JURADO (Doce hombres sin piedad)

Grupo de personas que juzga a un acusado, por el gobierno o por un particular, de un crimen, o a un demandado en una causa civil, y emiten una sentencia. Es una figura procesal clásica del sistema inglés, a través de la cual los ciudadanos participan en la administración de justicia. Cabe destacar que, si bien el jurado decide con su veredicto, en el sistema moderno, es la ley la que impone las penas, el juez quien realiza la observancia de los cauces del proceso y quien determina si se admite a trámite la demanda, y la fiscalía quien determina el contenido de la misma. Existe una corresponsabilidad entre los ciudadanos jurados legos en Derecho que valoran lo sucedido en el proceso y emiten un veredicto de inocencia o culpabilidad, y el juez profesional que precisa el contenido concreto de la sentencia. https://es.wikipedia.org/wiki/Jurado

“El jurado está compuesto por doce personas elegidas para decidir quien tiene el mejor abogado”
Robert Frost (1874-1963) Poeta estadounidense

DOCE HOMBRES SIN PIEDAD (12 angry men) – 1957

12

Director Sidney Lumet
Guión Reginald Rose
Fotografía Boris Kaufman
Música Kenyon Hopkins
Producción United Artists
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 95M. B/N
Reparto Henry Fonda, Lee J. Cobb, E.G. Marshall, Jack Warden, Jack Klugman, Ed Begley, Martin Balsam, Robert Webber, John Fiedler.

“Por una u otra razón, los prejuicios siempre empañan la verdad”

Tras haber alcanzado un notorio prestigio en el ámbito televisivo norteamericano, Lumet debutó en el campo de la realización cinematográfica con este portentoso melodrama judicial, basado en una obra teatral homónima de Reginald Rose que cuestionaba con gran destreza la justicia del sistema procesal establecido en su país. La enardecida deliberación sostenida por los doce miembros de un jurado en la pequeña sala de un tribunal, con el propósito de determinar la inocencia o culpabilidad de un joven acusado de asesinar a su propio padre, inducía a la reflexión sobre diversas lacras sociales como la violencia doméstica o los intolerantes y discriminatorios prejuicios raciales. La astuta armonización entre suaves movimientos de cámara y violentos primeros planos, fotografiados con excelsitud por Boris Kaufman, potenciaría la asfixiante densidad dramática de este ejemplar ejercicio de cine-teatro, abordado con una irrefutable ponderación a las unidades de tiempo y espacio e interpretado por un excepcional reparto masculino encabezado por Henry Fonda, que, además, desempeñaba las funciones de productor.

Otras películas sobre los tejemanejes de un JURADO

The missing juror – Budd Boetticher (1944)
Coacción a un jurado – Brian Gibson (1996)
El jurado – Gary Fleder (2003)

21 comments

  1. Un clásico extraordinario, que demuestra que con un guión inteligente se puede realizar una gran película sin salir de una habitación. Me encanta la idea de un hombre, Henry Fonda, que está en desacuerdo con todos los demás miembros del jurado y con gran convicción lucha y se enfrenta a ellos, cuando lo cómodo sería dejarse llevar por las circunstancias y declarar culpable al acusado. El reparto es magnífico, con un estelar Fonda. Y no aparece ninguna mujer en la película.
    Un saludo.

    Me gusta

    1. La impecable labor de un realizador que con los años acabaría demostrando con creces su valía y un reparto magnífico (con un protagonista impagable) enaltecieron una propuesta argumental ya de por sí fascinante. Una película imprescindible.

      Me gusta

  2. Una de esas películas donde los actores son lo más importante. Me acuerdo que la conocí gracias a la obra de teatro española emitida, en su día, por el programa “Estudio 1” (dejo enlace al final por si a alguien le interesa); luego me enteré que era la adaptación de una película. Siempre que pienso en películas que son como obras de teatro me acuerdo de ésta, de “La Huella”, con Laurence Oliver y Michael Caine, y más recientemente de “Un Dios Salvaje”, de Polanski. Un abrazo Antonio.

