D.W. Griffith

FASTUOSIDAD (Intolerancia)

Derroche de lujo y riqueza. (Espasa-Calpe)
Calidad de fastuoso. Suntuosidad, ostentación. (definiciones-de.com)

“La tumba de los héroes es el universo entero y no está en las columnas recargadas de fastuosas inscripciones”
Pericles (495 a.C.-429 a.C.) Importante e influyente político y orador ateniense

INTOLERANCIA (Intolerance) – 1916

intolerance

Director D.W. Griffith
Guion D.W. Griffith
Fotografía George W. Bitzer y Karl Brown
Música Joseph Carl Breil
Producción Wark Corporation/Triangle
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 163m. B/N
Reparto Lillian Gish, Constance Talmadge, Alfred Paget, Margery Wilson, Howard Gaye, Mae Marsh, Fred Turner, Elmer Clifton, Monte Blue.

“De la cuna que se mece sin parar. Hoy, como ayer, siempre meciéndose, siempre trayendo las mismas pasiones humanas, las mismas alegrías y penas”

Colosal fresco histórico, considerado en la actualidad como una de las obras más decisivas e influyentes en el devenir del lenguaje cinematográfico, en el que D.W. Griffith pretendía contraponer el trágico poder del amor a la luctuosa intolerancia social y religiosa en cuatro episodios entremezclados y ubicados en sendos contextos históricos: la vida y Pasión de Jesucristo, la caída de la antigua ciudad de Babilonia, la parisina matanza de hugonotes del día de San Bartolomé de 1572 y la injusta condena a muerte de un rehabilitado obrero en la América de 1912. El desmedido metraje del film, reducido de forma drástica en el montaje final en más de cinco horas, las espectaculares escenografías de la capital del imperio babilónico (con fastuosos e inmensos decorados de 13 km2.) o escenas de masas en las que intervenían casi veinte mil personas depararon un coste de producción de dos millones de dólares de la época y convergieron en un enorme fracaso económico, ciertamente influenciado además por su abstracta, experimental y revolucionaria construcción narrativa o el extremo patetismo de su fibra emocional.

Otras películas que destacan por la FASTUOSIDAD de sus decorados

Los diez mandamientos – Cecil B. De Mille (1923)
Cleopatra – Joseph L. Mankiewicz (1963)
La maldición de la flor dorada – Zhang Yimou (2006)

SECESIÓN (El nacimiento de una nación)

Acto de retirarse de una organización, unión o entidad política. Típicamente, hay un fuerte factor diferencial que motiva la retirada. La secesión puede ser un hecho o un derecho. Como derecho el fenómeno político de la secesión requiere la previa existencia de un Estado Federal o Confederal, del que forme parte el Estado que manifiesta su voluntad de separarse de la unión. La secesión, como hecho, suele confundirse con la independencia. Pero no es igual. En las guerras de secesión (como la Guerra de Secesión de Estados Unidos), lo decisivo es la voluntad de un Estado preexistente de separarse de la unión con otros Estados. Mientras que en las guerras de independencia se trata de la procuración de un nuevo Estado. (Wikipedia)

“Creo que existe un firme deseo de secesión entre los dirigentes políticos del País Vasco y de Cataluña, que desean un sistema en el que la intervención del Estado sea mínima, por no decir nula. Pero cuando un Estado no tiene disposición ni fuerza moral para, en el momento en el que hay un acto de desobediencia constitucional, poner los tanques en el territorio que comete este acto de desobediencia, la situación se puede volver muy complicada”
Albert Boadella (1943-) Actor y dramaturgo español

EL NACIMIENTO DE UNA NACIÓN (The birth of a nation) – 1915

birth

Director D.W. Griffith
Guión D.W. Griffith y Frank E. Woods
Fotografía George W. Bitzer
Música Joseph Carl Breil
Producción D.W.Griffith Corporation/Epoch
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 185m. B/N
Reparto Henry B. Walthall, Lillian Gish, Mae Marsh, Miriam Cooper, Spottiswoode Aitken, Josephine Crowell, Ralph Lewis, Elmer Clifton.

“¡Libertad y unión, una e inseparable, ahora y para siempre!”

Elocuente epopeya histórica basada en las novelas del reverendo Thomas Dixon The leopard’s spots, y, sobre todo, en la abiertamente racista The clansman: an historical romance of the Ku Klux Klan, que, a pesar de su deplorable mensaje social, causante de múltiples manifestaciones y sangrientos disturbios, ocupa un lugar de privilegio en los anales del Séptimo Arte al sentar las bases del lenguaje cinematográfico moderno sirviéndose de incontables recursos expresivos en beneficio de una prodigiosa fluidez narrativa. A través del enfrentamiento entre dos familias, los Stoneman y los Cameron, D.W. Griffith registró los acontecimientos que desataron la Guerra de Secesión por medio de un auténtico recital de innovaciones técnicas y artísticas (montaje en paralelo, uso de primeros planos dramáticos, profundidad de campo, banda orquestal, etc.), obteniendo instantes de una plasticidad indeleble como la espectacular batalla de Petersburg o la cabalgada final del Klan, y, logrando el primer gran éxito comercial del cine norteamericano pese a su elevado coste de producción.

