Luis Tosar

DESEMPLEO (Los lunes al sol)

En el mercado de trabajo, hace referencia a la situación del ciudadano que carece de empleo y, por lo tanto, de salario. Por extensión es la parte de la población que estando en edad, condiciones y disposición de trabajar —población activa— carece de un puesto de trabajo. (Wikipedia)

«Lo que este país necesita son más políticos desempleados»
Winston Churchill (1874-1965) Estadista, historiador, escritor, militar, orador y primer ministro británico

LOS LUNES AL SOL (Los lunes al sol) – 2002

Director Fernando León de Aranoa
Guion Fernando León de Aranoa e Ignacio del Moral
Fotografía Alfredo Mayo
Música Lucio Godoy
Producción Elías Querejeta/Mediapro/Eyescreen/Quo Vadis Cinéma/Sogepaq
Nacionalidad España/ Italia/ Francia
Duración 113m. Color
Reparto Javier Bardem, Luis Tosar, José Ángel Egido, Nieve de Medina, Enrique Villén, Celso Bugallo, Joaquín Climent, Aída Folch, Fernando Tejero.

«Siempre igual. Mira cómo estamos. No tenemos nada. Ni casa, ni hijos, ni crédito… nada. Y siempre por lo mismo, por el puto trabajo»

León de Aranoa obtuvo un resonante éxito crítico y comercial al hurgar en el severo estigma del desempleo, constatando ese loable compromiso con la realidad social que ya destapó en su segundo film, BARRIO (1998), crónica del verano de tres adolescentes en un barrio marginal madrileño. En esta ocasión, recurrió a una puesta en escena hábil y juiciosa, no exenta de ironía y humor agridulce, para pormenorizar en las sensaciones de vacío, soledad, abandono e inutilidad que abruman a un grupo de excompañeros laborales, años después del cierre del astillero naval que ejercía como motor de la comarca del noroeste español donde residen. Amparándose en la esforzada labor de sus intérpretes (liderados por un Javier Bardem inconmensurable), extraía emotividad, franqueza e incluso cierto halo poético a una coyuntura tan amarga como enquistada, consecuencia del deshumanizado capitalismo, la reconversión industrial y la globalización, incidiendo de manera especial en la cotidianidad de unos seres abocados a un irrefrenable deterioro personal y familiar, que encaran su devenir sin horizontes hermanándose en la barra de un bar bajo la consigna del «ponme otra».

Otras películas que abordan el problema del DESEMPLEO

Ladrón de bicicletas – Vittorio De Sica (1948)
Roger y yo – Michael Moore (1989)
Nubes pasajeras – Aki Kaurismäki (1996)

MALTRATO (Te doy mis ojos)

Forma de agresión en el marco de una relación entre dos o más personas (…) puede ser de tipo físico, de clase sexual e incluso emocional. Este último, por ejemplo, se puede llevar a cabo por parte del maltratador bien mediante la intimidación o bien a través del atemorizamiento, la degradación de la otra persona, la indiferencia, la reclusión o el rechazo (…) Cuando es cotidiano resulta mucho más grave, ya que puede dejar marcas físicas y psicológicas en la víctima. El maltrato o violencia de género que se produce en el seno de una familia es un problema social muy importante que incluso ocasiona numerosas víctimas fatales. Por lo general, aunque no de manera excluyente, el maltratador suele ser el hombre de la casa, quien hace uso y abuso de su fuerza física contra la mujer y los niños. (definicion.de)

“El maltrato psicológico es el que destroza completamente a las personas. O el acoso, el sentirse vigilado, el sentirse no querido. Es también muy doloroso un silencio, una mirada fría, una mirada despectiva”
María José Rodríguez de Armenta – Psicóloga forense española

TE DOY MIS OJOS (Te doy mis ojos) – 2003

doy

Director Icíar Bollaín
Guion Icíar Bollaín y Alicia Luna
Fotografía Carles Gusi
Música Alberto Iglesias
Producción La Iguana/Alta Producción
Nacionalidad España
Duración Laia Marull, Luis Tosar, Candela Peña, Rosa María Sardá, Kiti Manver, Elisabet Gelabert, Chus Gutiérrez, Antonio de la Torre.

«La ira no es mala. La ira la tiene todo el mundo, lo que pasa es que tiene que estar controlada. El problema es verla, es reconocerla»

Tras la cálida acogida crítica dispensada a FLORES DE OTRO MUNDO (1999), melodrama rural de esencia romántica que versaba sobre la desesperada búsqueda de la estabilidad sentimental y económica, Icíar Bollaín decidió profundizar en el peliagudo y por desgracia siempre vigente tema de la violencia de género, que, tres años antes, había ya encarado con el magnífico Luis Tosar en el cortometraje AMORES QUE MATAN. La contradictoria relación de maltrato doméstico, dependencia afectiva e inestabilidad anímica que mortifica a un joven matrimonio de Toledo con un hijo de ocho años en común deparaba un drama social denso, penetrante y realista que soslayaba toda vislumbre de maniqueísmo y aparatosidad gratuita para hurgar con aplomo, cordura y sensibilidad en la pavorosa indefensión, en las falsas promesas y en la irascible voracidad de poder y control que determinan unos vínculos emocionales cercenados por el extravío de la autoestima, por un evidente complejo de inferioridad y, en gran medida, por la concepción retrógrada de una educación tradicional tan estereotipada como sexista. Majestuosas interpretaciones, tanto de la pareja protagonista como de la siempre maravillosa Candela Peña.

Otras películas sobre la violencia y el MALTRATO de género

Alicia ya no vive aquí – Martin Scorsese (1974)
El color púrpura – Steven Spielberg (1985)
Solas – Benito Zambrano (1999)