Jean Eustache

MALESTAR (La mamá y la puta)

Sensación de incomodidad experimentada por el que se encuentra mal física o anímicamente. (Larousse Editorial)

“Escribir es también una forma de protesta. Casi todos los escritores comparten el malestar con el mundo”
Ana María Matute (1925-2014) Novelista española

LA MAMÁ Y LA PUTA (La maman et la putain) – 1973

Director Jean Eustache
Guión Jean Eustache
Fotografía Pierre Lhomme, Jacques Renard y Michel Cenet
Música Wolfgang Amadeus Mozart
Producción Elite/Cine QUA/NON/Losange
Nacionalidad Francia
Duración 209m. B/N
Reparto Jean-Pierre Léaud, Bernadette Lafont, Françoise Lebrun, Isabelle Weingarten, Jacques Renard, Jessa Darrieux, Jean-Noël Picq.

“No, no estoy a gusto conmigo mismo. Hay gente que dice: “lo importante es estar en armonía con uno mismo”. Se lo oí decir a un cretino por televisión. Cuando oigas ese comentario fíjate en la cara de los que lo dicen. Siempre tienen un punto en común, un aspecto bovino”

Un título fundamental dentro de la cinematografía francesa de los años setenta e, indiscutiblemente, la gran obra maestra de ese aventajado discípulo de la Nouvelle Vague que fue Jean Eustache, cuya efímera, personalísima y tortuosa carrera se extinguió al suicidarse en noviembre de 1981. A partir de las contradictorias fricciones entre un escéptico triángulo amoroso anclado a orillas del Sena e integrado por un joven escéptico, pretencioso e inestable, la protectora amante que lo cobija en su apartamento y una enfermera polaca tan promiscua como despechada se procuraba un luengo, radical y exasperado retrato de la anarquía, el nihilismo y la efervescencia sexual heredada del mayo del 68. Cimentada por unas desgarradoras interpretaciones y unos diálogos tan provocadores como sumamente trascendentales, servidos en una sucesión de largos planos fijos con preeminencia de monólogos, constituye un poético y agudo manifiesto de desesperanza vital, de malestar y vacío existencial, rodado con absoluta libertad expresiva y una encomiable pureza estética.

Otras películas que plasman distintas situaciones de MALESTAR

El desierto rojo – Michelangelo Antonioni (1964)
El compromiso – Elia Kazan (1969)
El empleo del tiempo – Laurent Cantet (2001)

MARCHANTE (El amigo americano)

Persona que comercia con cuadros u obras de arte.(Espasa-Calpe)

“Todos los marchantes de libros son cuervos sin escrúpulos: aparentan no dar importancia a ejemplares valiosos, dicen ‘esto vale poco y me costará venderlo’, e intentan llevárselo todo por el mejor precio posible” (novela Hombres buenos)

EL AMIGO AMERICANO (Der amerikanische freund) – 1977

amigo

Director Wim Wenders
Guión Wim Wenders
Fotografía Robby Müller
Música Jürgen Knieper
Producción Road Movies/Moli Films/Wim Wenders/WDR/Filmverlag der Autoren/Les Films du Losange
Nacionalidad Alemania Federal/ Francia
Duración 121m. Color
Reparto Dennis Hopper, Bruno Ganz, Lisa Kreuzer, Gérard Blain, Rudolf Schündler, Lou Castel, Nicholas Ray, Samuel Fuller, Daniel Schmid.

“Escuche. Conozco músicos de rock. Conozco abogados. Conozco marchantes de arte, proxenetas, políticos… ¿Pero asesinato? No quiero involucrarme y punto”

El título que afianzaba a Wim Wenders como uno de los máximos representantes del “nuevo cine alemán” llegó con esta firme adaptación de una novela homónima de Patricia Highsmith, perteneciente a la serie protagonizada por el cínico y embaucador marchante estadounidense Tom Ripley, donde se descubrían las claves definitorias de su personal talante fílmico, desde un constante ahondamiento en la soledad que condiciona las relaciones humanas hasta su pertinaz fascinación por la cultura popular estadounidense, pasando por una multiplicidad de referencias cinéfilas o reflexiones de carácter metafísico y sociológico. Las indecisas actividades como asesino a sueldo de un exrestaurador de arte hamburgués, afectado por una dolencia hematológica incurable (sobertbio Ganz), avanzaban entre cadenciosos movimientos de cámara y amplios planos generales hasta consumar un denso thriller sobre el desarraigo y la agonía existencial, con gran música de Jürgen Knieper y excelsa fotografía en Eastmancolor, en el que colaboraron nada menos que cuatro cineastas: Nicholas Ray, Sam Fuller, Daniel Schmid y Jean Eustache.

Otras películas protagonizadas por un/a MARCHANTE de arte

Nueve semanas y media – Adrian Lyne (1986)
Mi mejor amigo – Patrice Leconte (2006)
La mejor oferta – Giuseppe Tornatore (2013)