LUTHIER (Un corazón en invierno)

Un luthier (lutier, laudero, lutero o violero) es una persona que construye, ajusta o repara instrumentos de cuerda frotada y pulsada. Esto incluye violines, violas, violonchelos, contrabajos y violas da gamba y todo tipo de guitarras (acústica, eléctrica, electroacústica, clásica), cuatros, laúdes, archilaúdes, tiorbas, mandolinas, clavecines, timples, etc. (Wikipedia)

“El luthier, uno de los más bellos oficios de la historia que conjuga unas manos increíbles para trabajar todo tipo de materiales, sobre todo la madera, y un amor por la música que le lleva a investigar hasta la perfección del sonido”
Toño Morala (-) Periodista español

UN CORAZÓN EN INVIERNO (Un coeur en hiver) – 1992

coeur

Director Claude Sautet
Guión Claude Sautet y Jacques Fieschi
Fotografía Peter Biziou
Música Maurice Ravel
Producción France 3 Cinéma/CNC/D.A.Films/Film Par Film/Orly Films/Paravision International/Canal+/Le Soficas Sofinergie/Cinéa/Sédif Productions
Nacionalidad Francia
Duración 105m. Color
Reparto Daniel Auteuil, Emmanuelle Béart, André Dussollier, Brigitte Catillon, Myriam Boyer, Jean-Claude Bouillard, Élisabeth Bourgine.

“Uno no puede desmitificar sentimientos. Nadie puede pretender semejante proeza”

Avalado por la sabiduría en las relaciones personales y sentimentales que le otorgaban sus casi setenta años de edad, Sautet halló en el resplandeciente talento como actriz de Emmanuelle Béart la complicidad femenina ideal para compartir su definitiva madurez como cineasta y finiquitar su carrera con dos apólogos amatorios de una franqueza tan conmovedora como este triángulo de pasiones disonantes o su postrera obra e igualmente sublime NELLY Y EL SR. ARNAUD (1995). Reflexionando con sensibilidad, pulcritud y un profundo rigor psicológico acerca de cuestiones como la intrínseca dificultad para destapar nuestros temores en materia amorosa o el irreparable dolor que causa un traumático rechazo afectivo, el realizador francés compuso una película de una categórica modernidad, resuelta entre gestos, silencios y miradas e interpretada con un gran convencimiento a cargo de Béart, como una violinista joven, bella y algo desorientada, y su entonces esposo Daniel Auteuil, en el papel de un orgulloso, aséptico y retraído restaurador de instrumentos de cuerda.

Otras películas que cuentan con la presencia de un LUTHIER

Stradivari – Giacomo Battiato (1988)
El violín rojo – François Girard (1998)
El cielo del Bronx – Jerry Schatzberg (2000)

5 comments

  1. Un corazón de invierno la tengo en el baúl de películas pendientes…, siempre me ha llamado la atención.

    El violín y la apasionadora de Tarkovsky es un mediometraje que me encanta, con una historia sensible. El mundo de la infancia sale muy bien reflejado. Y el musical de El violinista en el tejado… ahí se encuentra en mi recuerdo… sobre todo Topol danzando y cantando… si yo fuera rico… dubidubi, dubidubi, daaaa. Y El violín rojo no la he visto nunca, apuntada queda.

    Beso
    Hildy

    Me gusta

    1. Las cuatro películas que aparecen en la entrada y que coinciden en tener como denominador común el más pequeño de los instrumentos de cuerda son muy recomendables, pero entre ellas me quedo con este delicado pero intenso relato de carencias afectivas y amores no correspondidos que estoy convencidísimo que hará tus delicias en cuanto lo saques del baúl. Ya me explicarás cuando la veas…

      Me gusta

  2. La película me ha interesado mucho. Todo ese mundo creado alrededor de la construcción y reparación de instrumentos musicales, así como las grabaciones o los ensayos de las piezas de violín, recrean un ambiente elegante y sofisticado donde prima la sensibilidad artística. Me hace pensar en otras obras con ambiente musical como “Sonata de otoño” de Bergman o “La pianista” de Haneke. Por otra parte la trama amorosa resulta intrigante y algo desconcertante. Y es que el personaje de Auteuil es complejo y difícil de descifrar. Parece vivir obsesionado con su trabajo y sin otros intereses fundamentales, hasta el punto de resistirse a los encantos de Emmanuelle Béart. Quizás en esta historia de amor triangular hay algo sutil difícil de captar en un primer visionado. Es una personalidad misteriosa y fría en apariencia, la de Auteuil. Y sin embargo sus miradas y su presencia se apoderan en gran medida de la historia.
    Aunque Emmanuelle Béart también nos seduce con su interpretación y su belleza.
    Un saludo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s