Erich Von Stroheim

DECADENCIA (La marcha nupcial)

Fase de colapso social en que se produce un quiebre tanto de la cultura y las instituciones civiles como de otras características propias de una sociedad (valores, costumbres), para cambiar o transformarse en algo nuevo. En general, se habla de decadencia en referencia al deterioro o descuido de una cosa, en la cual el descuido o el paso del tiempo van causando estragos. (significados.com)

“Los hombres y pueblos en decadencia viven acordándose de dónde vienen; los hombres geniales y pueblos fuertes solo necesitan saber a dónde van”
José Ingenieros (1877-1925) Médico, psiquiatra, criminólogo, farmacéutico, escritor, docente, filósofo y sociólogo ítalo-argentino

LA MARCHA NUPCIAL (The wedding march) – 1928

marcha

Director Erich Von Stroheim
Guion Erich Von Stroheim y Harry Carr
Fotografía Hal Mohr, William McGann, Harry Thorpe y Roy Klaffki
Música John S. Zamecnik
Producción Paramount/Famous Lasky Corporation
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 119m. B/N
Reparto Erich Von Stroheim, Fay Wray, Zasu Pitts, Matthew Betz, George Fawcett, Maude George, Dale Fuller, George Nichols, Hughie Mack.

“Deja el póquer y a tus carísimas amiguitas, ¡o cásate por dinero!”

Puliendo su alambicado barroquismo con una mayor atención por la psicología de los personajes y las relaciones con su entorno, Erich Von Stroheim persistió en esgrimir su hiperbólico retrato de la decadencia de la aristocracia vienesa como pretexto para ensamblar estigmas humanos tan capitalmente pecaminosos como la envidia, la codicia o la lujuria dentro de una casi inconciliable atmósfera de sensual melancolía. Así pues, en esta imposible historia de amor entre una humilde provinciana y un díscolo príncipe arruinado, que los productores amputaron y dividieron en dos partes (aunque su autor acabó logrando que su hoy desaparecida continuación, ‘La luna de miel’, jamás se estrenara en América), convivían pasajes románticos de un desmesurado lirismo floral con virulentas y confabuladoras escenas de desenfreno lascivo, una marcha castrense fotografiada en un experimental sistema bicromático o una ceremonia nupcial tormentosamente fetichista, básica para refrendar la sórdida potestad del aliciente económico sobre el amor idealista. Extraordinarios decorados de Richard Day.

Otras películas ambientadas en un entorno de DECADENCIA moral

Quo Vadis – Mervyn Leroy (1951)
La Dolce Vita – Federico Fellini (1960)
Antes que el diablo sepa que has muerto – Sidney Lumet (2007)

TACAÑERÍA (Avaricia)

Mezquindad, inclinación a realizar los menores gastos posibles. (Espasa-Calpe)

“El ahorro excesivo declina rápidamente hacia la tacañería, cayendo en la exageración de reputar superfluo hasta lo necesario”
Santiago Ramón y Cajal (1852-1934) Médico español

AVARICIA (Greed) – 1924

Director Erich Von Stroheim
Guion Erich Von Stroheim
Fotografía William H. Daniels y Ben F. Reynolds
Producción Metro Goldwyn Mayer
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 140m. B/N
Reparto Zasu Pitts, Gibson Gowland, Jean Hersholt, Chester Conklin, Florence Gibson, Tempe Pigott, Günther von Ritzau, Sylvia Ashton.

“Te veré morir de hambre antes de que obtengas otro centavo… ¡de mi dinero!”

Probablemente el mejor ejemplo de la cruda y sarcástica amoralidad cinematográfica cultivada por Erich Von Stroheim lo encontremos en esta adaptación de la novela naturalista McTeague de Frank Norris, a su vez, inspirada en unos hechos criminales acontecidos a principios de la década de 1880, donde se narraban las sórdidas relaciones entre un dudoso odontólogo asentado en San Francisco, su tacaña esposa y el primo y ex pretendiente de ésta. Cercenada en más de seis horas respecto a su titánico metraje original y vilipendiada por la crítica americana del momento, que la llegó a considerar como un producto impúdico y hasta putrefacto, representa hoy en día la cumbre del sofisticado e innovador talento artístico del cineasta vienés (al que se le imputan hallazgos expresivos como el uso de la profundidad de campo) y de la casi enfermiza exactitud realista con la que solía moldear sus trabajos, patente en escenas tan absorbentes y perturbadoras como el beso en el consultorio, el revolcón sensual de Trina en la cama con su dinero o el amargo y trágico epílogo en el Valle de la Muerte, por cierto, rodado en pleno verano a más de cincuenta grados de temperatura.

