MALTRATO (Te doy mis ojos)

Forma de agresión en el marco de una relación entre dos o más personas (…) puede ser de tipo físico, de clase sexual e incluso emocional. Este último, por ejemplo, se puede llevar a cabo por parte del maltratador bien mediante la intimidación o bien a través del atemorizamiento, la degradación de la otra persona, la indiferencia, la reclusión o el rechazo (…) Cuando es cotidiano resulta mucho más grave, ya que puede dejar marcas físicas y psicológicas en la víctima. El maltrato infantil o la violencia de género que se produce en el seno de una familia es un problema social muy importante que incluso ocasiona numerosas víctimas fatales. Por lo general, aunque no de manera excluyente, el maltratador suele ser el hombre de la casa, quien hace uso y abuso de su fuerza física contra la mujer y los niños. http://definicion.de/maltrato/

“El maltrato psicológico es el que destroza completamente a las personas. O el acoso, el sentirse vigilado, el sentirse no querido. Es también muy doloroso un silencio, una mirada fría, una mirada despectiva”
María José Rodríguez de Armenta – Psicóloga forense española

TE DOY MIS OJOS (Te doy mis ojos) – 2003

doy

Director Icíar Bollaín
Guión Icíar Bollaín y Alicia Luna
Fotografía Carles Gusi
Música Alberto Iglesias
Producción La Iguana/Alta Producción
Nacionalidad España
Duración Laia Marull, Luis Tosar, Candela Peña, Rosa María Sardá, Kiti Manver, Elisabet Gelabert, Chus Gutiérrez, Antonio de la Torre.

“La ira no es mala. La ira la tiene todo el mundo, lo que pasa es que tiene que estar controlada. El problema es verla, es reconocerla”

Tras la cálida acogida crítica dispensada a FLORES DE OTRO MUNDO (1999), melodrama rural de esencia romántica que versaba sobre la desesperada búsqueda de la estabilidad sentimental y económica, Bollaín decidió profundizar en el peliagudo y por desgracia siempre vigente tema de la violencia de género, que, tres años antes, había ya encarado con el magnífico Tosar en el cortometraje AMORES QUE MATAN. La contradictoria relación de maltrato doméstico, dependencia afectiva e inestabilidad anímica que mortifica a un joven matrimonio de Toledo con un hijo de ocho años en común deparaba un drama social denso, penetrante y realista que soslayaba toda vislumbre de maniqueísmo y aparatosidad gratuita para hurgar con aplomo, cordura y sensibilidad en la pavorosa indefensión, en las falsas promesas y en la irascible voracidad de poder y control que determinan unos vínculos emocionales cercenados por el extravío de la autoestima, por un evidente complejo de inferioridad y, en gran medida, por la concepción retrógrada de una educación tradicional tan estereotipada como sexista. Majestuosas interpretaciones, tanto de la pareja protagonista como de la siempre maravillosa Candela Peña.

Otras películas sobre la VIOLENCIA DE GÉNERO

Alicia ya no vive aquí – Martin Scorsese (1974)
El color púrpura – Steven Spielberg (1985)
Solas – Benito Zambrano (1999)

8 comments

  1. Hay películas que pueden gustar, sobre las que se pueden hacer todo tipo de análisis de estilo que a lo mejor sólo son capaces de ver los profesionales del cine, los críticos y los cinéfilos muy preparados. Otras, en cambio, entran por los poros de la piel, emocionan y te dejan conmovido. Yo experimenté esa sensación con esta película y, también, con otra que mencionas: “Solas”. Todo un acierto la palabra de hoy. Un abrazo Antonio.

    Me gusta

  2. Ésta es una película que a mi en lo particular me estremeció la primera vez que la vi, digamos que son de esos golpes fuertes que recibe uno para abrir los ojos, al vivir en una sociedad que esconde o minimiza la violencia emocional; éste es un claro ejemplo de lo bueno que puede resultar un trabajo cinematográfico para despertar conciencias, pero sobretodo para permitir que mas mujeres dejen el silencio de lado y enfrenten su vida valerosamente.
    éste espejo, me revelo algo que aunque me negaba a mirar, afectaba mi vida profundamente,no sólo ha bastado quitar la venda, como en el cine uno quisiera que ese dolor terminará en dos horas…
    Besos.

    Me gusta

    1. Hay películas que más allá de perturbarnos o conmovernos por las historias que proponen, ejercen como un espejo de nuestra propia realidad y sin quererlo nos prescriben el revulsivo necesario para paliar nuestro malestar. Me alegro mucho que te ayudara en ese sentido y agradezco de veras la sinceridad y confianza que evidencias al explicármelo.
      Un abrazo.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s