    Me gusta

    1. No se podía complementar mejor la entrada que con esta espléndida versión española de la pieza teatral original de Reginald Rose, con la flor y nata actoral masculina del país en aquel 1973: José Maria Rodero interpretaba al jurado clave (el número 8) y el resto de sus compañeros de veredicto estaba integrado por Ismael Merlo (“La caza“), Antonio Casal (“La torre de los siete jorobados“), José Bódalo, Rafael Alonso (“La colmena“), Manuel Alexandre, Jesús Puente, Pedro Osinaga, Luis Prendes, Sancho Gracia, Carlos Lemos y Fernando Delgado. Una gran aportación, Raúl. Un abrazo.

      Le gusta a 1 persona

  3. Como mi predecesor en comentarios, la obra, colosal, la tenemos en teatro y a nuestra disposición, interpretada por grandes actores españoles, que posiblemente ya no estén ninguno de ellos vivo ( tendría que repasar…). Es una atosigante y claustrofóbica pelicula, que da todo el poder a la interpretación; en esa sala aislada donde el calor y la pesadumbre de esos doce miembros del jurado llega a “rozarnos”. Tremenda obra. Un abrazo, Antonio.

    Me gusta

  4. El remake de 1997 de esta película que yo conocí como “Doce hombres en pugna” (por qué “sin piedad”?) comtó con la actuación de George C. Scott, Armin Mueller Stahl, Jack Lemon, Edward James Olmos entre otros. La encontré bastante buena también.

    Me gusta

  5. Una película extraordinaria, que durante muchos años se despreció como “teatral” por su origen como dramático televisivo y su reducción a uno o dos decorados. Yo mismo me dejé llevar por esa impresión la primera vez que la vi, y años después quedé desconcertado por mi miopía, comenzando a buscar todas las películas de Lumet hasta debajo de las piedras (hoy lo tengo por un grande del cine norteamericano, gracias a películas como “La colina“, “La ofensa”, “El príncipe de la ciudad“, “El prestamista” o la que cerró genialmente su filmografía, “Antes que el diablo sepa que estás muerto”). Inolvidable “Doce hombres sin piedad” desde todos los puntos de vista, incluido el narrativo, no digamos ya el dramático. Aunque sigue siendo ingenuo el planteamiento de partida (que unos modestos jurados descubran todos los puntos débiles de una investigación y un juicio que no parecen haber sido nada rigurosos), la convicción es completa. Y Henry Fonda está admirable…

    Me gusta

  6. Siempre me ha gustado esta película. Las películas de juicios me resultan muy interesantes y siempre me preguntaba cómo serían esas reuniones del jurado para llegar al veredicto y “12 hombres sin piedad” da una de tantas respuestas. Me encanta que estos hombres, de los que no sabemos sus nombres (solo que son miembros de un jurado), vayan desnudando cada uno su personalidad definida y sus motivaciones marcadas.

    En este tipo de películas, las de juicio, suele salir la selección del jurado, el propio juicio y los abogados y fiscales dirigiéndose a ellos en sus alegatos estrellas y el veredicto final. La cámara recorre sus rostros, su forma de escuchar, de comportarse, de sentir ante lo narrado y siempre imagino sus historias.

    Por añadir otra más, hay una película de juicios de los años ochenta que me gusta mucho: Sospechoso de Peter Yates… Ahí una abogada de oficio y un miembro del jurado se unen (con todas sus dificultades y obstáculos, pues no debe haber contacto entre ellos) para demostrar la inocencia de su defendido, un sin hogar acusado de asesinato…

    Beso
    Hildy

    Me gusta

  7. Una gran película, y su versión en España que vi cuando era muy peque pero que por algún motivo me gustó tanto, y la ví años después. Creo que esta película debería ponerse en las escuelas. Un abrazo

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s