Otras películas donde emerge el defecto de la TACAÑERÍA

Cuento de Navidad – Brian Desmond Hurst (1951)
Intento de asesinato – Shôhei Imamura (1964)
Los amantes crucificados – Kenji Mizoguchi (1964)

HOMÚNCULO (Muñecos infernales)

Diminutivo del doble de un humano y se usa frecuentemente para ilustrar el misterio de un proceso importante en alquimia. En el sentido hermético es un actor primordial incognoscible, puede ser visto como una entidad o agente. (Wikipedia)
Diminuto ser creado artificialmente en un laboratorio. La creación de estos seres se produce a través de un ritual en el que se necesita material genético del creador, normalmente sangre y algún trozo de piel, que se mezclan con una poción especial a base de arcilla, cenizas, raíces de mandrágora y agua de manantial. El resultado es un clon idéntico en forma al creador, pero de unos 8 centímetros de altura. (seresmitologicos.net)

“No es mediocre el planeta en que he nacido. No soy el desvalido ni, peor, el homúnculo soberbio, sólo exquisito nervio, que remontando a una ilusoria altura, fracasa en la magnífica aventura”
Jorge Guillén (1893-1984) Poeta y crítico literario español

MUÑECOS INFERNALES (The devil-doll) – 1936

Director Tod Browning
Guión Garrett Ford, Guy Endore y Erich Von Stroheim
Fotografía Leonard Smith
Música Franz Waxman
Producción Metro Goldwyn Mayer
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 79m. B/N
Reparto Lionel Barrymore, Maureen O’Sullivan, Frank Lawton, Robert Greig, Arthur Hohl, Henry B. Walthall, Rafaella Ottiano, Lucy Beamont.

“Hace millones de años las criaturas que vagaban por este mundo eran gigantescas. A medida que se multiplicaban, la tierra ya no podía producir suficiente alimento. Piense en ello, Lavond: cada ser viviente reducido a una sexta de su tamaño. Una sexta parte de su necesidad física”

La última gran aportación al género fantástico de Tod Browning fue esta adaptación libre de la novela Burn, witch, burn de Abraham Merritt, que, aún hoy en día, sigue impresionando por su inquietante belleza o su aliento de rabiosa poesía y romanticismo. El argumento de esta arcana e iconoclasta joya de lo macabro, aderezada con no pocos ingredientes folletinescos, giraba en torno al tétrico plan de venganza que urdía un fugitivo tras estar injustamente encarcelado en la Isla del Diablo, consistente en sacar partido a una monstruosa fórmula de magia negra que permitía reducir el tamaño de los seres humanos hasta convertirlos en diminutos muñecos, dispuestos a acatar sus malévolas instrucciones. Beneficiada por unos trucajes asombrosos y por la versatilidad interpretativa de Lionel Barrymore (inmejorable en su caracterización de una anciana aparentemente inofensiva), se amparaba en una atmósfera sofocante pero no exenta de humor para satirizar sobre las apariencias y la antítesis de sentimientos, que, en infinidad de ocasiones, acaba manifestándose en el subconsciente humano.

Otras películas donde aparecen HOMÚNCULOS

La novia de Frankenstein – James Whale (1935)
Dr. Cyclops – Ernest B. Schoedsack (1940)
El viaje fantástico de Simbad – Gordon Hessler (1974)

MALDITISMO (La reina Kelly)

Condición de maldito (que va contra las normas establecidas). (RAE)
Se engloba bajo este concepto a todos los escritores considerados como una amenaza para la moral de su época porque escriben sobre temas que se tienen por obscenos, blasfemos o que hacen apología del mal, pero a menudo suelen ser los renovadores del lenguaje, las costumbres y la cultura en general. http://www.trazegnies.arrakis.es/indexdi1.html

