Timothy Hutton

CULPA (Gente corriente)

1. Falta cometida conscientemente, pero sin intención de perjudicar.
2. Responsabilidad que acarrea un acto realizado incorrectamente.
3. Causa o motivo de un hecho que provoca un daño o perjuicio.
(Larousse Editorial)
El sentimiento de culpa es una emoción inmovilizante y destructiva, que puede aparecer en cualquier momento de la vida (…) simplemente nos encierra en un círculo masoquista que se hace cada vez más estrecho. En muchas ocasiones, llega a ser tan fuerte que provoca signos físicos como la sensación de presión en el pecho, el dolor de estómago, un fuerte dolor de cabeza y sensación de peso en los hombros. A esto se le suman los pensamientos recurrentes de autorreproche, agresividad hacia uno mismo y un fuerte desasosiego (…) la mayoría de las personas que experimentan constantemente el sentimiento de culpa tienen una baja autoestima y no se creen merecedores del amor o de las gratificaciones que le brinda la vida. (rinconpsicologia.com)

“Los sentimientos de culpa son muy repetitivos, se repiten tanto en la mente humana que llega un punto en que te aburres de ellos”
Arthur Miller (1915-2005) Dramaturgo y guionista estadounidense

GENTE CORRIENTE (Ordinary people) – 1980

Director Robert Redford
Guion Alvin Sargent
Fotografía John Bailey
Música Varios
Producción Paramount
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 123m. B/N
Reparto Donald Sutherland, Mary Tyler Moore, Judd Hirsch, Timothy Hutton, M. Emmet Walsh, Elizabeth McGovern, Dinah Manoff, James B. Sikking.

“Los sentimientos asustan y a veces hacen sufrir. Si eres incapaz de sufrir tampoco puedes tener otros sentimientos, ¿entiendes lo que te digo?”

Primera película como realizador de Robert Redford y un diáfano prontuario de sus creencias liberales y humanistas, que adaptaba con sensibilidad, firmeza y contención la novela homónima de Judith Guest en torno al derrumbe anímico y emocional que se cierne sobre una acomodada familia de Chicago a raíz de la muerte por accidente marítimo del mayor de los dos hijos. El profundo sentimiento de culpa con trastorno depresivo que asedia al hermano menor adolescente, la escasa receptividad y empatía que éste recibe de una madre resentida y distante, obsesionada por un nocivo control de las apariencias, y la incapacidad del padre para encauzar tales coyunturas, vinculadas a la tradicional propensión del cine hollywoodiense a ensalzar las bondades de la psicoterapia, nutrían esta cabal y apesadumbrada disertación sobre la conveniencia de aprender a exteriorizar y admitir nuestros temores, inseguridades y desafecciones. Impecable guion de Sargent, excepcional trabajo interpretativo y pertinente utilización del Canon in D major de Pachelbel para un melodrama sincero y discursivo que se alzó sorprendentemente con la estatuilla a la mejor película del año.

Otras películas sobre EL SENTIMIENTO DE CULPA

Nido de víboras – Anatole Litvak (1948)
Nubes dispersas – Mikio Naruse (1967)
Manchester frente al mar – Kenneth Lonergan (2016)

GENERACIÓN (Beautiful girls)

Conjunto de personas que, por haber nacido en fechas próximas y recibido educación e influjos culturales y sociales semejantes, se comportan de manera afín o comparable en algunos sentidos. (Wikipedia)

“Es injusto que una generación sea comprometida por la precedente. Hay que encontrar un medio que preserve a las venideras de la avaricia o inhabilidad de las presentes”
Marlene Dietrich (1901-1992) Actriz y cantante alemana

BEAUTIFUL GIRLS (Beautiful girls) – 1996

girls

Director Ted Demme
Guion Scott Rosenberg
Fotografía Adam Kimmel
Música David A. Stewart
Producción Miramax/Woods Entertainment
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 112m. Color
Reparto Timothy Hutton, Natalie Portman, Matt Dillon, Uma Thurman, Michael Rapaport, Lauren Holly, Rosie O’Donnell, Mira Sorvino.

“Bueno, ¿y qué quieres decir con eso? ¿Que tal vez es mi manera de posponer lo inevitable, que es como decir que no quiero envejecer? (…) No, lo único que quiero es tener algo hermoso”

El reencuentro en una pequeña localidad de Nueva Inglaterra de un grupo de antiguos compañeros de instituto, cuyas vidas han proseguido por muy distintos cauces pero siguen aún determinadas por un notorio desconcierto sentimental, actuaría como sólida premisa argumental para trazar un cuadro generacional y costumbrista intachablemente articulado que iba a deparar una de las sorpresas más agradables y cautivadoras del cine norteamericano de los noventa. El cúmulo de sensaciones que suscitaba el deleitoso guión de Scott Rosenberg al tratar con nostalgia, ironía y buen gusto en sus calculados diálogos temas como la vulnerabilidad de los lazos afectivos, el resbaladizo paso de la adolescencia a la madurez o la difícil aceptación de los amores perdidos, fue plasmado en escena por el neófito Ted Demme con destreza, humildad y una gran dirección de actores, entre los que sobresalía la reluciente y tentadora pubertad de Natalie Portman, en unas suculentas apariciones que guardaban cierta analogía con el desazonante onirismo de la magistral JENNIE (1948) de William Dieterle.

Otras películas corales de inequívoco aliento GENERACIONAL

Reencuentro – Lawrence Kasdan (1983)
El declive del imperio americano – Denys Arcand (1986)
Reality bites (Bocados de realidad) – Ben Stiller (1994)