CANCIÓN (Dos hombres y un destino)

Composición musical para la voz humana, con letra y comúnmente acompañada por instrumentos musicales. Normalmente es interpretada por un único vocalista, pero también puede ser cantada por un dueto, trío o más voces. La letra de las canciones es habitualmente de naturaleza poética y con rima, aunque pueden ser versículos religiosos o prosa libre. Existen diversos tipos de canciones​ que se pueden clasificar según distintos criterios. (Wikipedia)

“Y puedo decirles a todos que ésta es tu canción. Puede ser un poco simple pero ahora que está hecha espero que no te moleste. Espero que no te moleste que ponga en palabras qué maravillosa es la vida mientras estás en el mundo” (canción Your song)
Elton John (1947-) Cantante, compositor y pianista británico

DOS HOMBRES Y UN DESTINO (Butch Cassidy and the Sundance Kid) – 1969

butch

Director George Roy Hill
Guión William Goldman
Fotografía Conrad Hall
Música Burt Bacharach
Producción 20th Century Fox
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 112m. Color
Reparto Paul Newman, Robert Redford, Katharine Ross, Henry Jones, Strother Martin, Cloris Leachman, Jeff Corey, George Furth.
* B.J. Thomas – Raindrops keep falling on my head

“Estamos comprometidos, Etta. ¿No lo sabes? Quiero decir que estás montando en mi bicicleta, y eso en algunos países árabes es lo mismo que estar casado”

Renombrada combinación de western evocador, comedia romántica y aventuras criminales que ilustraba de forma tan jovial como sarcástica las postreras correrías de la seductora, indómita y legendaria pareja de forajidos del título original. A pesar de que el conjunto global acabó algo afectado por un tono sobradamente dulzón, tanto la destreza interpretativa de sus carismáticos protagonistas (cuatro años más tarde volvieron a colaborar con George Roy Hill en la imprescindible EL GOLPE) como la sutil, lírica y sensible capacidad narrativa del realizador consiguieron engatusar al espectador hasta animarle a disculpar la inmoralidad que atañía a unos personajes de antagónico carácter pero análogo comportamiento; designio final, que, con toda destreza e integridad, escondía el ocurrente guión de William Goldman. Una canción tremendamente pegadiza e, incluso, más famosa que el propio largometraje, Raindrops keep falling on my head de Burt Bacharach y Hal David, contribuyó a transformar la empresa en uno de los éxitos de taquilla más arrolladores de los años sesenta.

Otras películas que contienen una CANCIÓN tan famosa como la propia película

Desayuno con diamantes – Blake Edwards (1961) / Moon river – Audrey Hepburn
El graduado – Mike Nichols (1967) / Mrs. Robinson – Simon & Garfunkel
Cowboy de medianoche – John Schlesinger (1969) / Everybody’s talkin’ – Harry Nilsson

11 comments

  1. Mi querido Antonio, esta película me parece un buen ejercicio de reflejo de la nostalgia. Pero entendiéndola como melancolía originada por recuerdos pasados. A veces pienso que puede ser como los recuerdos o la memoria imaginaria de Etta Place… Así lo fabulé una vez en el blog. Yo no siento ese tono dulzón sino más un sentimiento de melancolía y templanza, de tiempos pasados. Me encanta la pareja formada por Paul Newman y Robert Redford (la otra película donde actuaron juntos EL GOLPE es otra llamada a la nostalgia). También es de esas películas que en tiempos pasados meten melodías presentes y funciona. Es una manera de incorporar y jugar con la banda sonora que es muy difícil hacerlo bien y cuando se logra tiene resultados increíbles. Así ocurre con la famosa canción de Raindrops keep fallin’ on my head… Un placer este paseo hoy… en bicicleta y también a caballo pasando por una caída espectacular a un río.

    Besos
    Hildy

    Me gusta

    1. Siempre me ha parecido un western algo edulcorado, Hildy, aunque reconozco que quizás mi dictamen crítico al respecto no haya sido del todo justo… Eso sí, el carisma de sus protagonistas es de excepción y comparto contigo ese regusto nostálgico que tan bien has descrito en tu comentario.
      Un abrazo.

      Me gusta

  2. Ah, la pegagosa melodía de Burt Bacharach, ¡una alquimia perfecta y de una eficacia rotunda! Sin duda, es el alma de esta película, junto con el carisma de los protagonistas que deja traslucir la fascinación que llegan a ejercer este tipo de personajes al alcanzar una dimensión mítica. Jubilatoria, en todo caso.
    Permíteme dos alusiones literarias :
    « El asesino desinteresado Bill Harrigan » de Borges en « Historia universal de la infamia » que para algunos se basó en alguna película sobre Billy the Kid.

    « … otro de mis tíos murió dejándole treinta mil dólares a nuestra pequeña familia de tres personas »
    (carta de Butch Cassidy) en el magnífico e inclasificable libro de Bruce Chatwin « en Patagonia »

    Me gusta

    1. Sin duda, la eficacia del tema de Bacharach (en mi opinión, un compositor de música pop absolutamente exquisito) es incomensurable.
      Agradezco tu visita al blog y tu comentario, además de aprobar (cómo no) tus alusiones literarias…
      Un saludo

      Me gusta

  3. Blackthorn, es una película bastante mas que decente, que paso sin pena ni gloria por lo menos por España y eso que estaba rodada con el dinero de aquí. Y en cuanto a la de Dos hombres y un destino…. Pues mítica desde luego

    Una película nacida para triunfar, desde la pegadiza música, al carisma de sus protagonistas, la historia. En fin, un éxito que lo habría sido en los setenta, en los 80 o incluso ahora mismo, Aunque bueno, Ahora priman mas los efectos que otra cosa, no se, pero me da que también lo habría sido. Cuidate

    Me gusta

  4. Me encanta “Raindrops keep falling on my head”, pero para un western me quedo con la banda sonora de “La muerte tenía un precio”, que estoy escuchando mientras escribo este comentario. “Dos hombres y un destino” me gustó tanto que incluso compré el DVD (algo que un apóstol de la austeridad como yo no debería hacer), aunque confieso que sucumbí a la tentación por la magia que transmiten sus protagonistas.
    El arranque de la película, con la partida de cartas interrumpida por una acusación de tramposo a Sundance Kid y la posterior anagnórisis del acusador tragando saliva “No sabía que usted era Sundance…” te obligan a frotarte las manos ante lo que se avecina.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.