Otras películas ambientadas en la GUERRA DE SECESIÓN

La gran prueba – William Wyler (1956)
Tiempos de gloria – Edward Zwick (1989)
Lincoln – Steven Spielberg (2012)

ORFANDAD (Las dos huérfanas)

1. Estado en el que se quedan los hijos por la muerte de sus padres o de uno de los dos.
2. Pensión que disfrutan algunos huérfanos.
3. Falta de ayuda o favor en que se encuentra una persona o cosa.
http://es.thefreedictionary.com/orfandad

“Vengo a su casa porque usted conoce, como yo, la orfandad y la pena. Yo lo he sentido clamar por su madre dormido como gritan los sonámbulos, los hombres siempre solos desde su inválida niñez. Es a usted al que busco” (poema Leyendo a Baudelaire)
Germán Pardo García (1902-1991) Poeta colombiano

LAS DOS HUÉRFANAS (Orphans of the storm) – 1921

dos

Director D.W. Griffith
Guión D.W. Griffith
Fotografía Hendrik Sartov, Paul H. Allen y G.W. Bitzer
Música Louis F. Gottschalk y William F. Peters
Producción D.W. Griffith Productions
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 150m. B/N
Reparto Lillian Gish, Dorothy Gish, Joseph Schildkraut, Morgan Wallace, Monte Blue, Lucille LaVerne, Sheidon Lewis, Frank Puglia.

Instigado a emular el formidablke triunfo alcanzado en Alemania por Ernst Lubitsch con su MADAME DUBARRY (1919), Griffith reconstruyó el caos de la Revolución Francesa en sus propios estudios neoyorquinos con la fastuosidad decorativista que siempre le caracterizó para adaptar Les deux orphelines de Adolphe-Philippe d’Ennery y Eugène Cormon. Los desgarradores y apasionados avatares por los que atraviesan las dos desamparadas jóvenes del título, estimablemente interpretadas por las hermanas Gish, no sólo confirmaron el oficio del cineasta a la hora de dirigir escenas de masas sino que evidenciaron un sólido pulso narrativo y una especial sensibilidad y calidez para enlazar el registro melodramático con componentes de corte épico y doctrinario. Ninguna de las múltiples versiones posteriores, algunas bastante correctas como las de Maurice Tourneur (1933), Carmine Gallone (1942) o Roberto Rodríguez (1950), han conseguido ni siquiera aproximarse a la magnificencia de esta cinta exitosa pero a la postre deficitaria por el excesivo detallismo de su realizador.

Otras películas sobre la ORFANDAD

Oliver Twist – David Lean (1948)
En cualquier lugar de Europa – Géza von Radványi (1948)
The Foster boy – Markus Imboden (2011)

TRISTEZA (Lirios rotos)

La tristeza es una de las emociones básicas (no natales) del ser humano, junto con el miedo, la ira, el asco, la alegría y la sorpresa. Estado afectivo provocado por un decaimiento de la moral. Es la expresión del dolor afectivo mediante el llanto, el rostro abatido, la falta de apetito, etc. A menudo nos sentimos tristes cuando nuestras expectativas no se ven cumplidas o cuando las circunstancias de la vida son más dolorosas que alegres. http://es.wikipedia.org/wiki/Tristeza

“Cuánto más inteligente, profunda y sensible es una persona, más probabilidades tiene de cruzarse con la tristeza”
Alejandro Dolina (1944-) Escritor, músico, actor y presentador de radio/televisión argentino

LIRIOS ROTOS (Broken blossoms) – 1919

lirios

Director D.W. Griffith
Guión D.W. Griffith y Thomas Burke
Fotografía G.W. Bitzer
Producción D.W. Griffith Corporation
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 90m. B/N
Reparto Lillian Gish, Richard Barthelmess, Donald Crisp, Arthur Howard, Edward Peil, George Béranger, Norman Selby, Wilbur Higby.

“Es un cuento de campanas de templo, que suena al atardecer ante la imagen de Buda. Es un cuento de amor y amantes, un cuento de lágrimas”

El cuento de Thomas Burke The chink ant the child, incluido en su colección de novela corta Limehouse nights, en torno a la sencilla pero conmovedora historia de amor prohibido entre un joven inmigrante chino de noble linaje y la maltratada hija de un boxeador fracasado, serviría a Griffith para rubricar no sólo su película más hermosa (conocida también como LA CULPA AJENA) sino, además, para engendrar el primer poema romántico de la historia del cine. Extrayendo una armonía inusitada entre el apasionado ternurismo inherente al relato y la tenebrosa mezquindad de un contexto cotidiano radicado en nebulosos tugurios suburbiales de Londres, ambientados de forma enigmática por una extraordinaria dirección artística, el aventajado realizador norteamericano insistía en subrayar la intolerancia y crueldad inmanentes a la condición humana, enfatizando la belleza y persuasión dramática de su musa Lillian Gish (probablemente en la mejor interpretación de su carrera) mientras embaucaba al espectador con su refinado talento narrativo hasta convertirlo en juez y parte del catártico desenlace.

Otras películas con protagonistas sumidos en la TRISTEZA

Una playa tan bonita – Yves Allégret (1949)
Europa 51 – Roberto Rossellini (1952)
La buena estrella – Ricardo Franco (1997)