Tom Cruise

ORGÍA (Eyes wide shut)

Actividad sexual en la que están presentes cuatro o más participantes. En algunas culturas se han practicado orgías como parte de un grito comunal o una práctica religiosa. La participación en una orgía es una fantasía sexual común. (Wikipedia)

“Las orgías son demasiado solidarias. Buscan más el placer del colectivo que el de las individualidades que lo componen y eso le resta eficacia. Son más interesantes de contar que de vivir”
Valérie Tasso (1969-) Escritora, sexóloga e investigadora francesa

EYES WIDE SHUT (Eyes wide shut) – 1999

eyes

Director Stanley Kubrick
Guión Stanley Kubrick y Frederic Raphael
Fotografía Larry Smith
Música Jocelyn Pook
Producción Warner Bros./Hobby Films/Pole Star
Nacionalidad Gran Bretaña/ Estados Unidos
Duración 159 m. Color
Reparto Tom Cruise, Nicole Kidman, Sydney Pollack, Marie Richardson, Todd Field, Leelee Sobieski, Alan Cumming, Rade Serbedzija.

“Yo te quiero. Y ya sabes, hay algo muy importante que tenemos que hacer lo antes posible (…) Follar”

Si su turbulento rodaje ya vino precedido por una morbosa, enigmática y especulativa expectación, el fallecimiento de Kubrick después de finalizar el montaje acrecentó, aún más, esa aureola de controversia que arrastraba el film y que siempre ha determinado la obra del último coloso del celuloide. La adecuación a Nueva York en las postrimerías del segundo milenio de una novela de Arthur Schnitzler ambientada en la Viena de principios del siglo XX (Traumnovelle), proyecto que rondaba la mente del iracundo cineasta desde hacía más de veinte años, deparó un apólogo moral en torno al permanente riesgo de infidelidad que amenaza la intimidad de una pareja y el posterior sentimiento de culpa que brota tras su quebrantamiento, cuya disposición circular adquiría matices melodramáticos, eróticos, psicológicos e, incluso, fantásticos. Una cinta tan absolutamente sugestiva en su arranque como inabarcable en su sinuoso desarrollo, de la que emergen instantes tan regios como la dilatada escena del ritual preorgiástico, que paralizó durante casi dos años la carrera del ya de por sí polémico e insatisfactorio matrimonio Cruise/Kidman.

Otras películas aderezadas con alguna que otra ORGÍA

Vicios privados, públicas virtudes – Miklós Jancsó (1976)
Calígula – Tinto Brass (1979)
Los idiotas – Lars Von Trier (1998)

PERDÓN (Magnolia)

Acción por la que una persona, el perdonante, que estima haber sufrido una ofensa, decide, bien a petición del ofensor o espontáneamente, no sentir resentimiento hacia el ofensor o hacer cesar su ira o indignación contra el mismo, renunciando eventualmente a vengarse, o reclamar un justo castigo o restitución, optando por no tener en cuenta la ofensa en el futuro, de modo que las relaciones entre ofensor perdonado y ofendido perdonante no queden afectadas o queden menos afectadas. (Wikipedia)

“El perdón cae como lluvia suave desde el cielo a la tierra. Es dos veces bendito; bendice al que lo da y al que lo recibe”
William Shakespeare (1564-1616) Poeta, dramaturgo y actor inglés

MAGNOLIA (Magnolia) – 1999

magnolia

Director Paul Thomas Anderson
Guion Paul Thomas Anderson
Fotografía Robert Elswit
Música Jon Brion
Producción Ghoulardi/New Line Cinema
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 188m. Color
Reparto Jason Robards, Tom Cruise, Julianne Moore, William H. Macy, Melinda Dillon, Philip Baker Hall, Alfred Molina, Philip Seymour Hoffman.

“Parecía que habíamos terminado con el pasado, pero él no había acabado con nosotros”

Vaticinado como una de las grandes esperanzas del cine norteamericano gracias a las inmejorables expectativas que despertaron sus dos primeros films, SIDNEY (1997) y esa indiscreta ojeada al apogeo y declive de la industria pornográfica que es BOOGIE NIGHTS (1998), Paul Thomas Anderson refrendó tales premisas al desparramar su intrépido virtuosismo en este palpitante amasijo de emociones contrapuestas y naufragios existenciales de una sociedad a la deriva, tejido por nueve fracciones dramáticas y aparentemente inconexas que transcurren a lo largo de veinticuatro horas en el californiano valle de San Fernando. Contextos que encerraban cuestiones arduas (las relaciones paternofiliales), experiencias traumáticas (la inminente presencia de la muerte) o incluso conductas autodestructivas (el suicidio), prestos en todo momento a explorar el poder cicatrizante del perdón y la redención, y personajes marcados por algún recuerdo desalentador (entre los que sobresale el grotesco telepredicador misógino encarnado por Tom Cruise) fueron eslabonados a través de un montaje paralelo, surtido de convulsos movimientos de cámara, hasta converger en un metafórico epílogo musical con connotaciones bíblicas. La obra maestra de su realizador y una de las películas fundamentales de finales de los noventa.

Otras películas sobre el PERDÓN

El pan y el perdón – Marcel Pagnol (1938)
La misión – Roland Joffé (1986)
Una historia verdadera – David Lynch (1999)