Día: noviembre 25, 2014

PSICOPATÍA (La venganza es mía)

Condición mental enfermiza que hace que la persona presente alguna alteración (…) en la mayoría de los casos, una persona que sufre una psicopatía (es decir, un psicópata) presenta serios problemas para llevar una vida social normal, que no ponga en peligro su integridad física o la de aquellos que la rodean (…) el peligro de un psicópata es que puede pasar como cualquier otra persona sin que aquellos que lo rodean noten su estado de inestabilidad mental (…) una de las principales características del psicópata la falta de remordimiento o temor ante los actos cometidos. Esto hace que una persona que sufre de esta alteración mental cometa un asesinato sin sentir culpa y sin ver desestabilizado su estado emocional. (definicionabc.com)

“La personalidad del llamado psicópata es otro ejemplo de la pérdida permanente de las necesidades de amor. Una forma de comprender esta disfunción de la personalidad es que las personas que carecieron de amor en los primeros meses de su vida, sencillamente han perdido ese deseo para siempre, así como la capacidad de dar y recibir afecto”
Abraham Maslow (1908-1970) Psicólogo estadounidense

LA VENGANZA ES MÍA (Fukushû suruwa wareniari) – 1979

venganza

Director Shohei Imamura
Guion Masaru Baba
Fotografía Sinsaku Himeda
Música Shinichirô Ikebe
Producción Imamura Productions/Sochiku Films
Nacionalidad Japón
Duración 124m. Color
Reparto Ken Ogata, Mayumi Ogawa, Rentaro Mikuni, Mitsuko Baisho, Nijiko Kiyokawa, Chocho Miyako, Moeko Ezawa, Kazuo Shirakawa.

“No te perdonaré jamás (…) Y Dios tampoco te perdonará. Llevamos la misma sangre. Los dos llevamos la sangre del demonio en las venas”

El injusto fracaso comercial obtenido en 1968 con la sensual y costumbrista EL PROFUNDO DESEO DE LOS DIOSES hizo que Imamura descuidara las películas con argumento y centrara su actividad como realizador en la elaboración de diferentes documentales y reportajes televisivos de trasfondo bélico hasta que, por fin, decidió ponerse tras la cámara para acometer esta exploración subjetiva del complejo instinto criminal que hostiga el psicopático, usurpador y antisocial temperamento de un individuo límite en amoralidad y malevolencia, según la novela homónima de Ryuzo Saki. Sin ánimo de reprobar o justificar su vil comportamiento, el film pretendía descifrar el traumático origen del contradictorio desequilibrio interior del protagonista (espléndido Ken Ogata) por medio de una contemporización casi antropológica, que huía de toda superfluidad temática o estética a través de una enérgica y cautivadora narración acronológica, parecida a la que su director aplicaría diez años después para llevar a cabo la magistral, angustiosa y sobrecogedora LLUVIA NEGRA.

Otras películas sobre la PSICOPATÍA

Arsénico por compasión – Frank Capra (1944)
Monsieur Verdoux – Charles Chaplin (1947)
El estrangulador de Rillington Place – Richard Fleischer (1971)