Veronica Lake

REENCARNACIÓN (Me casé con una bruja)

Creencia consistente en que la esencia individual de las personas (ya sea mente, alma, conciencia o energía) adopta un cuerpo material no solo una vez sino varias según va muriendo (…) La creencia en la reencarnación ha estado presente en toda la humanidad desde la antigüedad, en la mayoría de las religiones orientales, como el hinduismo, el budismo y el taoísmo, y también en algunas religiones africanas y tribales de América y Oceanía. En la historia de la humanidad, la creencia de que una persona fallecida volverá a vivir o aparecer con otro cuerpo (con una personalidad generalmente más evolucionada) ha sobrevivido incluso dentro de las religiones judeocristianas (cristianismo, judaísmo e islamismo). Son prácticamente las únicas que no la contemplan, pero han permanecido bajo la forma de diversas herejías y posturas no oficiales. https://es.wikipedia.org/wiki/Reencarnaci%C3%B3n

“Si crees en la reencarnación, no te rías de la fealdad del sapo”
Roberto Fontanarrosa (1944-2007) Humorista gráfico y escritor argentino

ME CASÉ CON UNA BRUJA (I married a witch) – 1942

married

Director René Clair
Guión Robert Pirosh y Marc Connelly
Fotografía Ted Tetzlaff
Música Roy Webb
Producción United Artists
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 79m. B/N
Reparto Fredric March, Veronica Lake, Robert Benchley, Susan Hayward, Cecil Kellaway, Elizabeth Patterson, Robert Warwick.

“Sería bonito tener labios. Labios para susurrar mentiras. Labios para besar a un hombre y hacerle sufrir. Padre, ¿por qué no puedo tener labios, ni ojos, ni cabellos…?”

Simpática e ingeniosa comedia romántica, basada en la novela The passionate witch de Thorne Smith y producida por el gran Preston Sturges, que constituye la mejor de las cinco películas que Clair rodó durante la Segunda Guerra Mundial en Estados Unidos, es decir, en el país que lo acogió tras una provisoria estancia en el Reino Unido. Aunque en esta etapa hollywoodiense resulta difícil identificar la profusa distinción imaginativa del creador francés, es precisamente en este ingenuo cuento fantástico donde afloran con mayor constancia algunas de las marcas de fábrica que lo encumbraron como uno de los más agudos e irónicos cronistas de lo cotidiano, como su desparpajo para incorporar en su comicidad temas de carácter ilusorio, la inventiva de ciertas soluciones visuales o argumentales (como el portentoso triple prólogo inicial) o su marcada predisposición a confeccionar planos-secuencia. Por otro lado, el film impulsó definitivamente a Veronica Lake como fugaz estrella popular, gracias a su papel de cautivadora reencarnación de una bruja del S. XVII, enamorada del descendiente del hombre que la condenó a la hoguera.

Otras películas donde se trata el tema de la REENCARNACIÓN

Las dos vidas de Audrey Rose – Robert Wise (1977)
Pequeño Buda – Bernardo Bertolucci (1993)
No te mueras sin decirme adónde vas – Eliseo Subiela (1995)

INDIGENCIA (Los viajes de Sullivan)

Fenómeno muy complejo y característico de la sociedad actual que supone que algunas personas viven por debajo de la línea de lo que se considera como digno, es decir que viven sin acceso a la vivienda o al techo, sin acceso al trabajo, sin alimentación constante, a la intemperie, sin ningún tipo de ayuda del estado y con una calidad de vida extremadamente primaria. http://www.definicionabc.com/social/indigencia.php

“La ignorancia no discierne, busca un tribuno y toma un tirano. La miseria no delibera, se vende. Alejar el sufragio de manos de la ignorancia y de la indigencia es asegurar la pureza y acierto de su ejercicio. Algunos dirán que es antidemocrático pero la democracia, tal como ha sido ejercida hasta ahora nos ha llevado a este triste destino”
Juan Bautista Alberdi (1810-1884) Político, jurisconsulto y escritor argentino

LOS VIAJES DE SULLIVAN (Sullivan’s travels) – 1941

viajes

Director Preston Sturges
Guión Preston Sturges
Fotografía John E. Seitz
Música Leo Shuken y Charles Bradshaw
Producción Paramount
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 88m. B/N
Reparto Joel McCrea, Veronica Lake, Robert Warwick, William Demarest, Porter Hall, Franklin Pangborn, Byron Foulger, Margaret Hayes.

“Quiero poner un espejo ante la vida. Quiero que sea una película sobre la dignidad; un auténtico lienzo del sufrimiento de la humanidad”

Uno de los trabajos más reputados de su autor y de la comedia clásica estadounidense en su conjunto, que ha visto algo empañado su excesivo moralismo con el paso del tiempo pero aún continúa encandilando por la despampanante espontaneidad y eficacia con la que fluctúa “screwball comedy”, drama social y cine dentro del cine, entre otros generos. Harto de la futilidad de sus propias películas, un director decide adaptar una novela (Oh brother? Where art thou?, título que inspiraría la comedia homónima de los Coen) sobre la cruda e hiriente realidad que azota el país durante el período de la Gran Depresión, por lo que opta por disfrazarse de mendigo e inmiscuirse, con la azarosa compañía de una aspirante a actriz, en los espinosos recovecos de la más absoluta indigencia. Este husmeador y atolondrado peregrinaje fue manipulado con un brioso ritmo narrativo y un satírico sentido del humor por Preston Sturges para arremeter contra la incompetencia de las instituciones norteamericanas, reflexionar sobre la subordinación artística que entonces ya coartaba su oficio y, por último, propagar el milagroso poder analgésico que la risa entraña para la especie humana.

Otras películas sobre la INDIGENCIA

Tallo de hierro – Héctor Babenco (1987)
El rey pescador – Terry Gilliam (1991)
Ángeles sin cielo – Tim Hunter (1993)