DENUNCIA (Yo acuso)

Acción y efecto de denunciar (avisar, noticiar, declarar la irregularidad o ilegalidad de algo, delatar). La denuncia puede realizarse ante las autoridades correspondientes (lo que implica la puesta en marcha de un mecanismo judicial) o de forma pública (sólo con valor testimonial). http://definicion.de/denuncia/

“La conciencia hace que nos descubramos, que nos denunciemos o nos acusemos a nosotros mismos, y a falta de testigos declara contra nosotros”
Michel de Montaigne (1533-1592) Filósofo, humanista y político francés

YO ACUSO (J’acusse!) – 1919

j_accuse

Director Abel Gance
Guión Abel Gance
Fotografía Marc Bujard y Léonce-Henri Burel
Música Maurice Forster
Producción Pathé
Nacionalidad Francia
Duración 100m. B/N
Reparto Séverin-Mars, Romuald Joubé, Maryse Dauvray, Maxime Desjardins, Mancini, Angéle Guys, Camille Decori, Elizabeth Nizan.

Primer título significativo de Gance y uno de los clásicos por excelencia del antibelicismo fílmico, en el que el enfático e iluminado cineasta proponía una metafórica equivalencia entre las disputas en materia amorosa y la descabellada hostilidad entre los pueblos al conjuntar una tragedia de corte pasional, enmarcada en una aldea provenzana, con una palpitante y visceral repulsa al sinsentido de la guerra, cuyo antológico clímax residía en una elocuente escena en la que las víctimas de la barbarie resucitaban para responsabilizar al militarismo alemán de la espantosa sinrazón que les llevó a la muerte. Estrenado poco después del armisticio, obtuvo una gran repercusión popular y crítica, debido quizás a que su marcado sentimiento de aflicción y cólera era orquestado a través de una fuerza visual y expresiva apabullante, quizás algo desmedida, plena de soberbios primeros planos y suntuosos movimientos de cámara. En 1937, el propio autor filmó una renovada versión de irrecusable valor pero carente del nervio, la audacia y la honestidad de esta turbadora epopeya neorromántica.

Otras películas sobre DENUNCIAS

Z – Constantin Costa-Gavras (1969)
El dilema – Michael Mann (1999)
Bowling for Columbine – Michael Moore (2002)

2 comentarios

  1. Es una vertiente dificilísima de hacer bien. La línea entre la contundencia y el panfleto esperpéntico es muy, muy fina. Ya que la citas, me sorprendió muchísimo la pasmosa vigencia de ‘Z’. Se pueden trazar mil y un paralelismos entre los atropellos que expone en ella Costa-Gavras y la situación presente en muchas democracias.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .