CATALINA II DE RUSIA (Capricho imperial)

Catalina II (1729-1796) fue emperatriz de Rusia durante 34 años, desde 1762 hasta su muerte en 1796, y la única monarca rusa, junto con Pedro I, que en la memoria histórica de sus compatriotas resultó merecedora del noble epíteto de “la Grande” (…) marcó una etapa muy importante en la historia de Rusia, convirtiéndose en una de las líderes más destacadas del país. Bajo su reinado el Imperio ruso logró grandes avances gracias a las ampliaciones de territorio y las mejoras del sistema administrativo. La emperatriz continuó la labor emprendida por su antecesor en el trono, Pedro I el Grande, basada en la occidentalización progresiva de Rusia hasta convertirla en una potencia europea. Catalina es conocida como una de las gobernadoras más cultas de la historia rusa. Leía constantemente y se mantenía siempre informada sobre los acontecimientos políticos tanto de Rusia como del resto de Europa. Hablaba con soltura varios idiomas y mantenía correspondencia con muchas de las mentes más lúcidas de la época, como Voltaire o Denis Diderot, cuyas ideas influyeron en el pensamiento político de la monarca. Con eso su sagacidad diplomática le permitió atraer opiniones favorables de las cortes europeas occidentales hacia su reinado. http://rusopedia.rt.com/personalidades/politicos/issue_177.html

“Yo alabo en voz alta, y critico en voz baja”
Catalina II de Rusia

CAPRICHO IMPERIAL (The scarlett empress) – 1934

scarlett

Director Josef Von Sternberg
Guión Manuel Komroff
Fotografía Bert Glennon
Música W. Franke Harling & John Leipold
Producción Paramount
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 109m. B/N
Reparto Marlene Dietrich, John Lodge, Sam Jaffe, Louise Dresser, C. Aubrey Smith, Gavin Gordon, Maria Sieber, Erville Alderson.

“Esto es para mí, ¿qué tenéis para dar a los pobres?”

Enloquecido repaso a la vida y amores de la princesa alemana Sophia Federica, desde su despótico casamiento con el estólido Gran Duque Pedro (futuro zar de la dinastía Romanov y auténtico fundador del imperio ruso) hasta su insidiosa consolidación como emperatriz bajo el nombre de Catalina II, que viene a ser algo así como un pletórico inventario de la exuberancia estética y las ofuscaciones erótico-fetichistas que habían alimentado el apogeo cinematográfico de Von Sternberg. La película, aparentemente inspirada en el diario íntimo de la intrépida soberana, diseminaba una efusión de descomedida belleza barroca para perseverar con flagrante impetuosidad dramática en la intransitable naturaleza del amor apasionado, materia intrínsecamente apegada a la obra de su autor. Ni la inobjetable excelencia de su fotografía y decorados, ni la extremada sensualidad con la Marlene Dietrich tramitaba su personaje evitaron el naufragio financiero de esta excesiva aunque irrepetible producción, deudora del cine silente por la profusa utilización del soporte musical y la continua alternancia de carteles fijos de carácter explicativo.

Otras películas sobre CATALINA II DE RUSIA

El águila negra – Clarence Brown (1925)
Catalina de Rusia – P.Czinner y A.Korda (1934)
La zarina – Otto Preminger (1945)

6 comments

  1. Coincido totalmente con tu análisis de esta “imperial” película que, aún excesiva en muchos aspectos, es una pieza maestra de su autor y un ejemplo recargado pero brillantísimo (algunas secuencias y planos son bellísimos) del cine silente. Para mi un clásico incontestable, que no siendo de mis favoritas, sí atesora un resultado global, cuando menos, impresionante. Un abrazo y gracias por rescatar películas sin las que el cine no sería lo que es.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s