“Desde el comienzo, la cinta estuvo rodeada de un halo de malditismo que perdura más de cuarenta años después: accidentes, muertes extrañas, sucesos inexplicables… Y todo mucho antes de que se hicieran las actuales campañas de marketing en este sentido. ¿Realidad o leyenda?” (sobre El exorcista)
Nacho López Llandres (1981-) Periodista español

LA REINA KELLY (Queen Kelly) – 1929

Director Erich Von Stroheim
Guión Erich Von Stroheim
Fotografía Paul Ivano y Gordon Pollock
Música Adolf Tandler
Producción Gloria Swanson Pictures
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 101m. B/N
Reparto Gloria Swanson, Walter Byron, Seena Owen, Sidney Bracey, Tully Marshall, Wilhelm von Brincken, Sylvia Ashton, Wilson Benge.

La amenazante llegada del sonoro, unida a la incompatibilidad profesional entre el excesivo realizador y Gloria Swanson, que protagonizaba y producía la película con el capital de su amante y futuro político Joseph R. Kennedy, acabaron por abortar esta imaginable obra maestra y, lo que es mucho peor, terminaron por hundir la carrera de uno de los más desmesurados e intransigentes creadores de la historia del cine. Aunque en su momento, contradiciendo el deseo del cineasta, se distribuyera por Europa con pésimos resultados un nefasto montaje del mutilado e inconcluso material, posteriores restauraciones han permitido inmortalizar su pasmosa brillantez y modernidad en la descripción feroz y provocadora de la depravación y vetustez de la alta sociedad europea, que se servía de la azarosa historia de amor entre una joven novicia huérfana y un veleidoso príncipe prometido con la monarca del imaginario reino de Kronberg para dar rienda suelta a las impúdicas obsesiones temáticas de su autor, poner a prueba su audaz hendidura psicológica y manifestar su imponente fuerza visual.

Otras películas rodeadas por un halo de MALDITISMO

El mundo sigue – Fernando Fernán Gómez (1963)
Cabeza borradora – David Lynch (1977)
Arrebato – Iván Zulueta (1980)

MONÓCULO (Esposas frívolas)

Tipo de lente correctiva usada para ajustar la visión en un solo ojo, que consiste en una luneta circular con aumento. En muchos casos está enmarcada en un anillo de alambre que posee una cadenilla o cordón que se sujeta a la ropa para evitar su pérdida. https://es.wikipedia.org/wiki/Mon%C3%B3culo

“Era un señor de monóculo con problema de vesícula y que tenía un forúnculo en un lugar muy ridículo”
Hugo Varela (1960-) Humorista, músico y cantautor argentino

ESPOSAS FRÍVOLAS (Foolish wives) – 1922

esposas

Director Erich Von Stroheim
Guión Erich Von Stroheim
Fotografía William H. Daniels y Ben F. Reynolds
Música Sigmund Romberg
Productora Universal
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 141m. B/N
Reparto Erich Von Stroheim, Mae Busch, Maud George, Rudolph Christians, Miss Dupont, Dale Fuller, Al Edmundsen, Cesare Gravina.

La consagración del primer realizador maldito de la historia del cine se produjo a raíz de este devastador retrato de la decadente y envilecida sociedad europea tras la Primera Guerra Mundial, enmarcado en un Montecarlo reconstruido con un obsesivo perfeccionismo decorativista, que describía con sardónico e inclemente apasionamiento la historia de adulterio entre la desatendida mujer de un diplomático estadounidense y un seudoaristócrata conde ruso sin un ápice de dignidad ni escrúpulos. A través de un perfecto dominio de la técnica cinematográfica, Stroheim construyó un delirante, provocador y visceral fresco de casi seis horas de metraje que por sus tremendos problemas con la censura acabaría siendo mutilado con implacable vehemencia, llegándose a eliminar escenas completas, que obviamente alteraron el conjunto final pero no consiguieron echar al traste la impresionante magnitud de su riqueza artística o su concepción alegórica, manifiesta de forma especial en momentos de antología como la borrascosa noche de amor en la cabaña o su fatídico desenlace.

Otras películas donde uno de sus protagonistas utiliza MONÓCULO

El monóculo negro – Georges Lautner (1961)
El príncipe y la corista – Laurence Olivier (1957)
Testigo de cargo – Billy Wilder (1957)