CANGACEIRO (Dios y el diablo en la tierra del sol)

Nombre dado a los hombres que vivían en bandas armadas fuera de la ley en el nordeste brasileño desde mediados del siglo XIX hasta la década de 1930. La gran mayoría vivía del robo de grandes haciendas y del bandolerismo, tornándose en un problema social de la región y al mismo tiempo pasando a ser parte del folklore brasileño. (Wikipedia)

“El cangaceiro era libre aun cuando prestara un servicio a otra persona para matar a algún enemigo. El caso de Antonio Silvino, probablemente el cangaceiro más representativo e importante de la historia del bandolerismo brasileño, puede ser esclarecedor. Silvino comenzó su lucha para vengar a su padre siendo muy joven (…) impuso a su bando la norma de no atacar a campesinos ni trabajadores pobres. Atacaba haciendas y tiendas comerciales promoviendo el saqueo y, en muchas ocasiones, distribuía el botín entre los pobres, incluido el dinero. Fue temido y admirado” (libro Historia política de los campesinos latinoamericanos)
Pablo González Casanova (1922-) Sociólogo y crítico mexicano

DIOS Y EL DIABLO EN LA TIERRA DEL SOL (Deus e o diablo na terra do sol) – 1964

tierra

Director Glauber Rocha
Guión Glauber Rocha
Fotografía Waldemar Lima
Música Heitor Villa-Lobos
Producción Cobacabana Filmes
Nacionalidad Brasil
Duración 125m. B/N
Reparto Geraldo del Rey, Yoná Madalgäes, Othon Bastos, Maurício do Valle, Lídio Silva, Sonia dos Humildes, Joao Gama, Antonio Pinto.

“La tierra pertenece al hombre, no a Dios ni al diablo”

Título capital en la historia del cine latinoamericano, inspirado en diversos cantares de ciego derivados del romancero popular y alumbrado por la barroca imaginería expresiva e ideológica de un joven director de tan sólo veintiseis años, que, con su segunda película, se disponía a erigirse en el principal impulsor del entonces embrionario “cinema novo”. El desesperado y cruento deambular de una pareja de campesinos por los secos andurriales del Sertão, tras asesinar al estanciero del lugar, contraponía el despótico poder latifundista con el exacerbado, atávico y supersticioso misticismo del colectivo proletario hasta deparar una vehemente proclama redentora acerca de la extrema miseria patente en las inhóspitas tierras del nordeste brasileño. Película saturada de un heterógeneo exotismo, impregnada de un membrudo aliento poético y hechizada por un clímax violento tan catártico como revolucionario, de la que sobresalía un avieso matador de cangaceiros que Rocha volvería a esgrimir para polarizar otra cruenta fábula de complexión westerniana, ANTONIO DAS MORTES (1968).

Otras películas sobre CANGACEIROS

Cangaçeiro – Lima Barreto (1953)
Faustão – Eduardo Coutinho (1971)
O’ Cangaceiro – Giovanni Fago (1971)

8 comments

    1. Nunca había oído hablar de ella, pero siempre va bien descubrir nuevas películas. Gracias por tu aportación.
      Por cierto, espero que cambies de opinión y nos envíes alguna que otra lista…
      Es mi último intento, no volveré a recordártelo, pero me haría especial ilusión recibirlas.
      Un abrazo.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s