianas de una pareja

Se escapó la suerte – Jacques Becker (1947)
Domicilio conyugal – François Truffaut (1970)
La mujer del aviador – Eric Rohmer (1981)