Día: julio 11, 2014

FELINO (La mujer pantera)

Animal que pertenece al grupo familiar de los félidos: mamíferos carnívoros y digitígrados, cuyas patas posteriores tienen cuatro dedos y las patas anteriores presentan cinco dedos, con uñas retráctiles, hocico corto y cabeza de forma redondeada. En su uso más habitual, la idea de felino alude a aquello vinculado a los gatos, que integran el conjunto de los félidos. Según las características mencionadas, pueden alimentarse de carne (son carnívoros) y se desplazan apoyándose solamente en los dedos (son digitígrados). Además de los gatos, otros felinos son los leones, los tigres, los leopardos y los pumas. (definicion.de)

“Oliva tenía esa costumbre, que luego identifiqué en las bailarinas, de hablar contigo mientras hacía estiramientos. Pero ella se estiraba y todo era armonía atlética. Empujaba la puerta del bar, alcanzaba la cerveza, caminaba con su bolsa de deporte con la aeróbica belleza de un felino. Decía jo, hostias, guay y vale, y lo decía muchas veces. Pero se lo perdonaba porque en ocasiones se tocaba el labio superior con la punta de la lengua y me asaltaban unas ganas irreprimibles de besarla” (novela Tierra de campos)
David Trueba (1969-) Escritor, periodista, director de cine, guionista y actor español.

LA MUJER PANTERA (Cat people) – 1942

cat

Director Jacques Tourneur
Guión DeWitt Bodeen
Fotografía Nicholas Musuraca
Música Roy Webb
Producción RKO
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 72m. B/N
Reparto Simone Simon, Kent Smith, Tom Conway, Jane Randolph, Alan Napier, Jack Holt, Mary Halsey, Elizabeth Dunne.

“Los gatos en particular, son especiales. Se puede engañar a todo el mundo pero de ningún modo se puede engañar a un gato”

Poético y abstracto drama de terror psicológico, inicio de una ilustre y trascendental trilogía fantástica producida por Val Lewton y dirigida por Tourneur, completada con las igualmente descollantes YO ANDUVE CON UN ZOMBIE (1943) y EL HOMBRE LEOPARDO (1943), que recurría al atávico mito de la licantropía para exponer de forma elíptica e ilusoria la metamorfosis felina de una hermosa mujer de origen serbio, sumida en una tormentosa represión física y emocional. El film sorteaba el común riesgo de la trivialización a través de una constante aureola de misterio enfermizo, creada por medio de una perfecta integración del sonido en la acción, dilatados silencios e intimidantes juegos de luces y sombras que daban como resultado secuencias tan brillantes como la del insinuante acoso en la piscina. Recibida por la crítica como una obra de género menor, obtuvo un éxito inesperado que condicionó una notable continuación a cargo de Robert Wise, EL REGRESO DE LA MUJER PANTERA (1944), y un inevitable remake ochentero firmado por Paul Schrader y cuyo mayor aliciente residía en el protagonismo de una guapísima Nastassja Kinski, EL BESO DE LA MUJER PANTERA (1982).

Otras películas donde cobra protagonismo la amenazadora presencia de algún FELINO

El libro de la selva – Zoltan Korda (1942)
El rastro de la pantera – William A. Wellman (1954)
Los demonios de la noche – Stephen Hopkins (1996)