ORGÍA (Eyes wide shut)

Actividad sexual en la que están presentes cuatro o más participantes. En algunas culturas se han practicado orgías como parte de un grito comunal o una práctica religiosa. La participación en una orgía es una fantasía sexual común.

“Las orgías son demasiado solidarias. Buscan más el placer del colectivo que el de las individualidades que lo componen y eso le resta eficacia. Son más interesantes de contar que de vivir”
Valérie Tasso (1969-) Escritora, sexóloga e investigadora francesa

EYES WIDE SHUT (Eyes wide shut) – 1999

eyes

Director Stanley Kubrick
Guión Stanley Kubrick y Frederic Raphael
Fotografía Larry Smith
Música Jocelyn Pook
Producción Warner Bros./Hobby Films/Pole Star
Nacionalidad Gran Bretaña/ Estados Unidos
Duración 159 m. Color
Reparto Tom Cruise, Nicole Kidman, Sydney Pollack, Marie Richardson, Todd Field, Leelee Sobieski, Alan Cumming, Rade Serbedzija.

“Yo te quiero. Y ya sabes, hay algo muy importante que tenemos que hacer lo antes posible (…) Follar”

Si su turbulento rodaje ya vino precedido por una morbosa, enigmática y especulativa expectación, el fallecimiento de Kubrick después de finalizar el montaje acrecentó, aún más, esa aureola de controversia que arrastraba el film y que siempre ha determinado la obra del último coloso del celuloide. La adecuación a Nueva York en las postrimerías del segundo milenio de una novela de Arthur Schnitzler ambientada en la Viena de principios del siglo XX (Traumnovelle), proyecto que rondaba la mente del iracundo cineasta desde hacía más de veinte años, deparó un apólogo moral en torno al permanente riesgo de infidelidad que amenaza la intimidad de una pareja y el posterior sentimiento de culpa que brota tras su quebrantamiento, cuya disposición circular adquiría matices melodramáticos, eróticos, psicológicos e, incluso, fantásticos. Una cinta tan absolutamente sugestiva en su arranque como inabarcable en su sinuoso desarrollo, de la que emergen instantes tan regios como la dilatada escena del ritual preorgiástico, que paralizó durante casi dos años la carrera del ya de por sí polémico e insatisfactorio matrimonio Cruise/Kidman.

Otras películas aderezadas con alguna que otra ORGÍA

Vicios privados, públicas virtudes – Miklós Jancsó (1976)
Calígula – Tinto Brass (1979)
Los idiotas – Lars Von Trier (1998)

6 comments

  1. Interesante cita, la de Valérie Tasso, aunque mi experiencia no sirve de nada pues nunca he participado en una orgía.
    Si tuviera que elegir una película de Kubrick sería “Senderos de gloria”, pero me parece que el tratamiento que en “Eyes wide shut” da al dilema entre la tentación de la infidelidad y el posterior sentimiento de culpa es de lo más acertado, como el casting.

    Me gusta

    1. Probablemente yo también me quedaría con esa obra maestra del cine bélico si tuviera que elegir una película de la filmografía de Kubrick. Su última película me parece melodrama voluptuoso y muy perturbador, aunque sumamente contradictorio e irregular. Te pido disculpas por haber tardado tanto tiempo en contestar tu comentario. Un saludo.

      Me gusta

  2. ¡Ay! si esta cinta la hubiese firmado otro cineasta … Fábula, límites afectivos, culpabilidad, sinceridad… Fría, distante, epidérmica, plana… Nunca me gustó esta obra del genial maestro. Por cierto, no sé el motivo pero pensaba que Kubrick había fallecido antes del montaje, teniendo durante todo este tiempo la duda de si finalmente es totalmente la obra que hubiese deseado su director. Ahora compruebo que sí. Fallido intento.

    Me gusta

    1. Esa primera parte, en la que ahonda en la tentación de infidelidad que merodea a la pareja protagonista, me parece lo mejor de la película. Después se pierde por vericuetos bastante indefinidos y contrae una amalgama de matices tan fascinante como a todas luces superficial. Siento haber tardado tanto en contestarte y espero ponerme pronto al día con los otros que tengo pendientes. Un fuerte abrazo.

      Me gusta

    1. En primer lugar, me parece un trance complicado cuando hay sentimientos de por medio. De todos modos, Aldous Huxley aseguraba que “una orgía real nunca excita tanto como un libro pornográfico” y probablemente no le faltara razón. No hay mayor incitación al deseo sexual que la fantasía…

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s